‘Kolegui’, sueño de un gerlari

A sus 33 años, el durangarra Jorge Hurtado ha abierto un centro de actividades físicas en Iurreta

Ganador del Concurso de Proyectos Empresariales, el joven ha recibido 6.000 euros de subvención

08.02.2020 | 20:04
‘Kolegui’ es el responsable del nuevo centro de actividades físicas abierto en Iurreta.Foto: K. Doyle

Durango - Satisfecho y orgulloso de haber cumplido el sueño de poder abrir su propio negocio. Así se siente el vecino del barrio durangarra de San Fausto Jorge Hurtado, Kolegui, con la apertura del centro deportivo de actividades físicas Gerlari en el municipio de Iurreta. Ubicado en el Dantzari Auzuena, su negocio se ha impuesto en el Concurso de Proyectos Empresariales que por décimo año consecutivo organiza el Ayuntamiento con el propósito prioritario de impulsar la creación de nuevas empresas dentro de los límites del casco urbano. "Las artes marciales es lo que realmente me llena y por fin puedo dedicarme a ello", explicó el joven emprendedor.

Tras 18 años trabajando en la hostería, gran parte de ellos ayudando en el negocio familiar, Kolegui abrió las puertas de Gerlari el pasado 4 de febrero. Sus inicios en las artes marciales comenzaron hace casi una década introduciéndose en el wingtsun. Su amigo Santi le animó a probar una disciplina que perfeccionó con Yimi Rojas, con quien entrenaba de madrugada después de trabajar, José Ortega o Salvador Sánchez, su actual maestro. "A raíz de mis conocimientos unos amigos me pidieron que les diese unas clases básicas y fue entonces cuando surgió la idea de poder crear mi propio negocio", recordó con cariño y muy agradecido a todas las personas que le han ayudado en su formación; hoy cinturón negro y 2º Dan en wingtsun.

En lo que a sus inicios formativos se refiere, sus primeras clases las impartió en dos garajes de Jesuitak en Durango, después se trasladó a unas oficinas del barrio abadiñarra de Matiena y los dos últimos años y medio sus alumnos acudían a un pequeño local de unos treinta metros cuadros que alquilaba en el barrio de San Fausto. "Tengo que reconocer que me apasiona este mundo y me parecía una gran oportunidad abrir nuestro propio negocio en Iurreta", apuntó ilusionado a sus 33 años.

Reconociendo que "no es fácil embarcarse en un proyecto de estas características", Kolegui se sintió muy agradecido con la subvención de 6.000 euros recibida por la administración local iurretarra.

Experto en artes marciales, Jorge se encarga de impartir las clases de wingtsun y kickboxing. De momento, ya son 21 adultos y 22 niños en su especialidad mientras que 16 toman parte en las sesiones de kickboxing para principiantes. En ese sentido, el durangarra quiere agradecer la ayuda que recibe tanto de Maikel Horna como de Guillermo Arana para llevar a cabo las diferentes clases. Además, el nuevo centro deportivo de actividades físicas ofrece la oportunidad de practicar variadas disciplinas como yoga, pilates, gimnasia de mantenimiento (GAP) o hipropresivos, entre otras clases. "Quiero fomentar todo tipo de actividades físicas y que la gente tenga la oportunidad de probar y disfrutar con el deporte", aseguró el responsable de Gerlari.

Una de las grandes novedades del centro vendrá con la puesta en marcha, posiblemente en abril, de un curso de defensa personal dirigido a las mujeres. En colaboración con la Asociación de Mujeres Anderebide, Kolegui quiere ofrecer, con prioridad para las vecinas del municipio, 10-12 horas de clases donde impartirá diferentes técnicas de defensa repartidas en cuatro fines de semana. "Lo primero que busco es que tengan confianza en ellas mismas y que las participantes puedan utilizar recursos para defenderse en situaciones comprometidas", aseguró Jorge, añadiendo que "los fondos que se recauden irán destinados a alguna asociación relacionada con las mujeres".

Aita 'gerlari' Con el apoyo incondicional de su mujer Yusni Matute, Kolegui afronta ilusionado una etapa que a partir de julio estará marcada felizmente por el nacimiento de su primer hijo. "Con el niño iré jugando poco a poco y tengo muchísimas ganas de poder enseñarle aunque luego será él quien decida lo que quiera hacer", finalizó feliz imaginándose con su hijo en el tatami.