copa del mundo de china

Las estrellas son europeas

El MVP Giannis Antetokounmpo y Nikola Jokic, miembro del mejor cinco, lideran el amplio contingente de la NBA y son la gran atracción de la Copa del Mundo de China

09.02.2020 | 13:41
El MVP Giannis Antetokounmpo y Nikola Jokic, miembro del mejor cinco, lideran el amplio contingente de la NBA

El MVP Giannis Antetokounmpo y Nikola Jokic, miembro del mejor cinco, lideran el contingente de la NBA

EL baloncesto es el único deporte que en su cita más importante es incapaz de convocar a los mejores. La FIBA quería potenciar la Copa del Mundo, pero el tiro le ha salido por la culata. Eso sí, puede presumir de que por primera vez en la historia la cita mundialista va a contar con el mejor jugador de la NBA de la temporada anterior y también con otro de los incluidos en el mejor quinteto. Giannis Antetokounmpo, el MVP, y Nikola Jokic, el mejor pívot, elevan la media de participación después de que las grandes estrellas de la mejor liga del mundo hayan renunciado. Hay muchos otros jugadores importantes que militan en la NBA y que no han fallado a sus selecciones, pero en la de Estados Unidos, y también en la de Canadá, ha habido deserciones masivas que dejan en mal lugar a la FIBA, que por su polémico sistema de clasificación ha provocado que tampoco estén la Eslovenia de Luka Doncic, la Letonia de Kristaps Porzingis o la Croacia de Bojan Bogdanovic.

Los actuales campeones presentan una selección que para muchos es la peor que han reunido con jugadores de la NBA. Con todo, siguen siendo favoritos, pero menos que otros años. Las fuerzas están más igualadas y eso, en teoría, aumenta el interés por un torneo quizás sobredimensionado con 32 equipos y un sistema de competición que en solo tres partidos dejara sin opciones de medalla a la mitad de ellos. Por debajo del conjunto que dirigirá Gregg Popovich, que será analizado mañana, hay muchos aspirantes a medalla y se anuncia una interesante disputa entre equipos cargados de centímetros y otros que van más ligeros.

los favoritos La presencia de Nikola Jokic hace que muchos sitúen a Serbia por encima de Estados Unidos en los pronósticos para el oro. Plata mundial hace cinco años, olímpica en 2016 y europea en 2017, los balcánicos tienen la oportunidad de recuperar el oro de 2002 si consiguen da sentido a su juego con una plantilla llena de centímetros. El pívot de los Nuggets les da un plus de calidad, pero también está Marjanovic, Raduljica, Milutinov o Bjelica y por fuera, Micic y Bogdanovic pueden desequilibra y hacer que no se note la ausencia de Teodosic.

También apetece ver cómo se desenvuelve Antetokounmpo en el contexto FIBA. En los Milwaukee Bucks hace de todo y tiene libertad de acción, pero con Grecia alternará el tres y el cuatro ya que Bouroussis y Printezis tendrán su protagonismo en la zona. The Greek Freak tendrá que buscar sus espacios y sus rivales se empeñarán en negarle el campo abierto porque entonces no habrá forma de pararle.

España y Francia son los otros equipos que, por potencial e historia, deberían aspirar a las semifinales. La presencia de Marc Gasol es clave para los españoles, a quienes la fuga de talento puede hacer daño en los momentos claves del torneo. Los galos contarán de nuevo con Rudy Gobert, el mejor defensor de la NBA, para armar un potente juego interior. Batum y Fournier, otros dos NBA, y De Colo tendrán el protagonismo exterior en un equipo que deja dudas en la dirección por las ausencias de Parker y Heurtel.

los aspirantes Muchas selecciones optan a meterse al menos en los cuartos de final y dependerán para ello de la aportación de sus estrellas. Lituania cuenta siempre y más si se presenta con Valanciunas y Sabonis, sus pívots NBA. Australia fue cuarta en Río 2016 y enamoró con un juego alegre y dinámico. Ben Simmons ha renunciado, pero los aussies pueden volver a dar guerra. Alemania, con una buena batería de jugadores NBA (Schroeder, Kleber, Theis...), e Italia, cargada de amenazas exteriores, y Turquía, con su trío NBA (Ilyasova, Korkmaz y Osman) y el nacionalizado Wilbekin, pueden ser los tapados. Turquía, Argentina, con el eterno Luis Scola al mando, y Brasil, que sigue tirando de algunos de sus clásicos, lucharán por la plaza olímpica que acompañe a Estados Unidos en su continente. Montenegro confía en la pareja interior que forman su NBA Nikola Vucevic, un jugador All Star, y el valencianista Bojan Dubljevic. Tomas Satoransky, el base de los Chicago Bulls, tratará de llevar a la segunda fase a la República Checa, aunque lo tendrá complicado. Y entre las posibles sorpresas, muchos señalan a Nigeria como ese equipo que puede al fin hacer brillar al baloncesto africano, como se viene anunciando desde hace años.

la clase baja Canadá podría haber sido un equipazo, pero se ha quedado en muy poca cosa por las numerosas renuncias de sus NBA. Nick Nurse, el técnico campeón con los Raptors, tendrá que hacer otro milagro. Lo mismo puede decirse de Rusia, que sin Shved ni Mozgov pierde mucha calidad. El resto de equipos poco pueden ofrecer sobre torneos anteriores. China buscará su hueco en un grupo muy asequible y Japón medirá sus progresos con el nuevo NBA Rui Hachimura como gran atracción.