Ezkerraldea

Alumnado de Medellín sueña en euskera gracias al pueblo de Ortuella

El Consistorio minero apoya con 20.000 euros un programa de tiempo libre en la ciudad colombiana

09.02.2020 | 05:04
El alumnado del colegio Euskadi de Medellín celebran su propia Korrika. Amets Ederra

El Consistorio minero apoya con 20.000 euros un programa de tiempo libre en la ciudad colombiana

Ortuella - Participar en actos de fomento de la cultura vasca como la Korrika forma parte de la habitualidad de la sociedad vasca que saca a la calle su deseo de fomento del viejo idioma y su uso normalizado entre los habitantes de Euskalherria. Sin embargo esto no es tan ordinario cuando esa manifestación se hace a miles de kilómetros del país de los vacos como sucede en la localidad colombiana de Medellín donde cerca de 30 alumnos del colegio Euskadi en Medellín participan en un grupo de tiempo libre para los estudiantes del centro educativo. "Hemos formado a monitoras nativas con un curso de capacitación en tiempo libre y de este curso ha salido cuatro educadoras que son las personas encargadas de llevar el proyecto allí", explican desde la asociación. Entre las actividades promovidas para los chavales destaca la organización de una Korrika por las calles de la ciudad colombiana", explicó la directora del colegio Euskadi en Medellín, Adriana Congote, quien resaltó que "el colegio tiene niños de todos los colores, sabores, olores y condiciones pero todos nos amamos y nos respetamos. Ese es nuestro lema, todos son distintos todos duelen distinto, todos tienen distinto color pero cada uno de ellos muestra su hermosura, su corazón".

El proyecto nació hace dos años, aprovechando el estrecho vínculo que une ambas ciudades, con el objetivo de crear un grupo de tiempo libre para los estudiantes del centro educativo inspirado en los valores scout. A lo largo del año, la asociación Amets Ederra realiza un seguimiento puntual del desarrollo de esta solidaria iniciativa.

La iniciativa, según explicaron sus responsables, está dirigida a niños y niñas de 7 a 14 años para formarlas en valores como el autoconocimiento, autoestima, el respeto al entorno y Medio Ambiente, así como el respeto a la diversidad e igualdad de género. Entre todos estos valores, la solución de los conflictos desde la no violencia ha sido uno de los mayores retos de los monitores, especialmente en una ciudad castigada históricamente por la violencia del narcotráfico.

lurgorri

noticias de deia