En Miami Beach

Surfear con Trump es posible en el Museo de las Ilusiones de Miami

Los organizadores invitan a los asistentes a subir a las redes sociales las fotografías y vídeos que se tomen junto a los murales

19.12.2019 | 17:33
Surfear con Trump es posible en el Museo de las Ilusiones de Miami

Miami. Apodada la "ciudad mágica", Miami es el lugar donde es posible darse un chapuzón con un Donald Trump surfista, caminar por la cornisa de un rascacielos y atravesar un puente colgante sobre un mar de lava de una sola vez y bajo techo, y además fotografiar la hazaña para impresionar en las redes.

El Museo de las Ilusiones, inaugurado este mes en Miami Beach, es ideal para los amantes de los selfis en lugares imposibles, solo que en este caso no hay que poner en riesgo la integridad.

A los visitantes, que si son adultos deben pagar 25 dólares (unos 22 euros) por entrar, se les anima a formar parte de cuarenta murales en tercera dimensión con los que se pueden "adquirir" fotografías en las más inverosímiles situaciones.

"Nuestro arte te dejará sin aliento y te transportará a un mundo de fantasía e imaginación", asegura la web del Museum of Illusions, una propuesta que juega con la perspectiva y engaña al ojo humano.

Los murales cubren las paredes y el piso del museo, rompiendo así con la perspectiva lineal, lo que produce una sensación de profundidad cuando se toman fotografías desde determinados puntos.

En caso de fallar la inspiración, los propios trabajadores del centro, que son fotógrafos profesionales, ofrecen ideas para conseguir la foto perfecta.

En una visita al centro es fácil encontrar a turistas haciendo equilibrismos para no caerse a un acantilado, pero también a familias, como la de una joven pareja que posa con su bebé junto al Trump surfero.

Los visitantes, que también pueden alquilar un trípode para sus teléfonos y así obtener un resultado más profesional, no paran de reír mientras intentan capturar el momento perfecto.

El museo de Miami Beach es el tercero de su tipo en Estados Unidos. Está situado en Lincoln Road, la calle más turística del balneario floridano conocido por sus playas y su arquitectura Art Decó.

Los otros dos están ubicados en Los Ángeles y San Francisco, en California.

Cada uno de ellos tiene su propia identidad, ya que sus ilusiones reflejan la cultura y los elementos típicos de la ciudad en la que se instala.

En el de Miami, faltaría más, abundan caimanes y cocodrilos con las fauces listas para atrapar a cualquiera que se atreva a acercarse. Pero también están las palmeras bajo las que se puede pasear y los atardeceres anaranjados intensos, típicos de esta urbe.

Los organizadores del museo 3D invitan a los asistentes a subir a las redes sociales las fotografías y vídeos que se tomen junto a los murales.

También a que jueguen con la perspectiva de las pinturas inspiradas en dibujos animados, videojuegos, personajes reales o de películas.

De esta forma, el público puede sobrevolar las ciudades con la alfombra mágica de Aladino, pelear contra el personaje Scorpion, del videojuego Mortal Combat, o anotar una canasta delante del exjugador Dwayne Wade, de los Miami Heat.

El pasado verano la instalación de Los Ángeles inauguró "la primera casa del revés", una exhibición con la que se puede experimentar cómo sería la vida si uno estuviera de cabeza. La vida vista desde siete habitaciones diferentes donde los pies tocan el techo.

"El objetivo de la exhibición era transportar a los invitados a una realidad alternativa en la que todo está del revés y que vean cómo se puede comer de la mesa estando colgados del techo o bailar encima...", señala un comunicado del Museum of Illusions.

Los muebles de las habitaciones se posicionan de forma tal que al tomar una fotografía y girarla el visitante parece que cuelga del techo.

En uno de los fondos interactivos o murales que brinda el museo de San Francisco, en contraste con el ejercicio recreativo de hacer surf con el presidente que propone el de Miami, se puede pegar a Trump en el rostro con guantes de boxeo.

"Ofrecemos a los visitantes de todas las edades una experiencia única que desafía la percepción y deja volar la imaginación con ilusiones ópticas alucinantes. La fotografía con flash no solo está permitida, ¡se recomienda! El Museo de las Ilusiones es el lugar ideal para crear recuerdos llenos de diversión", invita la organización. EFE

noticias de deia