Zorrotzaurre engorda 52.000 metros cuadrados de terrenos

La isla ha ganado 52.000 metros cuadrados de terrenos tras 'comérselos' a la lámina de agua en dos tramos separados del canal de Deusto

17.05.2021 | 01:15
Tramo de los terrenos ganados al canal de Deusto cercano al puente Gehry una vez finalizadas las obras de relleno que han actuado también en la punta opuesta de la isla entre Zorrotza y San Ignacio.

La isla de Zorrotzaurre ya ha concluido su engorde. Las obras de ensanchamiento de la nueva área de desarrollo urbanístico de Bilbao han culminado estos días en la punta norte de la anterior península, la zona ubicada entre los barrios de San Ignacio y Zorrotza. Unos trabajos que "se han desarrollado según lo previsto y eso que era un proyecto de gran complejidad", asegura a DEIA Carlos Alzaga, director general de la Autoridad Portuaria de Bilbao (APB), la entidad que ha liderado esta singular intervención.

Han sido 22 meses de trabajos de ingeniería portuaria muy diversa y espectacular. Así, se ha asegurado el fondo de la ría hincando más de 9.000 pilotes de grava de un metro de diámetro y se han utilizado miles de metros cúbicos de rellenos, los cuales han sido contenidos con 750 metros lineales de muros prefabricados. Un paramento generado con grandes piezas de hormigón que ha conllevado espectaculares maniobras con grandes grúas para su asentamiento en el fondo del cauce, el cual se coronó con la instalación de la nueva punta sur de la isla mirando al mar alargando de esta manera unos metros la isla de forma artificial.

Con todas estas actuaciones Zorrotzaurre ha engordado a lo ancho en dos tramos ubicados en sus extremos, uno de cerca de 650 metros de largo, junto al puente de Frank Gehry, y una segunda sección, aguas abajo, frente a la sede verde de la ingeniería IDOM, de 750 metros de longitud. En total, se han generado cerca de 52.000 metros cuadrados de superficie, la extensión de 7,5 campos de fútbol como el de San Mamés. Unos terrenos que se han comido la misma extensión de la lámina de agua del cauce artificial, lo que además ha servido para que el canal se haya estrechado y cuente ahora con una anchura uniforme a lo largo de sus 2,2 kilómetros de longitud.

El responsable de la APB desvela que "las empresas han acometido muy bien los trabajos. En otras obras siempre puede surgir algún conflicto, pero en este caso ha sido todo lo contrario". Las constructoras que apostaron por este proyecto han sido Acciona y Altuna y Uria y realmente ha sido una apuesta, ya que ambas empresas han adelantado "los más de 20 millones de euros que ha costado la ejecución de obras, así que tenían que hacerlo bien", indica Alzaga. Esta aportación es consecuencia de una fórmula de gestión jurídica y administrativa totalmente inédita y en la que están implicados hasta seis entes públicos diferentes. La originalidad se basa en que las obras han sido promovidas por la Autoridad Portuaria, competente en lo que afecta a la lámina de agua de la ría, pero en vez de pagar con dinero en efectivo a las empresas que han acometido los trabajos lo hará en derechos urbanísticos de construcción sobre los propios solares generados. Esta situación tan especial es debida a que el Puerto de Bilbao, por ley, no puede acometer obras que no tengan como objetivo fines portuarios específicos, como es este caso.

Estas circunstancias tan anómalas han supuesto que, además del control de los trabajos que ha efectuado el Puerto de Bilbao, también hayan estado ojo avizor las promotoras que forman parte de los respectivos grupos empresariales de Acciona y de Altuna y Uria. "Han estado muy encima para que hicieran las obras de acuerdo a los proyectos iniciales", indica Alzaga. Y es que, por ejemplo, varios solares de nuevo cuño se han dispuesto ya con una profundidad específica, varios metros por debajo de la línea de tierra, para así no tener que excavar la parcela en el proceso de cimentación y generación de los garajes bajo los edificios de viviendas.

Una vez concluida ya la parte más vistosa del proyecto de ensanchamiento de la isla, se pasará en breve a la siguiente etapa, mucho más gris y burocrática. En ella se convertirá legalmente la superficie generada en unas parcelas con asiento notarial donde poder construir la oferta residencial prevista en el plan urbanístico de Zorrotzaurre. Además de también se habilitarán parques y servicios públicos para los vecinos.

Carlos Alzaga explica que "una vez la Autoridad Portuaria efectúe la recepción oficial de la obra concluida, empezaremos con el proceso, primero declarando la innecesariedad de esos terrenos para cualquier actuación portuaria, después promoviendo su desafectación lo que permitirá su enajenación y posterior entrega a los contratistas". Una labor administrativa que se antoja ardua ya que se depende de la tramitación en varios ministerios en Madrid, la APB es un ente que depende del Estado, y que Alzaga calcula que se prolongará a lo largo de un año aproximadamente, "aunque si fuese antes sería mejor", concluye.

La cifra

20

Las dos empresas que han acometido los trabajos de forma conjunta, Acciona y Altuna y Uria, han adelantado alrededor de 20 millones de euros para ejecutar las obras que les serán devueltos en derechos urbanísticos de construcción de viviendas en los mismos solares que han generado.

Al detalle

Lo que restaUn año de trámites administrativos

Para que las constructoras, a través de sus respectivas promotoras, puedan empezar a levantar viviendas tiene que pasar todavía un año de gestiones y tramitaciones administrarivas de la Autoridad Portuaria y varios ministerios en Madrid.

Implicación

hasta seis entidades públicas

Para que los rellenos fueran posibles se han coordinado la Junta de Concertación de Zorrotzaurre, la Comisión Gestora, la Autoridad Portuaria, Puertos del Estado, el Consistorio de Bilbao, el Gobierno vasco y el ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

noticias de deia