Barakaldo empieza a sancionar a los que incumplan el aislamiento

Tras dos jornadas de avisos, las sanciones por desobedecer el mandato irán de 600 a 30.000 euros

18.03.2020 | 09:11
La Policía Local fabril vigilará que no haya aglomeraciones en centros comerciales.

Hay a quienes les da igual cuántas veces y en cuántos idiomas les digan las cosas. A algunos, el lema de Quédate en casa parece no afectarles y, tras haber estado dando avisos a ese sector incívico e insolidario de la ciudadanía fabril, desde ayer la Policía Local de Barakaldo procede a multar a aquellos que incumplan la orden de aislamiento domiciliario decretada por el Gobierno central a través de su estado de alarma. Así, en el caso de que los agentes locales detecten por las calles de la localidad fabril transitando a personas que no cumplen los supuestos establecidos por el decreto les impondrá una multa de entre 601 y 30.000 euros tal y como recoge la Ley de Seguridad Ciudadana.

En concreto, los supuestos en los que se permite a la ciudadanía salir a la calle, y de uno en uno, son: ir a trabajar, a hacer la compra, a la farmacia, al centro de salud, al banco o a asistir a personas dependientes, con discapacidad o vulnerables y volver de trabajar. "Se trata de una cuestión muy seria. Tenemos que ser todos y todas responsables y cumplir la orden de confinamiento ya que de esa manera estamos protegiendo nuestra salud y la de nuestros y nuestras vecinas, sobre todo la de las personas más mayores que en estos momentos parecen ser las más vulnerables", señaló Amaia del Campo, alcaldesa de Barakaldo. La primera edil fabril quiso recalcar que el hecho de quedarse en casa durante este periodo que, en principio, será de dos semanas es cuestión "de responsabilidad y sentido común". Asimismo, desde la institución municipal se recordó a la ciudadanía que tome las medidas de precaución contra el contagio del coronavirus como la limpieza habitual de manos, el no tocarse la nariz, los ojos y la cara y mantener una distancia entre personas de, al menos, metro y medio.

Por su parte, la de controlar que la ciudadanía cumple el decreto no será la única labor que realice la Policía Local. El cuerpo fabril también vigilará los supermercados y los centros de salud de la localidad para, de esta manera, tratar de evitar aglomeraciones que faciliten el contagio de este coronavirus que obliga a la ciudadanía a, en lo posible, quedarse en casa.