desde hoy y hasta el día 19

Euskalduna acoge desde hoy la antología de la Zarzuela a ritmo del siglo XXI

La compañía Luis Fernández de Sevilla ofrece lo mejor del género lírico, con toques de humor y elementos novedosos

09.02.2020 | 12:30
El montaje ofrecerá algunas de las obras más populares de la zarzuela, tanto a nivel estatal como internacional.

La compañía Luis Fernández de Sevilla ofrece lo mejor del género lírico, con toques de humor y elementos novedosos

bilbao - Que nadie piense que va a ver una zarzuela al uso. De eso, se ha encargado la compañía lírica Luis Fernández de Sevilla, que trae, con el patrocinio de DEIA, desde hoy y hasta el día 19 el Álbum de Zarzuela. Antología, que recoge alguna de las obras más sonadas de este género, pero a ritmo del siglo XXI. El espectáculo lírico se estrenó hace apenas una semana en el Teatro EDP Gran Vía de Madrid con gran éxito de público y crítica.

"Queremos que disfrute no solo el espectador habitual de la zarzuela, sino también el que no suele venir nunca", comentaba ayer el tenor y director de escena, Lorenzo Moncloa, que presentó ayer en Bilbao esta antología junto con el director musical, César Belda y la soprano Hevila Cardeña. Un espectáculo, que según adelantó, llega cargado de humor, sorpresas, como la que le deparan al público, a quien harán partícipe en un momento de la función, y sátira hacia los problemas sociales y políticos, además de momentos salpicados por pequeños toques picantes.

Elementos novedosos Lorenzo Moncloa procede de una familia dedicada a la zarzuela desde hace tres generaciones. Con ese bagaje familiar y con la experiencia de haber viajado por todo el mundo, ha hecho que confluyan en este espectáculo la esencia de la zarzuela, pero actualizada al gusto del público del siglo XXI. En este punto, fieles a la esencia lírica de la zarzuela, el espectador no notará cambios de contenido en las representaciones, pero se ha recurrido a elementos novedosos para actualizarlas como situar a la orquesta sobre el escenario o al trabajo audiovisual realizado por Isabel García, que moderniza la ambientación y da dinamismo a la escena. "Es un espectáculo que no solamente tiene elementos musicales muy bonitos, escogidos por su facilidad para degustarlos, sino que hemos introducido escenas habladas generadas en tono cómico, de tal manera que el espectador va a comenzar a ver el espectáculo y al terminar no se va a dar cuenta de que lleva dos horas dentro del teatro", manifestó el director artístico y tenor Lorenzo Moncloa.

Este álbum recoge algunas de obras más populares de este género, tanto a nivel estatal como internacional como La corte del Faraón, La Dolores, La rosa del Azafrán o la Tabernera del puerto. También se incluyen piezas desconocidas para el gran publico, que los aficionados al género lírico sabrán reconocerlas porque se han interpretado a lo largo de la historia y poco a poco han caído en el olvido. "Desde la compañía queremos recuperarlas. Además, resulta muy gratificante la presencia de espectáculos con música en directo, en unos tiempos en los que todo está grabado o se realiza con orquestas muy reducidas", explicó su director musical.

En el espectáculo lírico tiene también un papel muy importante el humor, con la participación de los Tenorissimus, un exitoso grupo de tenores, formado por el propio Lorenzo Moncloa junto con Adolfo Nieto y Gabriel Blanco. En sus conciertos no solo se cantan conocidos temas de ópera, zarzuela, boleros o canciones famosas, sino que el público se ríe, canta y hasta baila. En Euskalduna también habrá "un momento especial donde el público cobra protagonismo".

La soprano Hevila Cardeña ha participado también en muchas óperas y descarta que la zarzuela sea un género lírico menor, como algunos lo han catalogado. "El hecho de haber actuado en zarzuelas me enriquece como cantante. Eso se nota cuando estoy en una ópera", explicó.

"Nuestro público quiere emocionarse, que le cuentan una historia. En el caso de la zarzuela, se canta y se habla, en la opera, solo se canta Pero en realidad, lo que los espectadores quieren es emocionarse, quieren sufrir cuando sufre el artista y reír cuando la historia es cómica. Los directores se han dado cuenta de esto y se exigen un plus de interpretación porque el objetivo no es dar el do de pecho, eso es un momento puntual de la función; el resto es transmitir la idea de lo que el artista está sintiendo. Esto hace que cantantes más técnicos pasen más inadvertidos, incluso dejan de ser contratados en pro de otros que tienen una capacidad actoral mayor".

La compañía ya está pensando en la gira internacional que llevará el álbum de Zarzuela al otro lado del charco.

datos

noticias de deia