Desde el pasado 19 de marzo

La Diputación confirma ocho fallecidos en la residencia de Balmaseda

El diputado de Acción Social, Sergio Murillo, anuncia que el viernes comenzarán a realizar test a todos los trabajadores de los centros de Bizkaia

02.04.2020 | 13:43
Imagen de archivo de la residencia Las Aceras de Balmaseda

La Diputación ha confirmado que ocho usuarios de la residencia Las Laceras de Balmaseda han fallecido desde el pasado 19 de marzo, siete de ellos la última semana. Cuatro de ellos murieron en el hospital, tres de los cuales dieron positivo en coronavirus, y el resto lo hicieron en la propia residencia, por fallos multiorgánicos. Las edades de los fallecidos se sitúan entre los 86 y los 104 años.

En una entrevista en ETB1, el diputado de Acción Social, Sergio Murillo, ha informado esta mañana de que el lunes se realizó una inspección en la residencia y se puso en marcha el plan de contingencia, pidiendo a Osakidetza realizar más pruebas diagnósticas de Covid-19 y distribuyendo más equipos de protección individual entre los trabajadores. A día de hoy, prácticamente la mitad de los usuarios de la residencia, unos cuarenta, están infectados por el coronavirus. Debido a que se trata de una cifra muy elevada, ha explicado Murillo, se ha tomado la decisión de no trasladarles al centro de Birjinetxe, al que ya han sido enviados 24 usuarios positivos de residencias, sino sectorizar la propia residencia de Balmaseda, separando a los usuarios con síntomas para tratar de contener los contagios.

Sin restar gravedad a los datos, "solo un muerto ya es importante", el diputado foral incidió en la importancia de "contextualizar" la situación que se vive en las residencias de Bizkaia derivada del coronavirus. En este sentido, informó de que el pasado mes de marzo fallecieron en estos centros de mayores del territorio 182 personas, 33 de ellos con resultado positivo al coronavirus; la misma cifra que se registró en marzo de 2018, un invierno especialmente complicado por la virulencia de la gripe estacional, y en enero de 2016 fueron 250 las defunciones. "El coronavirus tiene una mayor capacidad de contagio y no tenemos vacuna ante él, pero los usuarios de las residencias son personas muy mayores, con una situación complicada, que les hace más vulnerables", encuadró Murillo.

Además, el responsable del departamento de Acción Social avanzó que a partir de mañana se van a comenzar a realizar test a todos los trabajadores de las residencias de Bizkaia, tanto públicas como privadas, y que en los últimos dos días han repartido 240.000 mascarillas entre los 145 centros, tanto para la plantilla como para los usuarios, "suficientes para dos semanas".