Eskuinaldea-Uribe Kosta

Getxo acelera en la pandemia para bajar a 'ciudad 30'

La velocidad máxima de 30 kilómetros por hora se implantará en todo el municipio desde mañana

02.07.2020 | 00:13
Una de las señales que indica el límite de velocidad. Foto: G. U.

Getxo – Getxo será desde mañana zona 30 en la práctica totalidad de sus vías. El objetivo del Ayuntamiento era aminorar la velocidad por todo el municipio para finales de año, pero el estado de alarma y la nueva normalidad han acelerado ese proceso, y, por eso mañana, el Consistorio habrá completado en su trama urbana la implantación y señalización vertical de este límite de velocidad de circulación a 30 kilómetros por hora.

Así que la localidad le va poniendo freno al coche y dando más prioridad –y seguridad– al peatón, porque, además, después de la pandemia y las fases de desescalada son muchos los que hablan ya de la necesidad de una nueva movilidad. El Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Getxo 2017-2030 contempla este propósito de bajar la velocidad para los vehículos. La ciudad ya contaba con varias carreteras de máximo 30 y ahora la implementación general en todo el municipio de estos espacios facilitará la convivencia y la seguridad entre peatones, ciclistas y vehículos de movilidad personal. Así lo refleja, de manera más concreta, el decreto que el Ayuntamiento ha elaborado sobre la instauración de estas zonas 30 en todo el entramado urbano, ya que el documento defiende esta acción con el fin de "calmar y reducir el tráfico, cambiar los hábitos de conducción, mejorar la calidad del aire, reducir la contaminación acústica y facilitar la integración del tráfico ciclista en la calzada con peatones y vehículos de movilidad personal; contribuyendo a mejorar la salud, la movilidad sostenible y aumentar la seguridad de la ciudadanía".

Además, el equipo de gobierno señala que "estudios supramunicipales realizados en la materia indican que el riesgo de fallecer en un atropello se reduce entre cinco y ocho veces cuando la velocidad de impacto con el peatón pasa de los 50 a los 30 kilómetros por hora y reporta efectos beneficiosos para el cambio climático". Es decir, bajar –y conseguir anular– la cifra de muertos por atropello y los niveles de ruido, así como aumentar el cuidado al medio ambiente son las principales causas que motivan la decisión de que todo Getxo se ponga a 30.

Bilbao también llevará en los próximos días estas limitaciones de circulación para el tráfico rodado a todas sus calles, por lo que ambos municipios se convierten en pioneros en este sentido y van más allá de lo que prevé aprobar el Gobierno español próximamente, esto es, una normativa por la cual será obligatorio circular, dentro de las ciudades, a un máximo de 30 kilómetros por hora dentro en las calles de un único carril y sentido.

Menos coche "Esta medida trata de favorecer el cambio de mentalidad para no utilizar el coche en trayectos urbanos, sobre todo, en los más cortos", insisten desde el Consistorio getxotarra. Por lo tanto, detrás de esta reducción de velocidad, hay otros intereses, como impulsar la movilidad ciclista, para lo que será necesario mejorar la seguridad en las vías ciclables del municipio; completar e integrar la red segregada de bidegorris; potenciar el uso de la bicicleta privada y, a futuro, el sistema de bicicletas públicas, valorando la posibilidad de que todas ellas sean eléctricas; y aumentar de forma progresiva la red de aparcamientos de este medio de transporte, para adecuarse a las nuevas realidades de la movilidad sostenible y pensando en los destinos finales (trabajo y centros escolares, zonas comerciales, playas, equipamientos deportivos, culturales, edificios de la administración pública, paradas de metro, etc.). Todo ello está plasmado en el Plan de Movilidad Sostenible, que asimismo, persigue otras metas, como promover el uso de otros medios más eficientes y respetuosos con el medio ambiente (transporte público, peatonal), para reducir el peso de los vehículos particulares o defender que a toda la ciudadanía se le ofrezcan opciones de transporte que permitan el acceso a los destinos y servicios clave, asegurando la accesibilidad universal.

"El Ayuntamiento irá reforzando la señalética horizontal, realizará nuevas campañas de sensibilización y adecuará su normativa a la nueva realidad, una vez se dispongan de las regulaciones en tramitación por parte de otras administraciones competentes", concluye el Consistorio.