Santurtzi lleva a la ONU el proyecto escolar Juega-Vive

Esta iniciativa pionera cuenta con la participación de 110 alumnos del instituto Axular de la localidad

25.01.2020 | 06:20
Itziar Carrocera encabezó la expedición santurtziarra.

Santurtzi - El proyecto Juega-Vive lleva desarrollándose desde el pasado mes de octubre en el instituto Axular de Santurtzi. Esta iniciativa pionera busca luchar de una forma preventiva contra las adicciones, la violencia y fomentar entre los jóvenes el estilo de vida sano y la práctica deportiva. Así, el Consistorio marinero presentó el miércoles y jueves en Viena este proyecto ante la ONU. La comitiva santurtziarra estuvo encabezada por la edil de Acción Social e Igualdad, Itziar Carrocera y el técnico municipal Nacho Herreros. Este programa busca prevenir los riesgos asociados a la violencia juvenil, en cuyo contexto el consumo de drogas constituye un factor asociado. La prevención de la violencia y del consumo de drogas se realiza a través de la promoción del deporte, inculcando en la juventud los valores de la deportividad y la no violencia, algo que en Santurtzi venimos impulsando desde diferentes áreas desde hace años, porque este trabajo es algo que nos compete a todos, con responsabilidades transversales desde todas las áreas", señaló la alcaldesa santurtziarra, Aintzane Urkijo, en la presentación en sociedad de este innovador proyecto en el que, actualmente, toman parte 110 alumnos en las clases de Educación Física.

El alumnado de Axular es el destinatario principal de esta iniciativa, pero las familias son otro pilar muy importante de esta iniciativa. Así, se han organizado grupos focales y de debate en el que toman parte tanto familiares de los alumnos como el propio personal docente del centro. "Estamos aprovechando el programa para enfocar las políticas que desarrollamos en este ámbito hacia un retraso en la edad de acceso a comportamientos potencialmente adictivos, disminuyendo estos consumos y conductas y reduciendo los daños asociados", indicó Itziar Carrocera.

El desarrollo de este proyecto recibirá una evaluación anual que correrá a cargo de un grupo de control proporcionado por el instituto Kantauri. De esta manera, se controlará cada año la influencia en el alumnado de este trabajo que esta semana ha mostrado el Ayuntamiento de Santurtzi ante la ONU.