Juan Carlos Matellanes: "Esperamos poder acordar con todas las instituciones la financiación de la ABAO"

Juan Carlos Matellanes es reelegido presidente de la asociación que contará con 8,4 millones para esta temporada

02.12.2021 | 00:43
'La Clemenza di Titto' es el próximo título programado en la temporada de 2021/2022 por la asociación.

Son tres los objetivos que se marca la Asociación Bilbaina de Amigos de la Ópera para esta temporada 2021/2022: solucionar el problema del déficit con la financiación de las instituciones, recuperar al público que debido al covid ha abandonado los teatros y mantener la misma calidad de los espectáculos por la que se caracterizan. Así lo expresó ayer miércoles Juan Carlos Matellanes, que ha sido reelegido como presidente de la ABAO para un nuevo mandato de cuatro años en la asamblea general en la que se aprobaron las cuentas de la temporada pasada. Como resultado, señalaron que la asociación cerró el ejercicio anterior con un déficit de 177.000 euros mientras que este curso prevén que será de 475.000 euros. Asimismo, la asamblea de socios aprobó un presupuesto de 8,4 millones de euros para esta temporada.

Juan Carlos Matellanes. Foto: O. G.

"Entre todos hemos logrado salvar el ejercicio", aseveró Matellanes a este periódico tras conseguir el aval del 99,1% de los socios para el plan de actuación previsto. "Supone para nosotros un compromiso porque no podemos defraudar el apoyo que han depositado en la junta directiva", apuntó el presidente que incorpora a la junta directiva a Javier Hernani Burzazo como vicepresidente para el periodo 2022-2025.

Juan Carlos Matellanes reconoció que uno de los mayores retos será "solucionar el problema del déficit permanente". Para ello, señaló que "esperan tener un acuerdo con todas las instituciones implicadas para tener una financiación del sector público adecuada a nuestro nivel de actividad y estable en el tiempo". En ese sentido, el presidente de la ABAO recordó que el déficit acordado para esta temporada, de 475.000 euros, es similar al previsto en la temporada anterior. "Es un déficit estructural que es cubierto con las aportaciones públicas que son muy inferiores a las que reciben otras instituciones culturales a nivel del Estado", visibilizó el presidente, quien apuntó que actualmente es el Instituto Nacional de Artes Escénicas y de la Música la que más aporta, "lo que no significa que no tenga que aportar más". En cualquier caso, abogó por buscar el consenso mientras por su parte se comprometen a no incurrir en nuevos déficits.

Otro de los desafíos consiste en recuperar a los espectadores. "Con la pandemia se nota que el público aún no viene, nos ocurre a nosotros y a otras entidades", apuntó Matellanes quien, aunque no ha perdido de vista el objetivo de llegar a un público joven, indicó que en estos momentos están centrados en incorporar a todo tipo de público. También a aquellos socios que se han dado de baja debido a la crisis sanitaria. "Estamos en el proceso de convencerles para que vuelvan. Les estamos esperando", apuntó. Para ello su principal arma será "seguir con la misma calidad". En ese sentido, recordó que en lo que va de temporada han celebrado dos óperas, Les Contes D'Hoffmann y Cavalleria Rusticana y Pagliacci, "y las críticas avalan que han sido unas óperas magníficas".

Donaciones


En el curso 2020-2021, condicionado por las restricciones para hacer frente a la pandemia de covid, la ABAO tuvo unos ingresos de 3,3 millones y unos gastos de casi 3,5 millones de euros, lo que arrojó un déficit de 177.000 euros. "La ABAO es una asociación que tiene mucho potencial y nuestro principal problema es una falta de ingresos y medios económicos. Los socios ya en el pasado, con el plan de donaciones, dieron el primer paso para que la ABAO pueda seguir adelante". Y es que las medidas sanitarias obligaron a aplazar cuatro de los títulos programados y suplirlos con un ciclo de recitales. "Quiero recordar los esfuerzos que hicimos con Il turco in Italia, que fue una auténtica odisea porque cada día cambiaban los aforos y las limitaciones. Logramos hacer esa ópera y en el resto tomamos la decisión no de suspender, sino de trasladar, como es el caso de Alzira", rememoró. Además 2.163 socios renunciaron al reembolso del 70% de sus abonos en las óperas suspendidas, lo que supuso una aportación total a la asociación de 720.000 euros.

Por otro lado, en la asamblea se aprobó un plan de contingencia en el caso de que no sea posible celebrar por el covid todas las funciones de ópera programadas. "No queremos elucubrar, pero hoy estamos más preocupados que hace un mes con la nueva variante", admitió Juan Carlos Matellanes. "Si volvemos a aforos reducidos prácticamente nos sería imposible celebrar las óperas", indicó antes de recordar que la ópera en el Palacio Euskalduna es totalmente segura. "En esta temporada tenemos otro interrogante, ya que un componente importante del presupuesto de la ABAO se basa en las ventas ocasionales de entradas. De momento estamos satisfechos con las dos obras celebradas pero es cierto que no estamos llegando al nivel de ocupación de la pandemia que era superior al 85%", concluyó.

noticias de deia