Más del 58% del terreno no se podrá urbanizar

La actividad del sector primario es tan escasa que tan solo genera el 0,2% del Producto Interior Bruto

09.02.2020 | 18:26
Faldas del Pagasarri donde más explotaciones agrarias se registran.

Bilbao - La villa es una urbe especial. El dato de que más de la mitad de suelo, en concreto el 58,31% de su término municipal, es terreno no urbanizable llama poderosamente la atención. Su situación geográfica y topográfica rodeada de montes y la intención municipal de no colonizar con más edificaciones las faldas de Artxanda, Arnotegi o Banderas son las que procuran una cantidad tan extensa de metros cuadrados donde los espacios verdes y de ocio son los dueños de territorio. Pero en este gran espacio sin cemento también existe un sector primario que engloba la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca, aunque es cierto que tan solo representa un exiguo 0,2% del Producto Interior Bruto local.

El estudio de sostenibilidad económica del PGOU dedica un epígrafe a la poca capacidad de generar productos comestibles que tenemos en la villa y reconoce a Bilbao como "una ciudad dependiente" en cuanto a autosuficiencia alimentaria.

Y aunque reconoce el informe que cambiar esta situación "excede del cometido propio del Plan General" sí plantea unas cuantas medidas que "pudieran contribuir (siquiera indirectamente) a la progresiva reducción de la citada dependencia". Es decir, procurar el producto cero bilbaino.

Este listado se inicia con la declaración de intenciones de consolidar el medio rural y natural existente ahora mismo. También busca la identificación y preservación de los suelos de alto valor estratégico, amparándose en los criterios del vigente plan territorial agroforestal, y apoya las actuales explotaciones existentes tanto agrarias y ganaderas, como forestales.

Pero además de procurar no perder la escasa población baserritarra, también el PGOU pretende proteger la gran cantidad de extensión natural que disfrutamos a diario a pocos metros del casco urbano.

Red de espacios públicos Por eso la intención es configurar una tupida red de espacios públicos que incluirá, por una parte, extensiones de uso libre y, además, un parque rural que sumarán un total de 1.200 hectáreas de terreno. Esta malla acogerá solares rurales de características muy diferenciados incluyendo suelos de alto valor estratégico, zonas con vegetación y arbolado a proteger y áreas forestales que al Ayuntamiento le interesa preservar. También se pretende incentivar la actividad agraria y otras disciplinas del sector primario. Con esta iniciativa se actuará sobre la mitad del total de la superficie no urbanizable que contempla el nuevo Plan General de Ordenación Urbana. - Alberto G. Alonso

el detalle

0,2%