Xoel López: "Un concierto es un lugar de catarsis"

Con su cuarto disco en solitario bajo el brazo, Xoel López aterriza este miércoles en el Turmalina, festival que también acogerá a Mäbu

20.07.2021 | 11:16
El cantante gallego Xoel López

Si mi rayo te alcanzara es el cuarto disco que Xoel López ha publicado desde que decidiera continuar su carrera en solitario. Un disco lleno de simbolismo y de sonidos nuevos que presenta este miércoles en la Ciudadela de Pamplona, en un concierto enmarcado en el Turmalina Fest y que tendrá lugar a las 21.30 horas. Previamente, subirá al escenario de este mismo festival Mäbu (20.00 horas).

Aterriza por fin en el Turmalina Fest. ¿Viene con ganas?
- Tengo muchas ganas, sí. Este concierto se canceló varias veces por las circunstancias actuales así que poder tocar en Pamplona, por fin, será como quitarnos una espinita. Va a ser algo muy bonito por todo lo que significa simbólicamente.

Acude a la cita con Si mi rayo te alcanzara, su último disco en solitario. ¿Qué nos puede contar sobre este trabajo sacado a la luz entre dos mundos, el previo y posterior a la llegada del coronavirus?
- En realidad es un disco prepandemia porque todas las canciones están compuestas antes. Me gusta aclararlo porque es verdad que las canciones se pueden interpretar perfectamente como si hubiesen sido compuestas durante este proceso, pero no. Y esto, en realidad, dice mucho de la capacidad de las canciones de significar cosas diferentes según el contexto y los momentos de cada persona. En cualquier caso, es un disco que viene de una época muy vital, de muchas emociones dispares, las cuales se reflejan en él. Las canciones son de todo tipo, las hay muy profundas, incluso baladas, como Joana, con sentimientos más melancólicos, y otras súper festivas, como Tigre de bengala que, aunque tienen su letra y su enjundia, buscan ese desparpajo pensado en el baile. Y los conciertos son reflejo de todo esto, con momentos muy diferentes en los que se transita por todo tipo de emociones.

Las letras de estas canciones, en un primer vistazo, pueden parecer muy profundas. Sin embargo, si se analizan con detenimiento, transmiten mensajes que calan hondo.
- Sí. Para mí, las letras son muy importantes. De hecho, si no tengo una letra digo que no tengo una canción, porque de hecho son la esencia de la canción. Todo lo que quiero expresar lo hago siempre a través de la escritura. Después, viene la música. Pero es verdad que hay canciones que están un poco camufladas, como Tigre de bengala, Si mi rayo te alcanzara o Dancehall. Tiene una vestimenta, digamos, festiva, con ritmos afro o incluso latinos. Y quizás el mensaje queda un poco en segundo plano, pero lo vas descubriendo después. Estas canciones, si estuviesen hechas con guitarra acústica o con un piano, tienen un mensaje lírico que llegaría mucho más rápido. Pero me gusta jugar a que las canciones tengan segundas o, incluso, terceras lecturas.

¿Por qué decidió dar un mayor protagonismo a las voces femeninas en este disco?
- En realidad es algo que ya venía haciendo. Si te fijas, durante toda mi carrera como Xoel López, que no como Deluxe, hay coros femeninos en los discos. Pero ahora es cierto que nos hemos hecho más fuertes en eso y es casi una distinción, porque en este entorno suelen predominar los grupos de voces masculinas por lo general. Este disco tiene mucho que ver con una banda que se ha consolidado en los directos, y ese sonido más concreto que aparece en casi todas las canciones tiene su razón de ser en los directos.

Después de un año en el que ha tenido que adaptarse a las condiciones de cada escenario, ¿con qué formación llega a Pamplona?
- La verdad es que este año hemos tenido situaciones de todo tipo, como algunos lugares a los que no podíamos ir con la formación entera por falta de estructura, falta de presupuesto o falta de recursos técnicos. También hemos tenido que cambiar formaciones por bajas por covid... En fin, nos ha pasado de todo en este año y medio. Ha sido durísimo. Al concierto de este miércoles acudimos 6 personas, es decir, el formato banda. Es una buena formación y aunque hemos tenido que hacer una sustitución de un músico por una baja, nos apañaremos y saldrá algo bonito.

Últimamente, la pregunta que más se repite en las entrevistas a artistas se refiere a la vuelta a los escenarios y al directo. En este caso, no tiene mucho sentido realizarla porque han sido una de las bandas que más conciertos en directo ha ofrecido desde el pasado julio...
- Tal cual. Y me gusta que me digas eso porque muchas veces nos hacen esta pregunta dando por hecho que hemos estado parados. Y no ha sido así; hemos hecho un esfuerzo tremendo para estar ahí porque así lo decidimos. No queríamos que el disco se muriera y también nos daba mucha pena parar en un momento en el que estábamos arrancando con ganas. Lo que hicimos fue adaptarnos a cada situación, a veces tocando a dúo, otras a trío... Íbamos adaptándonos en cada concierto. Entiendo que mucha gente no pudo y otra mucha no quiso salir, porque la situación era demencial. Nosotros estamos cansados, pero también orgullosos por haber hecho ese trabajo. Ahora, por lo menos, estamos empezando a disfrutar de que la situación vaya mejorando poco a poco. Pero ha sido muy, muy complicado.

Hablando de cosas complicadas, su primer concierto después del confinamiento fue en el IFEMA. ¿Cómo fue aquello?
- Un shock absoluto. Me emocioné mucho porque era algo bonito y duro a la vez que raro y nuevo. Todas las emociones contenidas de todo ese tiempo salieron ahí, afloraron. La música es un canalizador de emociones y para eso está. Es muy necesaria para estas cosas a pesar de que a veces parezca que un concierto es un lugar al que la gente va solamente a divertirse. Y no, es un lugar de catarsis y de gestión de emociones. Es mucho más que una fiesta, que también lo es.

Volviendo al disco, ¿cree que ha supuesto una reinvención como músico?
- Digamos que es un paso más. No creo que sea el disco definitivo porque siempre tengo la sensación de estar en continuo cambio. Mi vida evoluciona, así como mis gustos musicales se amplían, y mi sensación es la de que voy mostrando en cada momento cómo estoy. Sí que es un giro respecto a los tres primeros discos que saqué en solitario, que eran más homogéneos. Este va hacia otro lado, con música más actual, más electrónica, con la banda y los coros en primer plano... Se han cambiado muchos matices, aunque tampoco creo que haya supuesto un cambio radical.

¿Y qué me dice de aquel recopilatorio que lleva tiempo diciendo que quiere sacar? ¿Verá la luz algún día?
- Es una idea que siempre tengo ahí y que se está convirtiendo en una especie de mito, porque llevo diciendo un tiempo que quiero sacarlo y al final siempre acabo publicando un disco completamente nuevo. Algún día, porque sí que tengo ganas de un disco que ordene toda mi carrera, que contenga algo de Deluxe, de Lovely Luna y, por supuesto, de Xoel López. Pero también es verdad que si voy sacando discos nuevos por ahora no tiene mucho sentido hacerlo.

noticias de deia