Vertedero de Zaldibar

Los residuos enfrentan a la patronal con Medio Ambiente

28.02.2020 | 06:15
Los operarios localizaron ayer una excavadora, que se ve a la derecha, sepultada el pasado día 6.

Confebask antepone la búsqueda de vertederos a la 'ecotasa' planteada por Arriola, que responde que la gestión de desechos corresponde al productor. Ayer fue desenterrada una excavadora

La actividad diaria se mantiene a buen ritmo en la zona de búsqueda acotada por técnicos y especialistas -en virtud a las declaraciones de trabajadores de Verter Recycling- como la "más probable" para localizar los cuerpos de Joaquín Beltrán y de Alberto Sololuze. De hecho, a lo largo de estas tres semanas, con los parones obligados por la inestabilidad del terreno, se han extraído y revisado algo más de 5.000 metros cúbicos de material de los que 3.300 se corresponden con ese punto de la ladera -a la derecha- donde fue encontrado el coche de Joaquín con el motor todavía encendido. Precisamente ayer fue desenterrada una excavadora que fue arrastrada y sepultada tras el colapso del vertedero.

También se mantiene la actividad diaria del tejido industrial, aunque la inquietud empieza a hacer mella en la patronal vasca, que urge a buscar una solución a corto plazo para los residuos que un buen puñado de empresas -unas 700, estiman fuentes consultadas- siguen generando y que enviaban a la planta de Zaldibar. Se trata de desechos procedentes del sector papelero, siderúrgico, fundición, construcción o automoción, aunque las instalaciones también absorbían basuras de otros lugares de Bizkaia e incluso de fuera. El Ayuntamiento de Gasteiz, por ejemplo, ya dijo que el vertedero de Gardelegi podría albergar "23.000 toneladas de residuos generados por empresas alavesas" que eran llevados a Zaldibar.

Con todo, y sin entrar a valorar la conveniencia o incorrección de la ecotasa planteada por Iñaki Arriola, desde Confebask apremiaron al Ejecutivo vasco a ofrecer soluciones al problema que ya se atisba en algunos centros de producción. Así lo dijo su presidente, Eduardo Zubiaurre, aunque días antes su homólogo vizcaino, Iñaki Garcinuño, ya lo había puesto sobre la mesa de debate. "Es más urgente encontrar un destino a los residuos industriales porque si no, va a parar el tejido empresarial de este país", insistió Zubiaurre. Unas palabras que, sin embargo, no sentaron muy bien en el Departamento de Medio Ambiente que respondió a Confebask que "la gestión de los residuos industriales es una responsabilidad indeclinable de quienes los generan" y que la tarea asumida por el Departamento consiste en "colaborar para facilitar salidas de urgencia a los residuos de las empresas que tenían mayor dependencia" de dicha escombrera.

"Inquietud" El presidente de Confebask subrayó que a corto plazo existe la necesidad de encontrar un destino a los residuos que se generan porque "si no, vamos a parar el tejido empresarial de este país, sobre todo, de aquellas industrias muy importantes como pueden ser las acerías y la industria papelera que necesita encontrar un destino a los residuos que genera todos los días". La patronal está de acuerdo en estudiar la viabilidad de ese impuesto que grave la eliminación de residuos a través de un vertedero con el objetivo de que enviar residuos a una escombrera no salga barato y sea, por tanto, la ultima opción para el generador de los residuos.

En opinión de Zubiaurre, "hay inquietud porque las soluciones no se están encontrando a corto plazo y la generación de residuos es algo diario en la actividad industrial a la que hay que darle salida". En este sentido, declaró que "el problema se está haciendo cada vez mayor", por lo que expresó su deseo de que "entre todos se pueda encontrar una solución a corto plazo que permita que la actividad industrial de empresas muy importantes de este país continúe sin problemas".