Bilbao estrena hotel cápsula

El primer hostel cápsula del Estado abrirá este mes en la calle Doctor Areilza

Los promotores afirman que la filosofía de Optimi Rooms, con cincuenta habitáculos, es ofrecer confort a buen precio

09.02.2020 | 01:49
Optimi Rooms cuenta con cincuenta cápsulas que se abren con una tarjeta y se pueden cerrar, lo que aporta más intimidad a los usuarios. Fotos: Oskar González

Los promotores afirman que la filosofía de Optimi Rooms es ofrecer confort a buen precio

Bilbao - El boom hotelero que está percibiendo Bilbao no se limita al número de aperturas previstas a corto plazo, sino que también se caracteriza por la variedad de alojamientos que comienza a ofrecer a los visitantes. Ejemplo de ello es el primer hostel cápsula del Estado que abrirá sus puertas en el número 58 de la calle Doctor Areilza a lo largo de este mes. Sus cincuenta habitáculos, a partir de 24,95 euros la cabina individual, proponen una experiencia muy similar a la de pernoctar en una nave espacial por la estética futurista con la que están decorados. Los promotores bilbainos que están tras Optimi Rooms aseguran que esta modalidad de hospedaje ofrece la misma privacidad que un hotel al precio de un hostel. Y todo ello, defienden, sin la claustrofobia que generan las cápsulas japonesas, de donde proceden estos alojamientos.

"La idea surgió viendo un documental hace dos años. Nos preguntamos por qué en Bilbao no había nada parecido y pensamos que la ciudad que se merecía un espacio así", afirma Iñaki Zabala, uno de los impulsores de esta aventura empresarial que comenzó hace seis años con Optimi Center. "Es un espacio de cuarenta oficinas y gestionamos la recepción, es una especie de hotel de empresas. Nos pareció buena idea tener no solo espacios para trabajar, sino también para descansar", detalla el promotor. "La mejor forma era mirar al futuro y hacia el tipo de alojamientos que vienen. En vez de apostar por una litera como hace cualquier hostel, quisimos diferenciarnos y hacer una especie de hostel premium", añade Zabala, quien consciente del rechazo que puede provocar entre determinado público un habitáculo de dimensiones limitadas, defiende que "no es para nada un espacio angustioso ni agobiante".

Este tipo de hospedajes fueron creados en Japón en 1979 como una alternativa barata de alojamiento cuando alguien perdía el tren o quería correrse una juerga. Sin embargo, Iker Caballero, otro de los socios de Optimi Rooms, sostiene que las cápsulas que ofrecen "son más amplias que las que suele haber en Japón, donde las camas individuales son de noventa centímetros, mientras que estas son de 120". Además, exponen que las de Optimi Rooms son horizontales, a diferencia de las verticales del país asiático, donde su forma se asemeja más a la de un nicho.

Por todo el mundo Este modelo de negocio no ha dejado de expandirse hasta convertirse en una modalidad de alojamiento cada vez más demandado. "Hay hostels así en Croacia, Dubái...", exponen los promotores sobre los hoteles cápsula que también están presentes en los aeropuertos de México D. F. o Moscú. No obstante, aunque hay alguna cadena presente en Barcelona que se promociona como la primera en hostels cápsula del Estado, los responsables de Optimi Rooms aseguran que nada tiene que ver con su propuesta, ya que la intimidad en los alojamientos catalanes se basa en extender una cortina. "En la litera de un hostel no hay privacidad", asegura Iker Caballero, algo que consideran muy importante. "Y sabemos que existe la incertidumbre sobre quién duerme al lado. En nuestras cápsulas nadie puede entrar, salvo el usuario que tiene la tarjeta", apunta Zabala, quien considera que ningún promotor se ha lanzado antes a la piscina porque es una modalidad que requiere una inversión mayor que un hostel al uso.

"Buscamos que cuando se pruebe esta opción prácticamente se olviden las demás. Hay que verlo como una experiencia", asevera Iñaki Zabala. ¿Y en qué consiste? Caballero afirma que el formato está adaptado para que el usuario realice nada más entrar un recorrido "tipo Ikea". De esa forma, el check-in se realiza en la entrada, desde donde se pasa a una sala común, una zona más distendida donde se puede hablar con otros usuarios. "Luego entras en una zona más privada, donde están los baños y las duchas. No es como en un gimnasio, tienes privacidad para ducharte y puedes ir con tu maleta para cambiarte tranquilamente", apunta. De ahí se transcurre a la zona de taquillas, con capacidad para maletas grandes, donde cada usuario tiene una que solo se abre con su tarjeta. Y finalmente el cliente llega a las cápsulas.

Servicios adicionales "Hemos incidido en el confort", expone Zabala, quien defiende que han optado por colocar incluso colchones viscoelásticos en las 36 cabinas individuales y catorce dobles que ofrecen. "Queremos al cliente que se quiera ahorrar un hotel, porque el precio es bastante más económico, pero que tampoco sea el típico mochilero", afirma Iker Caballero. De esa forma, afirman que la cápsula individual estará disponible a partir de 24,95 euros y la doble desde 34,95 euros por noche. "Todo el mundo nos dice que es muy barato. Son precios de temporada, aunque cuando lleguen momentos puntuales como el Bilbao BBK Live o la Aste Nagusia se adaptarán", indica Zabala. "Teníamos claro que no queríamos competir en precio con otros hostels porque hay determinadas épocas del año en el que bajan los precios y puedes encontrar camas por 12 euros", añade Caballero.

Todas las cabinas cuentan con diversos servicios que ejemplifican el uso de la tecnología más puntera, como la posibilidad de seleccionar una ventilación constante pulsando un botón en el mando, televisiones con streaming para ver series y películas, un tocador con espejo iluminado con luces led, puertos de conexión para USB y auriculares o una caja fuerte para guardar pequeños objetos de valor. "Además tenemos delimitados varios servicios extras que se pueden añadir", puntualiza Iñaki Zabala. De esa forma, por un sobreprecio de 5 euros más los clientes pueden alargar el check-out hasta las 14.00 horas, recibir un kit de limpieza dental o un mapa de Bilbao con recomendaciones.

Optimi Rooms no ofrece servicio de comidas ni de desayuno dentro del hostel. "No nos queremos meter en el tinglado que supone destinando las instalaciones a ello, preferíamos centrarnos en el descanso", cuenta Iker Caballero, quien agrega que no se permitirá comer en el interior de las cápsulas, aunque puntualiza que en la sala común, donde sí se podrá comer, habrá una máquina expendedora y un microondas. Los promotores esperan llegar a un acuerdo con hosteleros de la zona para ofrecer desayunos. Dentro de los servicios extras individualizados Zabala y Caballero también mencionan la lavandería, a la que se podrá optar bajo previa petición.