El Ogi Eguna de Trueba

El 24 de diciembre de 1819 nacía en Montellano el escritor y archivero de Bizkaia, y Galdames no podía dejar pasar la ocasión de recordar a uno de sus vecinos más insignes en la feria que llenó el municipio en Nochebuena

26.12.2019 | 06:18
Ogi Eguna

SEGURO que hace exactamente dos siglos, el 24 de diciembre de 1819, uno o varios hornos de leña humeaban cerca del caserío del barrio de Montellano donde vino al mundo Antonio de Trueba. En una fecha tan significativa para Galdames, el municipio rindió homenaje al escritor, poeta y archivero de Bizkaia, una de las figuras más destacadas del panorama literario y social de Bizkaia en la segunda mitad del siglo XI coincidiendo con el Ogi Eguna que reunió 46 panes artesanos a concurso.

Por sexto año consecutivo las asociaciones Gurguxa de Galdames y Alén de Sopuerta, -donde Trueba creció- en colaboración con los ayuntamientos de ambas localidades, entregaron los premios del concurso de cuentos en su honor, cuyas bases contemplan que el hilo argumental debe esta unido a Enkarterri, y que serán publicados a principios de 2020. Luci Tueros está entre los ganadores de años anteriores y también participa en la obra de teatro que los vecinos de Montellano preparan sobre la vida y obra de Trueba, con guión de su hija. Los tres primeros actos se estrenaron en las fiestas de agosto y la salud de la directora ha obligado a posponer su representación completa. "Lo estamos preparando con mucha ilusión y esperamos que podamos verla en primavera", señaló a pie de puesto, en los aledaños de la plaza San Pedro. Desde el año pasado el propio Ayuntamiento, la Diputación Foral de Bizkaia y las Juntas Generales vienen promoviendo numerosas actividades y preparan más, como una exposición y un congreso en el Museo de las Encartaciones. A pesar del esfuerzo en la difusión en el que también se vuelcan colectivos culturales, "no es tan conocido entre la juventud", lamenta Luci. Una percepción que comparten quienes la acompañaron en el stand, repleto de libros, camisetas y una urna que invitaba a lanzarse a un reto: completar un cuestionario sobre Trueba para comprobar hasta dónde llega el conocimiento acerca de uno de los grandes valedores de la comarca. "A alguna charla de las que hemos ofrecido no ha acudido nadie y en otras, en cambio, como la que acogió el Museo Minero", hubo un ambiente extraordinario", señaló Txomin Etxebarria, que le ha dedicado varios de sus libros "Era un enamorado de las Encartaciones", coincidió el soportano Juan Carlos Ruiz, quien descubrió "casualmente que un año antes de morir le nombraron Cónsul de Ecuador en Bilbao".

"Sobre 15 hornos" En el recinto hubo lugar para otros libros, como el que el Ayuntamiento y la empresa Novélame han editado en Navidad sobre el racionamiento de la posguerra, escrito con testimonios y fotografías aportados por 22 vecinos. Entre ellos, dos de los integrantes del jurado del certamen de pan. José Ángel y Eduardo Arana son "parientes lejanos", quizás por ello hayan escuchado en sus casas los mismos consejos para sacarle el máximo partido al horno de leña. Actualmente en Galdames sobreviven "alrededor de 15". "Mi abuela me decía que apartaban la grasa, lo barrían con una escoba de brezo para quitar la ceniza y dejaban que se enfriara un poco la temperatura" antes de volver a ponerlo en funcionamiento", apuntaba Eduardo. "Había que tirar una cerilla al fondo y si prendía enseguida en la base significaba que ya estaba listo". En los caseríos se ha transmitido la técnica para elaborarlo tal y como exigen las bases del concurso: "redondo y con cinco puntas a las que se da forma con las manos, sin emplear utensilios". Con ellos cató los panes el repostero Jon Cabello.

Los más pequeños pudieron familiarizarse con este y otros secretos de la preparación del pan artesano en los talleres que se pusieron en práctica el martes por la mañana a modo de aperitivo a la muy aplaudida aparición de Olentzero y Mari Domingi. Para ese momento los más madrugadores ya se habían marchado con la bolsa bien cargada de provisiones para Nochebuena. Como el club ciclista Cuher de Santurtzi, que ha convertido en tradición su salida al Ogi Eguna sobre dos ruedas. Para quienes quisieran salirse de la norma en el menú, alumnado de sexto de Primaria del centro San Viator de Sopuerta preparó diferentes tipos de pintxos y puso a la venta un libro de recetas con el objetivo de recaudar fondos para los viajes que los llevarán a varios países "dentro de un intercambio internacional", explicaron Alba y Malder, dos de los participantes. Por su parte, José Ramón Rivas invocó a la suerte vendiendo décimos de dos números para la Lotería del Niño. "Soy de Galdames, pero tengo la administración en Arrigorriaga, he traído a ver si la gente se anima" y el Ogi Eguna de 2020 se riega en euros.