ATLÉTICO DE MADRID 2-0 GIRONA

El Atlético se agarra al VAR y a Godín

08.02.2020 | 23:17

madrid - Un gol en el minuto 77 de Diego Godín, invalidado primero por el árbitro pero corregido y concedido luego por el VAR, cuando el partido apuntaba al empate, sostuvo la fe del Atlético de Madrid en que la Liga aún es posible, vencedor apurado contra el Girona, sentenciado con el 2-0 de Antoine Griezmann con el encuentro ya casi terminado, mientras ya divisa el Camp Nou.

El próximo sábado contra el Barcelona, el líder, el conjunto rojiblanco definirá si realmente existe alguna posibilidad de conquistar el campeonato o al menos competirlo hasta el final. De momento, ayer ganó a trompicones, con mucha más insistencia que fútbol, cuando el duelo de dirigía hacia un 0-0 inasumible.

Y lo hizo en el minuto 77, entre el cabezazo de Godín, en un centro de Vitolo que despejó mal Gorka Iraizoz ante la presencia de Griezmann, y el VAR, que resolvió unos minutos después una jugada tremendamente ajustada por la posición por milímetros legal del francés, cuando incluso el público ya daba el tanto por anulado.

Sin la combinación de ambos elementos, ayer ya no habría Liga para el Atlético, que estalló con el gol, aliviado por la transcendencia de un 1-0 que le da vida para la visita al Camp Nou y por la resolución de un choque que recorrió más de un ahora en el alambre con el Girona, que se estrelló en Jan Oblak. - Iñaki Dufour

ATLÉTICO DE MADRID: Arias, Giménez, Godín, Filipe (Min. 64, Vitolo); Thomas (Min. 56, Correa), Rodrigo, Koke, Saúl; Griezmann y Morata (Min. 85, Juanfran).

GIRONA: Iraizoz; Pedro Porro, Alcalá, Bernardo, Muniesa; Douglas Luiz; Portu (Min. 68, Choco Lozano), Aleix García, Pere Pons (Min. 85, Valery Fernández), Borja García; y Seydou Doumbia (Min. 78, Roberts).

Goles: 1-0: Min. 77; Godín cabecea un rechace de Gorka Iraizoz. 2-0: Min. 94; Griezmann, de vaselina culmina un contragolpe.

Árbitro: Iglesias Villanueva (Comité gallego). Amonestó al local Arias.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésima jornada de la Liga disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 40.863 espectadores. Los aficionados de uno de los fondos tardaron varios minutos en entrar al estadio en señal de protesta hacia el club.