Azar navideño de la A a la Z

Las administraciones apuran las ventas para el sorteo de lotería más popular del año y al que más gente juega participaciones o décimos. Un ritual anual para muchos desconocido, pero que tiene sus claves y palabras endémicas que hay que conocer bien para seguir con más ilusión el sorteo

20.12.2019 | 06:21
El pasado año parte del Gordo fue vendido en una administración de Gernika.

Bilbao - Quizás sea el juego de azar más compartido con los seres queridos y amigos, aunque cada vez los premios tapen menos agujeros. De todas formas si llega a tocar algo, aunque solo sea una pedrea, la alegría se desbordará pasado mañana en muchas casas. Esta es una guía del sorteo de la A a la Z con los datos de Bizkaia.

ADMINISTRACIÓN. Son 145 las administraciones o despachos de lotería repartidos por todo el territorio de Bizkaia. El último que se ha incorporado a la lista es el que vende y distribuye la lotería a Abadiño desde 2017.

BOMBOS. El Sorteo de Navidad es especial, ya que solo usa dos bombos, como en los tiempos de antaño. En la cesta grande dan vuelta las bolas con 100.000 números y en la pequeña se ubican los premios. Existe un juego de bombos suplentes por si ocurre algún problema con los titulares aunque su aleación de cobre, plomo y estaño les hace casi indestructibles.

CÉNTIMOS. 80 céntimos de euro. Es la cantidad de dinero que cada lotero gana por cada uno de los décimos que vende en ventanilla y también los que envían a otras localidades vía Internet.

DÉCIMO. Olvidadas ya casi las participaciones, es la moneda de cambio habitual en Navidad. Y son décimos porque son diez los que componen un billete, serie o plancha de lotería. En el sorteo del domingo cada décimo vale 20 euros y un billete, 200.

EUFORIA. La que se desata entre los premiados. Las celebraciones con cava frente a administraciones que han vendido números afortunados es una de las estampas clásicas del sorteo y del inicio de las fiestas navideñas.

FEBRERO. Aunque parezca mentira es en febrero, cuando las administraciones piden la cantidad de lotería que estiman oportuno para sacarla a ventanilla en julio y empezar la campaña de verano. Según se acerca el sorteo hay despachos que piden más billetes, hasta en tres y cuatro ocasiones, dependiendo del tirón que tenga la administración.

GORDO. La palabra más pronunciada y ansiada estas semanas entre los apostadores a la suerte. Como años anteriores este primer premio repartirá 4.000.000 por billete o 400.000 euros si solo lleva en la cartera un único décimo.

HACIENDA. Es la que gana en todos los sorteos navideños. A todos aquellos premios superiores a 20.000 euros habrá que restarles un 20% de retención que se queda aquí, en las arcas de la Hacienda Foral de Bizkaia.

INTERNET. El nuevo canal de venta de la lotería de Navidad que no ha cuajado tanto como quisieran los loteros, aunque las compras con esta fórmula continúan al alza. Su principal ventaja: poder elegir un número concreto para jugar, aunque no es tan atractivo como adquirir en mano el décimo de toda la vida.

JUEGO. A pesar de que las ventas del Sorteo de Navidad suponen más de la mitad de todos los ingresos del año de la Lotería Nacional, en los últimos tiempos la variedad de juegos de azar presentes en administraciones y despachos supone que ya no tenga tanto enganche como en décadas pasadas. La Lotería a lo largo del año supone un 15,6% de todos los juegos.

KILOS. Cerca de 800 pesa el bombo grande que alberga todos los números del sorteo mientras que su hermano menor se queda en la mitad de peso. Las bolas son más ligeras, elaboradas con madera de boj procedente de Galicia. Cada una pesa solo tres gramos.

LEDESMA. La administración número 16 de esta calle de Bilbao fue una de las tres que vendió el Gordo de Navidad el pasado año, junto a otras dos de Gernika y Derio. Desde el despacho bilbaino se repartieron 66 millones de euros tras vender 167 décimos del número 03347. Una pena que devolvieran 133 boletos que no vendieron.

