se exhiben por primera vez ante el público

Tres obras inéditas de Goya desaparecidas durante la Guerra Civil retornan a Bilbao

Los cuadros han sido restaurados y estarán expuestos hasta el mes de septiembre en la sala W del Museo Bellas Artes

09.02.2020 | 01:37
Los tres retratos de la familia Adán de Yarza de Francisco de Goya fueron entregadas al Museo de Bellas Artes por Bibiñe Belausteguigoitia, representante de la familia propietaria de las mismas. Foto: Oskar González

Los cuadros han sido restaurados y estarán expuestos hasta el mes de septiembre en la sala W del Museo

Bilbao - Desde el exilio en la Guerra Civil en el año 1937, las inéditas obras de Francisco de Goya, Los Goyas de Zubieta. Retratos de la familia Adán de Yarza, han vuelto a Bilbao, y serán expuestas en el Museo de Bellas Artes hasta septiembre en la sala W del Museo.

Los tres retratos, pintados por Goya a finales de 1780 se exhiben así por primera vez ante el público, gracias al préstamo que la familia propietaria ha hecho al Museo bilbaino. Y es que ayer, en un acto emotivo, que coincidió con el aniversario del bombardeo de Gernika, Bibiñe Belausteguigoitia, viuda de José María Solano Gil-Delgado, marqués del Socorro (herederos de María Adán de Yarza) hizo entrega de las valiosas obras de arte a la pinacoteca bilbaina, representados por Unai Rementeria, presidente de la Fundación Museo de Bellas Artes, así como el director Miguel Zugaza. Y es que desde que en 1937 el Gobierno vasco decidiera protegerlas en el exilio (en Francia), y salieran de su ubicación original, el Palacio de Zubieta, en Ispaterm hace 80 años, culmina ahora la recuperación de las obras patrimonio de Bizkaia.

"Ha sido uno de los proyectos más ambiciosos en los que ha tomado parte el Bellas Artes", aseguró Miguel Zugaza, director del mismo, ya que además de dos largos años de restauración, también se ha llevado a cabo una labor de investigación en la que han participado varios expertos, para de ese modo conocer la biografía de los retratados, la indumentaria, la documentación acerca de los materiales usados por Goya... así como la labor del investigador Francisco Javier Muñoz, "quien ha reconstruido la historia de la evacuación durante la guerra civil hasta la muerte en el exilio de Yarza", según explicó Zugaza.

José Luis Merino Gorospe, responsable de la restauración llevada a cabo por la pinacoteca, por su parte, explicó que las tres obras estaban "conservadas de una forma excelente", por lo que la principal labor de los expertos ha sido limpiar las mismas, que "no habían sido restauradas hasta ahora". Además, el experto quiso destacar que es especialmente reseñable que se conserven en su primera tela además de que se encuentran clavadas sobre los bastidores originales del siglo XVIII.

Los retratos de la familia Adán de Yarza, representan a Bernarda Tavira, madre de Antonio Adán de Yarza, quien contraería matrimonio con María Ramona de Barbachano. Familia originaria de Lekeitio, solo se conocían hasta ahora a través de referencias académicas y de prensa, así como por fotografías de la época. Asimismo, la historia de esta familia está ahora documentada por Susana Serrano Abad investigadora y profesora de Historia Contemporánea de la UPV/EHU, y Mikel Urizar, jefe de archivo de la pinacoteca en el estudio Antonio Adán de Yarza Tavira (1761-1835).

Hallazgo El hallazgo contemporáneo de las tres obras de Francisco de Goya corresponden a Juliet Wilson-Bareau, quien ha llevado a cabo el estudio histórico-artístico así como a Xavier Bray, director de la Wallace Collection y comisario de la exposición Goya. The Portraits en la National Gallery de Londres, aunque las primeras menciones de los mismos se remontan a 1916 y 1917, cuando el historiador de arte y futuro director del Prado (entre 1918 y 1922) Aureliano de Beruete y Moret los citó en sus volúmenes dedicados a la obra de Goya. Tras eso, no fue hasta 1989 cuando el historiador Kosme de Baraño volvería a citar los retratos "desaparecidos", tras lo cual el experto William Jordan y la especialista Wilson-Bareau localizaron y estudiaron los cuadros en una investigación realizada entre 1990 y 1992, a la cual se sumó el profesor Nigel Glending. Al fin, en 2017 tras la decisión de los expertos, la familia propietaria de las obras y la pinacoteca bilbaina de exponerlos al público, y después de la realización de la documentación técnica en el Museo del Prado, las obras viajaron hasta la capital vizcaina, donde han llevado a cabo la restauración y investigación de las tres obras de arte y donde se quedarán hasta mediados de septiembre.

Además, ahora, tras la minuciosa investigación que ha llevado a cabo el Museo de Bellas Artes, las conclusiones serán expuestas en la publicación digital Los Goya de Zubieta. Retratos de la familia Adán de Yarza, accesibles desde la web del Museo, ya que como admitió Miguel Zugaza, "queremos compartir con el público todo el conocimiento adquirido y el largo camino de retorno de las obras".

Antonio Adán de Yarza. c. 1787-1788. Óleo sobre lienzo

Antonio Adán de Yarza (Valladolid, 1761-Bilbao, 1835) fue el hijo mayor de Bernarda Tavira, (tercera fotografía) y asumió la responsabilidad de administrar las posesiones de la familia. Entre ellas, contaba con varias casas en Madrid y Bilbao -como la de la calle Bidebarrieta donde se instala en 1794- caseríos en localidades vizcainas y el palacio de Zubieta en Ispaster (Bizkaia).

María Ramona de Barbachano. c. 1787-1788. Óleo sobre lienzo

Perteneciente a una importante familia bilbaina de comerciantes, (Bilbao, 1760-1834), enviudó del teniente coronel Vicente Antonio de Icuza y Arbaiza, y contrajo segundas nupcias con Antonio Adán de Yarza en diciembre de 1787.

Al igual que su marido, está identificada por una inscripción pintada sobre una elegante tarjeta de visita que muestra su nombre completo.

Bernarda Tavira. c. 1787-1788. Óleo sobre lienzo

Casada con Fernando Adán de Yarza, Doña Bernarda Tavira Cerón (Antequera, Málaga, 4 de octubre de 1727-Madrid, 1797) fue cabeza de una familia aristocrática y muy adinerada, que enviudó en el año 1766 cuando no había cumplido 40 años. Al fallecer, su marido, Fernando Adán de Yarza la dejó con dos hijos jóvenes, y un tercera que murió en la infancia.

Retorno