Servicio de Mediación Familiar del Gobierno vasco

El confinamiento, un reto de convivencia para las familias con personas mayores o dependientes

05.04.2020 | 19:40
Consejos del Servicio de Mediación Familiar del Gobierno vasco

Muchas familias tienen que adaptarse al cambio de dinámicas provocadas por el cierre de los Centros de Día y locales de jubilados

La situación de alerta sanitaria provocada por el Covid-19 enfrenta a cada familia a un reto diferente. No hay duda de que durante el confinamiento resulta vital el contacto entre las personas que conviven en un mismo espacio, pero en estos momentos hay diferentes situaciones familiares y en algunas de ellas, los cambios provocados resultan difíciles de afrontar. Este es el caso, por ejemplo, de las personas mayores y dependientes, ya que el cierre de los Centros de Día ha supuesto un cambio importante en sus dinámicas y también en las de sus familiares. Por este motivo, el Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno vasco ha hecho pública una serie de consejos y recomendaciones dirigidas a diferentes situaciones familiares con el fin de que la convivencia se desarrolle de la mejor manera posible.
En el caso de las familias con personas mayores dependientes a su cargo, la situación es especialmente difícil. En primer lugar, por la preocupación por la salud de sus mayores, al ser las personas más vulnerables en esta situación, y, en segundo lugar, por la necesaria reorganización de sus cuidados.
Con el fin de alcanzar la mejor armonía entre las familias con personas mayores a su cargo, el Servicio de Mediación Familiar del Gobierno vasco recuerda la importancia de mantener algunas pautas básicas en su vida cotidiana y establece una serie de recomendaciones.

Más información en:
ÁLAVA-ARABA
T: 945 171 125
smfaraba@bateratu.org

— BIZKAIA
T: 944 277 788
smfbizkaia@bateratu.org

— GIPUZKOA
T: 943 576 208
smfgipuzkoa@bateratu.org


Consejos para ayudar en la adaptación

— Mantener un horario fijo de levantarse de la cama y acostarse.
— Mantener la higiene personal como si fuéramos a salir de casa. duchas, higiene personal, cambiarse de ropa, etc. No estar con el pijama todo el día.
— Mantener los horarios de comidas, y valorar la posibilidad de bajar un poco la cantidad de comida que ingerimos (no es necesaria la misma cantidad que si saliéramos a la calle e hiciéramos un esfuerzo mayor).
— Realizar una rutina de paseos por casa, y ayudar al anciano/a con sus ejercicios, para facilitar su bienestar físico.
— No tener encendida la televisión todo el día, y evitar escuchar todos los días el mismo tema, ya que puede no ayudarnos a mantener la calma.
— Cada día, mantener contacto telefónico con algún familiar. Es tan importante que las personas mayores se comuniquen con sus familiares y los/las amigos/as de su generación, como que las personas que están a su cuidado tengan comunicación con el resto de la familia. Para ello se recomienda utilizar medios de comunicación que permitan vernos (videoconferencias).
— El apoyo social y familiar es muy importante para todos. Cuidar y acompañar a la persona cuidadora es fundamental en este momento de aislamiento.
— Posibles distracciones para las personas mayores: juego de cartas, dominó, sopa de letras, lectura..., sacar temas de conversación que puedan tener interés para la persona mayor, como su pueblo, lo que hacía en su infancia, cómo se ha ganado la vida€, tratar de recordar cosas amables que le hagan sonreír.
— Procurar que el carácter alegre y amable no se pierda a lo largo de este confinamiento, ya que caer en momentos de desilusión, tristeza o enfado es un riesgo común, pero lo es más para las personas mayores, que tienen menos recursos tanto tecnológicos como de vistas al futuro con esperanza.