MITAD. El sorteo de Navidad es el más importante para todos los loteros del territorio. Para la mayoría de las administraciones, la cita del domingo es la que supone más de la mitad de los ingresos que tendrá a lo largo de todo el año.

NÚMEROS. Esos guarismos que unos buscan con fruición y a otros les da igual el que le entregue el lotero. Son 100.000, desde el 00000 hasta el 99999 y todos pueden tocar aunque sean muy bajos, feos o demasiado altos, ya que se comprueba que cada uno entra en la gran cesta redonda.

ñNIÑOS. Los de San Ildefonso. La cantinela que protagonizan es la que da inicio todos los años al periodo navideño. Este año serán 31 niñas y niños. Los seleccionados deben tener cumplidos los 8 años, gozar de buena voz, vocalizar bien y con rapidez, además de tener buena presencia en el escenario.

ORMAECHEA. Nombre de la administración de lotería que más vende en Euskadi y la cuarta en la clasificación a nivel del Estado. Sita en la plaza Indautxu, no hay año que no reparta alguno de los premios importantes del Sorteo de Navidad, por eso siempre tiene más de una botella de cava dispuesta en la nevera.

PEDREA. Es el premio de los modestos, con el que todo el mundo se conforma antes de empezar el sorteo. La pedrea, esos números con 1.000 euros que se cantan con tono infantil, supone que por cada euro que se juegue, el afortunado recibirá cinco.

QUIZÁS. Buscar la suerte es algo innato en todo vizcaino. Quizás alguno de los décimos o participaciones que tiene en su lista se encuentre entre los 100.000 números agraciados.

RAFAEL. Autor del cuadro La Virgen de la rosa o Sagrada Familia con Juanito que ilustra el décimo del Sorteo Extraordinario de Navidad de este 2019. La obra es de uno de los artistas más grandes del alto renacimiento en Italia y se encuentra colgada en el Museo del Prado.

SERIE. El sorteo consta de 170 series, cada una integrada por 100.000 billetes o planchas y cada una de estas por diez décimos o boletos. Si quiere jugar un número integro, el precio es 34.000 euros.

TABLERO. El que se conforma al finalizar el sorteo con todos los grandes premios extraídos. Porque si no toca el Gordo y sus 4.000.000 de euros por serie, siempre queda el segundo, con 1,2 millones; el tercero, con 500.000; los dos cuartos, con 200.000 cada uno, y hay ocho quintos de 60.000 euros a la serie por cada uno de estos números.

ÚNICO. Por el formato, por la atención que concita, por los millones de personas que participan... El Sorteo de Navidad es único y para muchos, más que una apuesta, es una tradición muy arraigada a la que muy pocos vizcainos se sustraen.

VEINTE. El número de ocasiones en que la suerte de la Navidad ha sonreído a Bizkaia con el Gordo de Navidad. La capital, lógicamente, es donde más veces ha tocado, catorce, la última el pasado año. Dos veces también ha sido agraciado Derio y una, Elorrio, Ugao, Abadiño y Gernika.

YAYA. La pequeña Aya Ben Hamdouch, de 10 años, fue la que cantó el último Gordo tras hacerse famosa en 2017 por su forma de cantar los "miiiiiiiiiil euros". Este año quiere repetir.

XEXTRAORDINARIO. Por sus premios, su arraigo y la apuesta que se lleva a cabo, la de Navidad es la inversión más especial que la mayoría de los vizcainos hacen a la vez. Esta etiqueta solo se respeta para el sorteo del 6 de enero, el de El Niño.

ZLA CRUZ: El despacho ubicado en la calle de donde toma su nombre, enfrente de la iglesia de los Santos Juanes, es el más veterano de Bilbao. Empezó a vender décimos en 1907 y desde entonces tres generaciones familiares han repartido suerte en el mismo local del Casco Viejo. Por ello es uno de los que siempre protagoniza colas en los días previos al sorteo.