patrimonio industrial

Europa reconoce a La Encartada como referente industrial

El museo de Balmaseda, designado lugar de referencia a nivel continental

09.02.2020 | 05:33
El Museo La Encartada realiza escenificaciones de los métodos de trabajo utilizados en la empresa hace un siglo.Foto: Elixane Castresana

El museo de Balmaseda, designado lugar de referencia a nivel continental

Balmaseda - Por la "acertada" transformación tras el cierre de la fábrica textil, la singularidad de su conservación, con maquinaria original de finales del siglo XIX y principios del XX, el variado programa de actividades que oferta a visitantes de todas las edades, servicios complementarios para eventos y exposiciones temporales, la proyección de talentos emergentes en encuentros de moda, facilidades en horarios y visitas guiadas y demostraciones del funcionamiento de la tecnología que en su día revolucionó Enkarterri, el Museo La Encartada de Balmaseda se ha ganado un espacio preferente. Y es que la Asociación Europea de Patrimonio Industrial (European Route of Industrial Heritage) le ha otorgado el título Anchor Point, que lo convierte en espacio de anclaje o de referencia a nivel continental.

Tras la solicitud "y la visita del vicepresidente y varios miembros de la junta, se ha recibido la confirmación definitiva del nombramiento", destacan desde el área de Cultura de la Diputación Foral de Bizkaia, que gestiona las instalaciones, ubicadas en el barrio de El Peñueco. El reconocimiento supone un espaldarazo a la labor realizada desde la inauguración en 2007, que "nos sitúa en el mapa como la joya industrial que somos", valora la directora, Begoña de Ibarra.

Durante su estancia en Balmaseda, el comité de la Asociación Europea de Patrimonio Industrial "ha evaluado todo nuestro programa", que se sustenta sobre tres ejes: "La industria, la perspectiva de género y la moda". El cuidado de la maquinaria de procedencia mayoritariamente inglesa que refleja todas las etapas del proceso productivo con demostraciones periódicas de su funcionamiento centra el primer apartado. Dentro del segundo, cada 8 de marzo se lleva a cabo una representación sobre el trabajo en la antigua fábrica hace cien años advirtiendo de la discriminación femenina en salario y condiciones laborales frente a los hombres. También se recabaron testimonios de empleadas en distintas etapas de la empresa que, recogidos en unidades didácticas, se comentan a los visitantes en los recorridos guiados.

En 2018 acudieron al museo "cerca de 13.000 personas". Y la asociación aprecia que el museo se reinvente en el siglo XXI transformando sus salas en pasarela y escaparate, tanto para las marcas consagradas como para las jóvenes promesas. La quinta edición de los encuentros de moda tuvo lugar hace solo una semana con la presencia de veinte firmas. Desfiles, performances, talleres y una zona de showroom para adquirir prendas de los participantes, muchos de ellos vascos, tomaron el edificio durante tres días.

Fundada en 1892 por cinco indianos que amasaron una fortuna en México, La Encartada permaneció en funcionamiento exactamente cien años, hasta 1992. Además de boinas, su producto estrella, de allí salieron mantas, paños, guantes o bufandas, confeccionados por una plantilla cuya vida giraba en torno a la factoría. Todo un barrio creció alrededor, con casas para los trabajadores, una capilla-escuela, huertas y la desaparecida casa del director. En el interior del inmueble principal sí se han conservado las estancias donde residían los propietarios cuando visitaban El Peñueco.

Cien Anchor Points

La Encartada engrosa una lista de más de cien Anchor Points, 19 rutas regionales, quince rutas temáticas europeas, más de 1.750 espacios de interés en 47 países, más de 160 biografías, la descripción de la historia industrial europea y de 27 países, trece reseñas industriales presentadas en rutas temáticas, aproximadamente 200 enlaces a redes de patrimonio industrial, sitios del patrimonio industrial de la Unesco, organizaciones de arqueología y más de 2.000 enlaces a sitios web de lugares y regiones descritos que componen la European Route of Industrial Heritage.

El organismo nació en 1999 para formar una red europea que promoviera el potencial turístico del patrimonio industrial, desde plantas en desuso hasta paisajes o museos tecnológicos interactivos. Un mapa al que el museo La Encartada tiene mucho que aportar.