segunda división B

El gol falta a su cita en Sarriena

leioa y arenas firman tablas en un derbi jugado de poder a poder, donde las ocasiones fueron demasiado escasas en ambas áreas

09.02.2020 | 00:37
Leioa y Arenas no fueron capaces de crear peligro en el derbi de Eskuinaldea.

Leioa y Arenas firman tablas en un derbi jugado de poder a poder

Leioa0

Arenas0

LEIOA: Iturrioz, Chirri, Aguiar (Min. 52, Mera), Córdoba, Mikel Fernández, Crespo, Juaristi, Egiluz (Min. 73, Jorge Cortes), Garai, Luariz (Min. 88, Ibrahima) y Yurrebaso.

ARENAS: Fid, Espinosa, Gayoso, González, Llerena, Matador, Alkain (Min. 79, Etxaniz), Uranga (Min. 75, Azkue), Dani López (Min. 64, Aitor Ramos), Martínez y Zamorano.

Árbitro: Álvaro Alonso Prendes (Asturiano). Amonestó a los locales Córdoba, Egiluz y Crespo; y a los visitantes Llerena, Xeber y Zamorano.

Incidencias: Unos 500 espectadores en Sarriena.

leioa - Leioa y Arenas se repartieron los puntos tras empatar a nada en un derbi que se jugó de poder a poder y donde las ocasiones de gol se contaron con los dedos de una mano. Tras esta nueva igualada, el Leioa se sitúa en octava posición con 46 puntos y deberá seguir luchando durante las cinco jornadas que restan para acabar la liga, para lograr un puesto de los que dan acceso a la Copa. Por su parte, el Arenas, encadena su segundo empate consecutivo y se queda con 38 puntos en decimotercera posición. Además, los rojinegros mantiene una ventaja exigua de solo tres puntos sobre el play-out de la permanencia, que marca el Real Unión con 35 puntos y de cinco puntos sobre el Gernika, con 33, que ocupa uno de los puestos de descenso. Los forales serán el próximo rival que visite Gobela este próximo miércoles a partir de las 19.30 horas.

Lambea metió dos cambios respecto al once que perdió en las Gaunas. Entraron Crespo y Aguiar por Magdaleno y Sota, que cumplió sanción al ver su quinta amarilla frente al Logroñés. Por su parte el técnico visitante, Endika Bordas, introdujo dos variaciones en la alineación respecto al que empató a uno frente al Arenas en Gobela. Retornaron a la titularidad Espinosa y Uranga por Jordan y Azkue.

El partido comenzó con un Arenas que quiso ir al ataque y merodeó la meta de Iturrioz. El Leioa contrarrestó ese dominio con salir a la contra con rapidez. El primer disparo entre los tres palos fue de los visitantes por medio de Dani López, que soltó la pierna desde la frontal pero el balón acabó mansamente en las manos de Iturrioz. Los locales recurrieron a los saques de esquina, ocho antes de la media hora, para crear peligro. Los areneros, que botaron también hasta seis córners en este primer acto, siguieron buscando abrir la defensa azulgrana; pero el repliegue local provocó que se probasen con lanzamientos al borde del área para sorprender a Iturrioz. Antes del descanso, Junior lo intentó con dos tiros flojos que acabaron en las manos de Iturrioz; y Dani López recibió un pase y se internó, pero su lanzamiento fue blocado por Iturrioz.

La segunda mitad se inició con un saque de esquina del Arenas desde la izquierda del ataque y Uranga remató de cabeza en el primer palo, pero el esférico salió rozando el palo. La respuesta vino en un robo de balón por parte de Luariz, tras un mal pase a la hora de despejar de Fid sobre Espinosa, que cedió a Yurrebaso. Pero este lanzó muy alto. Tras esta primera acción, jugada rapidísima a tres toques que finalizó con un lanzamiento de Egiluz que salió fuera.

Antes de esta acción, Lambea hizo su primer movimiento dando entrada a Juan Mera por Aguiar. Nada más entrar, el extremo zurdo asturiano recibió un balón en el segundo palo y fusiló a bocajarro, pero el esférico se topó con defensa rojinegra. Pasada la hora de partido, Bordas hizo su primer cambio. Entró Aitor Ramos y se fue el delantero madrileño Dani López. Tras estas dos primeras sustituciones, una por cada escuadra, el encuentro se abrió y entró en una fase de ida y vuelta pero con muchas impresiones en los últimos metros. Y cuando el partido estaba ya en su alargue, Etxaniz recibió un pase de Ramos desde la derecha y el delantero guipuzcoano cabeceó, con todo favor, pero el balón salió lamiendo el larguero.