Demasiado castigo

El Portugalete deja los deberes para la vuelta tras ser condenado con dos goles en la primera mitad ante un llagostera con mucha más pegada

09.02.2020 | 04:06
El Llagostera celebra el segundo de sus tantos, ante la frustración de los jugadores del Portugalete.Marc Martí

Llagostera2

Portugalete0

LLAGOSTERA: Marcos, Aimar, Lucas Viale, Amantini, Maynau, Pol Gómez, Pitu (Min. 43, Maik Molist), Crespo, Gil Muntadas (Min. 68, Medina), Moussa (Min. 89, Yeray) y Sascha Andreu.

PORTUGALETE: Mediavilla, Yaser, Cubería, Moya, Artabe (Min. 82, Juanfran), Ukerdi, Chopi, Axel (Min. 55, Infante), Bonilla, Arbeloa y Galder (Min. 65, Ito).

Goles: 1-0: Min. 28; Crespo. 2-0: Min. 44; Aimar.

Árbitro: Ramo Andrés (aragonés). Expulsó al local Pol Gómez (Min. 86) por roja directa. Además, amonestó a los locales Moussa y Maik Molist; y a los visitantes Arbeloa y Artabe.

Incidencias: Unos 1.000 espectadores en el Municipal de Llagostera.

bilbao - Demasiado castigo se trajo el Portugalete de la Costa Brava tras su duelo ante el Llagostera. Pero ya se sabía cómo es la liguilla de campeones y el conjunto catalán hizo buena sus mejores cualidades: pegada y efectividad. Los locales pusieron rápido tierra de por medio, marcando los dos goles en la primera mitad. Dos tantos que pesaron como una losa para el equipo dirigido por Ezequiel Loza, que se quedó noqueado y sin capacidad de respuesta para el resto del encuentro. Y eso que los jarrilleros gozaron de dos ocasiones muy claras en el primer acto para haber hecho un gol fuera de casa, que tanto se precia en las eliminatorias a doble partido. A vida o muerte. Pero la mala suerte y la mala puntería jugaron sus bazas y el equipo de Ezkerraldea se marchó con el marcador a cero.

El encuentro resultó muy táctico, con marcajes de mucho contacto, en un terreno de juego de hierba artificial muy pequeño, con muy poca continuidad en el juego y con repetidos balones largos a la espalda de las defensas. Buscando el error. Como ejemplo de las pequeñas dimensiones, el primer saque de puerta de Mediavilla llegó a las manos del portero local de puerta a puerta. Especial atención merece el capítulo de las jugadas a balón parado en el que los de casa y el Portugalete parecían como pez en el agua. Se vio al final que los locales se encontraban mucho más cómodos en esas lides. El Llagostera salió con ganas de arrinconar al rival. Bonilla taponó la primera situación de peligro tras un córner que cabeceó Lucas Viale. Moya se cruzó providencial en un peligroso balón que buscaba a Sascha. De rebote y con la nuca remató Bonilla el primer acercamiento vizcaino. Y Ukerdi, de un potente disparo desde fuera del área, obligó a la cumplida respuesta del guardameta en el primer gran aviso vasco.

El Portugalete proponía algo más que su contrincante. Ukerdi frustró la entrada de Gil Muntadas, que iba sorteando rivales por la derecha. En un contraataque local llegó el primer gol. Moussa entró por la derecha buscando la espalda de Moya y habilitando a Crespo que superó a Mediavilla por bajo. El Llagostera ya tenía su botín y pudo hacer el segundo en un remate de Crespo a la media vuelta que salió rozando el palo. Una nueva ocasión de los de La Florida tampoco obtuvo su premio cuando Arbeloa lanzó una falta y Cubería cabeceó para que se luciera Marcos. Pero justo antes del descanso llegó el un nuevo revés con el segundo gol del Llagostera en una segunda jugada. Aimar cazó un rechace en un córner, haciéndolo de oro con su remate cruzado justo al palo entre una nube de jugadores. Todavía dio tiempo, con el Portugalete desnortado, a que Mediavilla evitara el tercero en un nuevo reate de Crespo.

Sin peligro La segunda parte fue un querer y no poder para el equipo de Ezequiel Loza, que se mostró aún más activo pero apenas creó peligro. Cubería no encontró el hueco en una jugada calcada al segundo tanto local. Los catalanes jugaron a no jugar porque les servía el marcador, mostrando su saber hacer en esas tareas. Solo se acercaron en un centro chut de Maynau que intentaba buscar la escuadra visitante. Desde lejos probaron suerte Yaser y Arbeloa con un remate cruzado que lamió el poste. Pero ni por esas. La Florida dictará sentencia teniendo en cuenta que el resultado es una ventaja importante para los catalanes.