Zidane resucita al muerto

El Real Madrid, gris en cuanto a juego pero efectivo en la segunda mitad, gana en el regreso del francés al banquillo con goles de Isco y Bale

08.02.2020 | 21:23
Isco, protagonista, celebra el primer tanto.

Real Madrid2

Celta0

REAL MADRID: Keylor Navas; Odriozola, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Kroos, Modric (Min. 77, Valverde), Isco (Min. 63, Ceballos); Bale, Marco Asensio y Benzema (Min. 82, Mariano).

CELTA: Rubén Blanco; Kevin Vázquez, Costas, Araújo, Juncá (Min. 4, Hoedt); Lobotka, Okay (Min. 74, Fran Beltrán); Boufal (Min. 68, Hjulsager), Brais Méndez, Pione Sisto; y Maxi Gómez.

Goles: 1-0: Min. 62; Isco. 2-0: Min. 77; Bale.

Árbitro: Martínez Munuera (colegio valenciano). Amonestó a Bale por el Real Madrid.

Incidencias: Santiago Bernabéu, 65.054 espectadores.

Madrid - El regreso de Zinedine Zidane impulsó el triunfo del Real Madrid en el Santiago Bernabéu, donde no vencía desde el 3 de febrero, y resucitó con goles de Isco y Bale como primer paso de la reconstrucción ante un Celta de Vigo sin pegada y que agudizó sus problemas por la permanencia. Los jugadores del Real Madrid demostraron de inicio que dan por perdida la temporada. No captaron en el primer acto el guante repleto de fe lanzado por Zidane para, al menos, salvar el orgullo de una campaña negra. Reaccionaron ante la obligación en una segunda parte liderada por Marco Asensio y que se rompió con el gol del perdón a Isco.

La ilusión que debía generar la vuelta de Zidane no se trasladó al terreno de juego. No hubo un cambio de imagen, un golpe de efecto, ni arranque de rabia. El mismo equipo sin fe que enterró cualquier opción de título en sus cuatro últimos partidos perdidos en el Santiago Bernabéu se presentó en una llamada a la vieja guardia.

La primera decisión de Zidane fue recuperar a los jugadores con los que tocó el cielo futbolístico. Revolucionó la portería con cambio de rol entre Courtois y Keylor Navas. Ignoró el aspecto físico, priorizando el anímico, con dos jugadores desmoralizados como Marcelo e Isco.

El Celta inició el duelo perdiendo a Juncá y sin sufrimiento hasta que se fue haciendo con el balón. Todo pasó por el desacierto de Maxi, que ha perdido de golpe los goles que antes se le caían. Buscó la escuadra escorado y no la encontró. Al cuarto de hora, hizo lucirse a Keylor con un testarazo a bocajarro que provocó una parada repleta de reflejos.

El cambio en el segundo acto ya era cuestión de vergüenza. Los locales encerraron a un Celta superado y que de golpe fue consciente de su situación de emergencia en zona de descenso. El VAR comenzó frenando al Real Madrid. Modric enganchó desde la frontal un rechace a la red que fue anulado por posición ilegal de Varane en la trayectoria del balón. Sirvió para terminar de despertar y la recuperación de autoestima de sus estrellas comenzó por Asensio. Nadie le puso freno y recuperó su imagen voraz en carrera. Aguantó todas las entradas para acabar dejando el pase entre líneas a Benzema, que vio la asistencia para Isco. En su última acción sobre el campo renacía el malagueño.

Con victoria en el marcador todo fue a favor del Real Madrid y en contra de un Celta que sintió que no era el escenario donde debe ganarse la permanencia. Bale también quería su premio para enterrar una etapa de ausencia. Rubén le sacó con los pies la primera, tras un eslalon y disparo cruzado, pero nada pudo hacer ante un tiro ajustado que firmaba la sentencia y el reestreno de Zidane con victoria.