El Zornotza rema para morir en la orilla otra vez

la reacción de los verdes fue tardía y sumaron su quinta derrota consecutiva

09.02.2020 | 01:40

ZORNOTZA: Bercy (16), Sáinz de la Maza (9), Barros (0), Orue-Mazaga (8), Osakue (8) -cinco inicial- Nimley (8), Estalayo (0), Martínez (14), Mazaira (13), Uta (0), Champagnie (0).

AFANION ALMANSA: Mendikote (13), Blat (6), Graham Bell (10), Granado (13), Harris (20) -cinco inicial- Hernández (0), Santonja (5), Navarro (8), Briá (5).

Parciales: 13-16, 31-40 (descanso), 48-62 y 76-80.

Árbitros: García y Patricio. Eliminaron a Estalayo, Orue-Mazaga y Blat.

bilbao - El Zornotza sigue cediendo terreno en una temporada que se le está haciendo muy larga y ayer sumó su quinta derrota consecutiva en la fase de ascenso para entregar casi todas sus opciones de entrar en el play-off de ascenso a dos jornadas del final. Los problemas físicos se han cebado con el equipo verde en esta fase del curso y tampoco los jugadores parecen estar en su mejor momento anímico por la sucesión de reveses.

Así, el Almansa, que sí jugará por el ascenso, fue superior y llegó a mandar por 20 puntos bien avanzado el tercer cuarto. Los problemas en el juego interior, con Uta y Champagnie apenas utilizados, fueron bien aprovechados por el conjunto manchego para percutir con Mendikote o Graham Bell y los triples de Harris. La creación de juego local también cojeó, incluso con un tocado Saah Nimley, que hizo un esfuerzo por estar en la cancha y tratar de ordenar a sus compañeros.

El tercer cuarto pareció sentenciar al Zornotza, escaso de intensidad y confianza y sufriendo en ataque para sumar puntos. Cuando todo parecía perdido, Mikel Garitaonaindia, con sus cincos fuera de circulación, ordenó subir líneas defensivas y el Almansa se asustó y empezó a perder balones a la vez que los zornotzarras mejoraban sus prestaciones en ataque sin tener que elaborar tanto.

Poco a poco, la diferencia fue reduciéndose y el Zornotza se colocó a cuatro puntos entrando en el último minuto. En ese momento, un rebote ofensivo tras tiro libre errado que podía estrechar aún más el marcador se convirtió en un balón suelto y una falta antideportiva que permitió al Almansa sentenciar un partido que estuvo cerca de escaparse de sus manos. El Zornotza, como suele ocurrir tantas veces, reaccionó tarde, remó para morir en la orilla y quedarse casi sin la posibilidad de ascender. - Roberto Calvo