El callejón de las botxerías

Te amaré por encima de todas las cosas

09.02.2020 | 00:51
Los libreros homenajeados, José Delgado y Fernando González, y los tres ‘farolillos de papel’: Alaitz Leceaga, Pako Aristi y Clara Sánchez. Fotos: Borja Guerrero

SON ellos y ellas, los premiantes, los héroes silenciosos de esta época. No lo digo yo, aunque lo suscriba debajo, sino que lo dijo una de las premiadas, la mujer que algo sabe del oficio: Clara Sánchez, con treinta años de literatura a sus espaldas. Lo hizo en una fecha escogida con motivo de la celebración del Día Internacional del Libro y de los derechos de Autor del próximo día 23, por parte de la Asociación de Librerías de Bizkaia para entregar, durante la XXIII Gala del Libro celebrada en el Hotel Carlton, sus tradicionales premios Farolillos de Papel que reconocen la labor de autores, instituciones, asociaciones y personas que fomentan el libro y la lectura. Junto a Clara, con su libro El amante silencioso aún caliente en la tahona, recibieron sus respectivos farolillos (Cristina Besga dio en el clavo con el diseño...) Alaitz Leceaga, la sorprendente autora de El bosque sabe tu nombre y Pako Aristi, trepidante con su novela Rosa itzuli da. ¡Qué emotivos sonaron aquellos bertsos! Asier Muniategi los dedicó al aita de Pako, recientemente fallecido.

Ellos y ellas lo saben bien, por mucho que lo padezcan. No, por mucho que se escuchen llantos y quebrantos, por mucho que se anuncien los funerales del libro, agonizante por falta de lectores, la verdad es que no. No son especies en vía de extinción. Lo saben bien José Delgado y Fernando González, quienes recibieron el homenaje de sus compañeros de gremio en la hora de su jubilación.

LLevaron las riendas de la tardenoche Félix Linares e Idoia Jauregi. Marcaron el rito de una noche en la que Clara recordó que parte de la crisis libresca es culpa de los propios libreros que venden el best seller de Marie Kondo, que nos enseña en un libro "cómo doblar los calcetines", al tiempo que recomienda "tener solo 20 libros en casa". Se desataron las risas, incluso del hierático Pako, quien leyó un discurso de tres minutos ("lo he ensayado en casa", dijo...) reivindicando "las palabras libres".

animosos A la cita, patrocinada por Laboral Kutxa, con José Ramón Taranco a la cabeza, no faltó un grupo de animosa gente de letras. Entre ellos se encontraban Fernando Fernández, Bernar Zarraga, Izaskun Kortajarena, Kepa Torrealdai, presidente de la Asociación de Librerías de Bizkaia; Lorenzo Portillo, Maite Polo, Toti Martínez de Lezea, Iñaki Aldekoa, Miren Agur Meabe, Alex Oviedo, Elena Sierra, Roberto Mosso, Gotzone Ajuria, Agustín López; David Barbero, Juan Carlos Fiel, Maite Urigüen, Nerea Urigüen, David Labrador, Idoia Mármol, Consuelo Puente, Libe Uriarte, Inma Roiz , Fernando Lorenzo, Iria Blake, Mikel Jauregi, Txema Elexpuru y su hermana Matilde, Andrés Fernández, Sol Agirre, Mónica Arístegui, Fernando Taranco y toda una corte de hombres y mujeres que escriben, editan y aconsejan libros; hombres y mujeres que aman el libro por encima de todas las cosas.