enkarterri

Gordexola repuebla la ribera del río Herrerías

Escolares del colegio Eduardo Eskartzaga recuperan la vegetación autóctona del cauce

08.02.2020 | 21:13
Cien alumnos tomaron parte en la actividad. Foto: URA

Escolares del colegio Eduardo Eskartzaga recuperan la vegetación autóctona del cauce

Gordexola - Qué mejor manera de terminar la semana lectiva que calzarse las zapatilla de deporte y disfrutar de una salida al campo con tiempo primaveral. Cien estudiantes del colegio Eduardo Eskartzaga de Gordexola tomaron ayer este ejemplo para repoblar los márgenes del río Herrerías con árboles autóctonos.

Se trata de "facilitar que los escolares puedan acercarse al río para plantar árboles de ribera y se sensibilicen sobre la importancia del abrigo natural de los ríos", detallan desde la Agencia Vasca del Agua, organizadora de la jornada didáctica. El programa comenzó con una charla para dar a conocer la vegetación de este tipo de ecosistemas y después los jóvenes se pusieron manos a la obra a plantar los árboles. Estas jornadas de voluntariado ambiental "están promovidas por los ayuntamientos y cuentan con el apoyo y colaboración de URA para impartir la charla divulgativa y proporcionar el material para la plantación". Una iniciativa que se inscribe "en los acuerdos alcanzados con los ayuntamientos para la realización de tareas de restauración, mantenimiento y recuperación de ríos", según añaden desde URA.

La misma zona donde ayer trabajaron los escolares del colegio de Gordexola forma parte de la red de itinerarios saludables que el Ayuntamiento ha delimitado para invitar a los vecinos a caminar por los parajes del municipio. Dos de las cuatro rutas propuestas discurren paralelas al río Herrerías. La primera parte de la plaza Molinar hasta tomar el camino por el río en el punto conocido como el Millar. Tras abandonar esa senda por Ibarguti, el itinerario prosigue hacia el camino de Ibarra y las piscinas para regresar a la plaza Molinar. En total, 3,8 kilómetros. La segunda alternativa sale también de Molinar y se desvía hacia el Herrerías a la altura de la torre Oxirando. Se sigue el curso del río hasta la torre de Zubiete antes de cruzar a la otra orilla en dirección al santuario de Nuestra Señora de Isasi. Desde allí la marcha vuelve a la plaza Molinar después de andar cinco kilómetros. - E. Castresana