Lamiako no se olvida de su Maskarada

Cancelada por el covid-19, la organización llama a llenar los balcones de telas y aportar mensajes para un mural

29.05.2020 | 00:08
Imagen de archivo de la Maskarada de Lamiako.

Sugaar debería acudir hoy a la guarida de su mujer, Mari, para peinarla. Maiatza tendría que ir dando sus gritos por ahí. Prudentzia estaría vagando y preguntando por su hijo... Pero resulta que el coronavirus, la pandemia de 2020, se ha colado en la legendaria historia de la Maskarada de Lamiako, la que profundiza en las raíces de este barrio de Leioa, y la ha devorado. Los vecinos no saldrán en bloque a representar su identidad este año, pero sus responsables piensan que todos pueden recordarla.

"Lamiako Maskarada pierde el sentido sin la presencia del pueblo, por lo que animamos a adornar los balcones de Lamiako y La Txopera con todo tipo de telas y sábanas floreadas. Asimismo, invitamos a ir al campo de futbito y dejar mensajes de apoyo para hacer un mural, pero respetando las normas de seguridad vigentes", aseguran Arene Albizu y Arkaitz Correa, que están al frente de la organización, que además, ha preparado un vídeo especial que se emitirá hoy por las redes sociales. "Podemos vivir nuestra tradición de una manera diferente", enfatiza Arkaitz. Un halo de pena invade a todos los habitantes de Lamiako de forma inevitable, pero toca adaptarse al golpe de esta situación. Iba a ser la edición número 42. Iba a dar el pistoletazo de salida, una vez más, a las fiestas de Lamiako, que en esta ocasión serán virtuales, con la celebración de diferentes concursos, por ejemplo. Iba a ser el momento de unión del barrio en torno a su pasado. Pero el covid-19 doblegó a la lamia. A excepción de varios años en la década de los 80, que Lamiako Maskarada no se celebró por razones "totalmente diferentes", desde el año 1988 se ha llevado a cabo de manera ininterrumpida y "ni la lluvia ni el granizo" han podido nunca con ella. "Nunca ha tenido que suspenderse; empezó en 1979 y hubo cuatro maskaradas consecutivas, luego hubo un parón de dos años, se sacó otro año más y volvió a haber un parón de tres años; es decir que en los años 80 hubo varios parones debido a la falta de dinero, organización o asuntos logísticos; desde el año 88 sí que la hemos celebrado de manera ininterrumpida", explica Arkaitz.

Así que el pensamiento estará hoy con los personajes mitológicos que recorren el barrio leioaztarra inundándolo de fiesta y alegría y que cuando la noche cae se reúnen en un akelarre que es el colofón a un espectáculo mágico. Esta vez, el año de la pandemia, las cámaras de Telebilbao emitirán a las 23.00 horas la edición del año pasado.