Codirector del estudio arqueológico de Portugalete

Javier Franco: "La ciencia dirá qué tenemos bajo los pies en Portugalete"

17.11.2020 | 00:53
Javier Franco.

El sábado se hizo la tercera prospección arqueológica en Santa María, pruebas que, según Javier Franco, "deben ser el comienzo de un proyecto más grande"

Javier Franco está ilusionado. No en vano, el doctor en Arqueología Medieval de la Universidad del País Vasco y jarrillero dirige, junto a Josu Etxezarrag,a el estudio arqueológico de la zona del campo de la iglesia de Portugalete. El pasado sábado se hizo la tercera de las pruebas para determinar la existencia de estructuras medievales en el subsuelo y, tal y como apunta Franco, "tendremos el resultado de estas pruebas en dos semanas".

Siendo arqueólogo y jarrillero, realizar este proyecto en Portugalete tiene que ser un reto muy bonito para usted.

—La verdad es que, personalmente, es todo un regalo poder dirigir junto a Josu Etxezarraga este proyecto que se ha creado a iniciativa de la Fundación El Abra y que el Ayuntamiento ha encargado al Museo de la Minería. Es la primera vez que trabajo aquí y me hace una ilusión tremenda. Estamos en la única villa medieval de Ezkerraldea y este recurso histórico está aún por explotar.

¿En qué consisten las tres pruebas que han realizado?

—Hemos hecho una prospección con georradar, una tomografía eléctrica y una microgravimetría. El georradar emite unas ondas y mide la densidad de lo que hay debajo, mientras que la tomografía eléctrica es como hacer un electro al suelo y mide las diferencias de resistividad eléctrica de cada zona del terreno. Tiene una mayor precisión y mide a mayor profundidad que el georradar, por lo que si hay galerías hay más garantía de localizarlas. Por último, la microgravimetría es la prueba definitiva porque se usa para localizar antiguas galerías mineras a muchos metros de profundidad. Cruzando los datos de las tres pruebas se sacará una idea de lo que puede haber debajo, porque tenemos que tener claro que esto es solo el comienzo de un proyecto mucho más grande.

¿Cuándo esperan tener el resultado definitivo de estas tres pruebas?

—Esperamos tener los resultados en dos semanas. Hay que dejar claro que de aquí no se va a sacar un plano de lo que hay en el subsuelo. Tengo muchísimas esperanzas en este estudio y, más allá de las posibles galerías, tengo mucho interés en recuperar unas atargeas medievales que podría haber en la zona. Estas estructuras son una especie de desagües gigantescos por los que cuenta mucha gente mayor de Portugalete que se ha deslizado más de una vez. Además, sabemos que, por lo menos, había dos torres medievales más en esta zona y que para la fecha de fundación de Portugalete, en 1322, había otra iglesia, que no es la actual basílica de Santa María. Esa iglesia puede estar bajo los cimientos de la basílica, puede estar a un lado... Con este estudio, sin duda alguna, vamos a pasar de la leyenda a la ciencia. Ahora será la ciencia la que diga qué es lo que tenemos bajo nuestros pies en esta zona de Portugalete.

Se puede decir que tienen todas las posibilidades abiertas...

—Sin duda. En este proyecto tenemos abiertas todas las posibilidades porque era un suelo totalmente ocupado en época medieval y ahora es libre y nos hemos estado documentando acerca de lo que podríamos encontrar. Todo en base a experiencias anteriores, pero aquí podemos hallar cosas diferentes, por eso estamos abiertos a todo. Encontremos lo que encontremos, será bueno desde el plano de nuestra disciplina y para Portugalete, porque avanzará en el conocimiento de su historia.

¿Cuáles serán los siguientes pasos a dar tras estas prospecciones?

—Una vez tengamos los resultados, deberemos hacer una evaluación arqueológica, precisando los puntos de mayor interés tomando como referencia otras villas medievales. Indudablemente, se encuentre lo que se encuentre, hay que hacer una propuesta a futuro. Nuestra opción es realizar un sondeo arqueológico, catas en zonas determinadas y pequeñas excavaciones. Este es un sitio muy interesante desde el punto de vista arqueológico y tengo la esperanza de que haya buenos resultados. Lo más importante es que tenemos la oportunidad de estudiar lo que hay bajo nuestros pies.

"La villa medieval de Portugalete es un recurso histórico que está aún por explotar"

"Tenemos claro que este estudio debe de ser solo el comienzo de un proyecto mucho más grande"

"De cara al futuro, nuestra propuesta es hacer sondeos, pequeñas catas y excavaciones"