El callejón de las botxerías

El diario del lehendakari en el exilio se materializa en el Teatro Arriaga

02.10.2020 | 01:04

ESTAMOS acostumbrándonos a presenciar a algunos intérpretes de la política desempeñando su actividad como si estuvieran entre candilejas. Tanto que hay quien olvida el papel primordial de militante, simpatizante o votante y se conforma con sentirse audicencia. O público. Una clac que jalea o abuchea los montajes, sean comedias, sean melodramas, que se desarrollan bajo el telón político o en las resdes sociales. A menudo no pasan de representaciones de frenéticos títeres de cachiporra.

Otros políticos, por el contrario, se comprometen tanto con la realidad, con quienes han despositado en ellos su confianza y con las circunstancias que luchan por mejorar, que no les resta ni una décima de segundo para la farsa. El diario que escriba uno de esos grandes personajes en su cuaderno siempre acumula un enorme valor testimonial, político, humano e histórico.

Es lo que sucede con el diario que redactó el lehendakari José Antonio Aguirre desde que comenzara su exilio en 1937. Un texto lleno de viviencias extraordinarias y compromiso absoluto. Sin histrionismos.

El teatro con mayúsculas ha venido despues. Es el modo de dar a conocer los 507 días de viaje del lehendakari a través de una Europa convulsa en una época extrema.

La dramaturgia la han puesto Fernando Bernués y Patxo Telleria. El resultado es De Gernika a Nueva York pasando por Berlín. Sobre el escenario únicamente el actor Iñaki Iriarte, que encarna al propio Aguirre, y el pianista Iñaki Salvador. Les acompaña una pieza audiovisual creada ex profeso.

La obra se estrenó la tarde de ayer en el Teatro Arriaga. Mucha concurrencia a pesar de este tiempo de mascarillas en el que, en lugar de con un cóctel, se recibe a los asistentes a las premiere con chorritos de gel hidroalcohólico. Es una buena manera de dificultar que también asistá el dichoso coronavirus.

Acudió familia del autor del texto, como sus sobrimos Xabier y Mikel Aguirre o su nieta, alcaldesa de Getxo, Amaia Aguirre. Entre las autoridades, el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto; así como el primer edil de Vitoria-Gasteiz, Gorka Urtaran; la consejera de Salud, Go-tzone Sagardui; la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Arlolazabal; y la diputada foral de Cultura, Lorea Bilbao.

Asistió el portavoz del PNV en el Cogreso de los Diputados, Aitor Esteban; la presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia, Ana Otaduy; Aintzane Ezenarro, de Gogora Institutua; Gonzalo Olabarria, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Bilbao; y Koldo Narbaiza, concejal de Euskera.

Representaron al partido político del lehendakari Aguirre, el presidente del EBB, Andoni Ortuzar, y la presidenta del BBB, Itxaso Atutxa.

Vimos a Irune Muguruza, viceconsejera de Políticas Sociales, junto a Lide Amilia, de su mismo departamento. No faltó Jesús Lekerikabaso, de las Juntas Generales, ni los habituales del Arriaga Juanjo Alonso, Elena Merodio, Javier Reino, Jesús Mari Platón, ni Jose Mari Amantes, de Bilbao Centro.

Interesadas en la obra se presentaron las jóvenes Maider Cobanera,Deiene Zorriketa y Eider Nafarrate. Del mundo teatral Itziar Lazkano,Felipe Loza, Ramón Ibarra, Jokin Oregi y Mikel Martínez, entre otros. Patxo Telleria se asusentó ya que tenía función de la obra Simplicissimus, en Pabellón 6.

Lo que José Antonio Aguirre consiguió no resulta fácil. Pero es lo que se puede aconsejar a quienes se dediquen a la actividad política: no hagan teatro; y logren que sus esfuerzos y acciones merezcan ser llevados al escenario. Estrenar en el Arriaga, claro, queda solo para los elegidos

El diario del lehendakari en el exilio, adaptado por Fernando Bernués y Patxo Telleria, se materializó ayer en el Teatro Arriaga

Descendientes del propio Aguirre, gentes de la cultura y notables de las administraciones públicas se dejaron ver en el estreno