Erandio proyecta 350 viviendas en los terrenos de Cables y Alambres

Serán libres, de protección y tasadas municipales y también se crearán cerca de 1.000 aparcamientos

14.05.2022 | 11:30
Infografías que reflejan cómo será la transformación urbanística.

El terreno de la antigua fábrica Cables y Alambres albergará más de 350 viviendas, un parking con cerca de 1.000 aparcamientos, dos grandes plazas, espacios para actividades económicas y zonas libres de ocio y paseo. Se trata de una propuesta, presentada por la administración concursal ante el cierre de la empresa, que cuenta con el visto bueno del equipo de gobierno de Erandio, que la llevará a pleno a finales de este mes.

A falta de conocer detalles más concretos, el proyecto recoge un uso global residencial (el PGOU ya refleja esta opción) con 356 viviendas libres en 30.000 metros cuadrados, y también de protección oficial y tasada municipal, en 20.000 metros cuadrados. "A la vista de la necesidad de vivienda pública de alquiler en Erandio, el Ayuntamiento se compromete a impulsar mediante acuerdos con el Gobierno vasco la consecución de tal objetivo, ya sea en la parcela de resultado destinada a los alojamientos dotacionales, ya sea en la parcela destinada al uso de las VPO", remarcan desde el Consistorio. El plan prevé, asimismo, la creación de un millar de plazas para aparcar en un parking que podría tener una planta en subsuelo y en ese caso, los costes serían de cerca de 3 millones de euros. O, si como quiere el Ayuntamiento, se supera el mínimo de plazas legalmente determinado, podría contar con dos plantas de sótano, lo que conllevaría una mayor excavación y un incremento de los costes asociados, hasta los 9 millones de euros.

Pero, además, esta transformación urbanística contempla un uso terciario de actividades económicas (7.200 metros cuadrados). Si bien, se prohíbe expresamente que la superficie de cada local sea mayor de 900 metros cuadrados, por lo tanto, se acota el uso comercial intensivo y se cierra la puerta a la posibilidad de instalar centros comerciales. Por otro lado, se generarán dos grandes plazas, una de ellas, de hechos, será tres veces mayor que la plaza del Ayuntamiento y la otra, 1,5 veces más. La propuesta se completa con espacios libres (alrededor de 20.000 metros cuadrados), el aumento del estándar de vegetación hasta alcanzar las 700 unidades (árboles o grandes plantas) que podrán ser ubicadas en el propio ámbito u otros emplazamientos que fije el Consistorio; y la instalación de dotaciones públicas y equipamientos municipales, específicamente de carácter asistencial con locales para personas mayores, centro de día, etc.

Por lo tanto, este es el futuro que le aguarda a esta zona de Erandio y el desenlace para las instalaciones de la antigua sociedad Franco Española de Cables y Alambres (CAESA). A pesar de los intentos por mantener la actividad (en 1994 trabajadores se constituyeron en cooperativa), no se pudo conseguir la continuidad de la empresa y en octubre de 2019 se declaró el concurso voluntario. Ese mismo mes, la plantilla continuaba apostando por la viabilidad del proyecto industrial, a pesar de llevar más de 100 días sin cobrar, y responsabilizaban de toda la situación al Grupo Vicinay.

Tras las fases concursales (liquidación del concurso, disolución de la concursada y toma de control por una administración concursal), el Ayuntamiento de Erandio "trasladó su disposición a participar en el logro de una salida viable a los espacios ocupados por la planta industrial y con el objetivo expreso de salvaguardar y defender los derechos laborales de la plantilla", apuntan fuentes municipales. Los trabajadores de la industria, según traslada la institución local, dieron su apoyo a la decisión de que se impulsara desde el Ayuntamiento una propuesta que permitiera satisfacer sus derechos laborales pendientes en la liquidación del concurso (aproximadamente 8,2 millones). Además, creen que el proyecto ideado es "interesante y beneficioso".

noticias de deia