Iñaki García Uribe, una ilusión para las residentes de Ibarra

30.11.2020 | 01:12
Instantánea de las chicas de la residencia de discapacitadas Jesús María, en Ibarra, con la pancarta de la asociación BEL.

El covid impide salir a estas mujeres del centro de Orozko e Iñaki García Uribe se compromete a organizarles actividades

Acudió al Convento de las Mercedarias de Ibarra, en Orozko, para reunirse con su Superiora, Sor Begoña, en busca de más información sobre Sor Magdalena de Cristo Angelua y Ugaldea, nacida en septiembre de 1629 en un caserío del barrio de Zaloa y que llegó a ser comendadora de esta comunidad religiosa durante aproximadamente una década para después ser trasladada a Madrid, donde falleció el 22 de noviembre de 1706, a la edad de 77 años. El investigador Iñaki García Uribe, residente en esta localidad, quería seguir recabando datos sobre "esta venerable vizcaina" y, sobre todo, del lugar exacto donde fue enterrada "con el firme objetivo de ir a ver la tumba cuando las circunstancias lo permitieran". Y acabó siendo una visita con sabor agridulce. "Sor Begoña me dio la mala noticia de que ya no queda nada de sus restos. Me llevé una gran decepción", reconoce García Uribe.

Sin embargo, en esa agradable y distendida charla con Sor Begoña pudo conocer de primera mano los efectos negativos que la crisis sanitaria que el covid-19 está provocando en la importante labor que la comunidad desarrolla en el Centro Residencial de Discapacitadas Jesús-María de las Madres Mercedarias que atiende a mujeres con distintos grados de discapacidades físicas, psíquicas y sensoriales y realiza actividades para potenciar las habilidades que necesitan para la vida diaria. "Desde que comenzó la pandemia, las chicas que allí residen no pueden realizar las dos salidas semanales al barrio de Zubiaur o la que llevaban a cabo los domingos para pasear por el municipio de Laudio. Aunque el convento es grande y allí pueden disfrutar de momentos al aire libre, para ellas es muy importante ver gente, socializarse...", lamenta. Y ante esta situación, Iñaki García Uribe no dudó en ofrecer su colaboración y ayuda en forma de organización de actividades puntuales para animar y sacar de la rutina a las chicas.

Cada quince días
 

La primera toma de contacto fue el 1 de noviembre, día de Todos los Santos. "Tuve la idea de acudir allí a sacar con ellas la primera fotografía de la primera pancarta oficial de Bizkaiko Ermiten Lagunak (BEL). Fue en la iglesia del convento. Primero expliqué a las residentes lo que era la asociación y después hicimos la instantánea en el altar. Fue muy bonito y entrañable, sobre todo cuando dispuse a las chicas en fila para poder recoger y poder anotar bien sus nombres. Cada una de ellas me contaba una historia. Necesité quedarme solo en el coche unos 20 minutos para asimilar todo lo que había pasado. Me vine arriba y me propuse el objetivo de intentar hacer feliz a este colectivo de mujeres tan especiales".

Firme en su decisión, el ugaotarra afincado en Orozko volvió al convento el 22 de noviembre para ofrecer una proyección de diapositivas. "Montaron una pantalla grande en la iglesia y con la ayuda de imágenes, ofrecí una conferencia sobre la importancia de la Cruz de Gorbeia y de la Virgen de Begoña. Comenzaba a las 18.00 horas, pero media hora antes ya estaban todas allí, sentadas y esperando con emoción. Luego iniciamos un debate y alguna de ellas tenía recuerdos de haber estado y subido a la Cruz en su juventud".

Esa jornada, Iñaki García Uribe también descubrió que los pasillos del convento lucían las fotografías que en la anterior visita había hecho a las residentes por grupitos y que Sor Begoña había decidido imprimir y colgar en las paredes. "Me comentaron que no paraban de mirarlas con ilusión y alegría".

La buena acogida de sus gestos y actividades culturales y de ocio le anima a seguir adelante con la iniciativa, hasta el punto de que se ha comprometido a "acudir allí un domingo, cada quince días". Su siguiente propuesta, la prevista para el 13 de diciembre, va a ser una sencilla función de teatro que, a buen seguro, generará calurosas muestras de agradecimiento hacia una "acto de simple buena voluntad", tal y como modestamente lo define su solidario protagonista.

INICIATIVA SOLIDARIA

Primera, el 1 de noviembre. El investigador Iñaki García Uribe acudió al convento para realizar con las chicas de la residencia de discapacitadas una foto con la pancarta oficial de Bizkaiko Ermiten Lagunak, y hablarles de la asociación y las ermitas.

23 de noviembre. Organizó una proyección de imágenes y posterior debate sobre la importancia de la Cruz de Gorbeia y de la Virgen de Begoña.

Próxima cita. Será el 13 de diciembre y la idea es representar una pequeña función de teatro para que las residentes disfruten de diferentes formatos culturales y de ocio.

Compromiso. Acudir al convento del barrio de Ibarra un domingo, cada quince días, con el firme propósito de entretener a este colectivo de mujeres.