Durangaldea recicló el año pasado 107 toneladas de residuos orgánicos

El contenedor marrón permite desde este mes depositar también restos de carne y pescado

09.03.2021 | 00:52
Augusto Uriarte y Mireia Elkoroiribe.

La Mancomunidad de Durangaldea, responsable de asegurar la recogida selectiva y correcta gestión de los residuos orgánicos a través del contenedor marrón, ha comenzado a recoger este mes de marzo también los restos de pescado y carne. Se trata de un cambio que es ahora posible por las mejoras introducidas por la Diputación Foral de Bizkaia en la planta de tratamiento de Alosotegi, Bizkaiko Konpostegia.

El contenedor marrón comenzó su expansión por los municipios de Durangaldea hace cinco años, y desde entonces las cifras de recogida de orgánico han experimentado incrementos sostenidos, pasando de 99.060 kilos de 2016 a los 107.290 de 2020. La Mancomunidad presta este servicio en Abadiño, Atxondo, Elorrio, Garai, Iurreta, Izurtza, Mañaria y Zaldibar, municipios en los que en torno al 24% de la población –del orden de 1.635 hogares de Durangaldea– dispone de su cubo para la recogida selectiva y utiliza el quinto contenedor.

El pasado mes de noviembre la Mancomunidad de Durangaldea puso en marcha la campaña Está en tus manos: residuo o tierra con el propósito de sensibilizar a vecinas y vecinos sobre la importancia de utilizar el contenedor marrón e incrementar el compostaje de la fracción orgánica. La Diputación Foral de Bizkaia ha modificado el sistema de tratamiento de los residuos orgánicos para incluir la recogida de carne y pescado crudos y cocinados en el contenedor marrón. Esta modificación es un paso más para incrementar la recogida selectiva de este tipo de residuos, siguiendo los objetivos marcados y después de haber realizado diferentes pruebas y contrastes, como la desarrollada en la comarca de Lea Artibai, para garantizar los parámetros de calidad necesarios para hacer un compost de calidad.

Por ello, desde el pasado día 1 se pueden depositar en el contenedor marrón restos de origen animal cocinados o crudos (restos de carne, embutidos, pescado y marisco, restos de huevo y sus cáscaras, huesos y queso) así como restos de origen vegetal cocinados o crudos (restos de frutas, verduras, legumbres, hortalizas, pastas y arroces, semillas). También pueden depositarse restos de flores y plantas, restos de la huerta, hierba y restos de poda. Asimismo, entran en esta lista posos y filtros de café, bolsitas de infusiones, restos de pan, galletas y bollería, frutos secos y sus cáscaras, huesos de fruta y tapones de corcho natural, entre otros.

No podrán depositarse en el contenedor marrón el polvo de barrer, colillas, restos de cenicero y excrementos de animales. Tampoco pañales, compresas, tampones, papel de cocina, servilletas y manteles de papel, entre otros residuos.

noticias de deia