a asociación de Zalla 'Por un mundo mejor ahora' planta cara al acoso escolar

Una jornada de defensa personal en Zalla conciencia frente al 'bullying' a 140 niños con edades de entre 6 y 16 años

18.05.2021 | 00:57
Cinco instructores enseñaron a los participantes técnicas para defenderse de la manera menos lesiva.

Muchos niños y adolescentes respiraron aliviados cuando se decretó el confinamiento y las clases pasaron a impartirse a distancia, a través de los ordenadores. Y es que ir al colegio puede suponer un infierno para quienes sufren acoso escolar, una lacra contra la que la asociación de Zalla Por un mundo mejor ahora lleva luchando alrededor de diez años. Por desgracia, "hoy día el problema trasciende las clases y se prolonga por redes sociales o WhatsApp", explica José Luis Arranz, el policía municipal de la localidad que puso en marcha la agrupación. Su labor "representa un granito de arena, no he conseguido erradicarlo, ni mucho menos, pero a nivel particular me llegan casos a diario". Su última acción para concienciar a niños y adultos de que el bullying "puede marcar a una persona para toda la vida" ha consistido en una velada de defensa personal en el frontón Mimetiz en la que participaron 140 niños con edades comprendidas entre los 6 y los 16 años.

Por las restricciones en vigor, el evento requirió la elaboración de un protocolo de seguridad que incluía la creación de grupos burbuja de seis chavales y entrada del recinto por una puerta y salida por otra "para que la gente no se cruzara". Además del propio José Luis, participaron los instructores Sergio Escudero, Eduardo Monreal, Eneritz Molina y Juan Luis Blanco Taboada. Cada uno de ellos impartió un tipo de técnica, todas "aplicables para responder a un ataque y reducir al contrario siempre de la manera menos lesiva posible evitando la confrontación".

El frontón Mimetiz de Zalla acogió la velada con protocolos sanitarios, como grupos burbuja para minimizar el contacto social.

Una acción benéfica en la que "no se recaudaron fondos, pero sirvió para hacer visible el bullying junto con una velada internacional de kick boxing modalidad K1 que se disputó otro día y se retransmitió en directo por Facebook, ya que las gradas del frontón estaban vacías. Se acercaron deportistas de otros lugares del Estado e incluso Francia con la exigencia de la prueba PCR negativa, sin utilizar los vestuarios y también sin posibilidad de que se quedaran a presenciar las intervenciones del resto de compañeros. Los combates "pretenden demostrar que este deporte también está en contra del acoso escolar", expresa José Luis Arranz.

Aunque la pandemia alteró la rutina en las aulas en la primavera de 2020, con el nuevo curso escolar las cosas parecen haberse normalizado. La asociación Por un mundo mejor ahora prosigue con sus charlas para contribuir a que a los estudiantes se les encienda la luz de alerta si advierten en su entorno signos del acoso escolar como los que José Luis Arranz detalla. Es importante que le escuchen porque "a menudo no son conscientes de que están fastidiando a sus compañeros" y las personas afectadas pueden padecer las consecuencias del bullying para toda la vida".

El único cambio respecto a las actuaciones prepandemia está relacionado con la localización de las charlas: "Antes acudíamos a las clases y en esta etapa del coronavirus nos desplazamos a los cines o a los teatros de los pueblos correspondientes para garantizar la distancia de seguridad". También han prescindido de la parte de talleres de defensa personal "orientada a empoderar a los chavales que más lo necesitan".

Más allá de las visitas a los centros para que el alumnado tome conciencia si reconoce comportamientos como los que expone José Luis, la asociación está a disposición "de cualquier persona" que acuda en busca de asesoramiento legal cuando detectan casos de acoso escolar. Hay "padres y madres que se ponen en contacto conmigo porque se ven desesperados, sufren muchísimo", se dan cuenta de que algo no va bien, pero sus hijos "no les cuentan lo que pasa o no saben cómo ayudar".

Cómo actuar
 

En esas circunstancias, "les aconsejo que sigan un procedimiento jerárquico: primero hablar con el profesor, segundo con dirección, tercero a Educación y el juzgado como último recurso". "Gracias a Dios no muchos casos llegan a instancias judiciales", al menos en los que ha tenido conocimiento Por un mundo mejor ahora.

También necesita vencer los prejuicios de aquellos colegios, que "cuando me ofrezco a impartir charlas contestan que en sus centros no hace falta", pero sí hace falta saber cómo identificarlo y atajarlo.

"A menudo los chavales no son conscientes de que el 'bullying' puede marcar a una persona para toda la vida"

"Estamos a disposición de quien quiera acudir a nosotros en busca de asesoramiento legal"

José Luis Arranz

Por un mundo mejor ahora

 

noticias de deia