Athletic 1 - 1 Villarreal

Ponerse por detrás en el marcador, una mala costumbre del Athletic

Al Athletic le vuelve a penalizar ponerse por detrás en el marcador, situación que se ha producido en ocho de los doce partidos de Marcelino, que arriesgó con solo dos cambios

22.02.2021 | 01:07
El argentino Foyth, lateral derecho del Villarreal, intenta frenar el avance de Iñaki Williams.

Vamos, que el objetivo de alcanzar la zona europea se complica. El Athletic se quedó el domingo a medias en su enfrentamiento ante el Villarreal, el segundo exequipo de Marcelino García Toral que visita San Mamés en liga de forma consecutiva, y no dio el salto cualitativo que buscaba, lo que deja un sabor un tanto agridulce en el vestuario rojiblanco, consciente de que el partido podría marcar un antes y un después. El empate le sabe a poco y sitúa al Athletic en la zona de nadie, a ocho puntos del deseado sexto puesto, que ostenta el submarino amarillo, y a la misma distancia de las plazas de descenso, de las que ya nadie coge como referencia a estas alturas de la película y vista la reconversión que han sufrido los leones desde la llegada del de Villaviciosa al banquillo bilbaino. Marcelino ha incentivado la versión ambiciosa de un colectivo que cree en la idea del entrenador y en sus capacidades, si bien de momento no es suficiente para relanzarse en la competición de la regularidad en la medida de lo ansiado, y cada vez resta menos trayecto.

El Athletic tiene una mala costumbre. En esta aún corta etapa de Marcelino ha visto cómo en ocho de estos doce últimos partidos el contrario se ha puesto por delante en el marcador, lo que genera un estrés y un sobreesfuerzo que en ocasiones se puden pagar caro. Le ocurrió en la final de la Supercopa, felizmente resuelta; en los cuatro partidos recorridos de Copa (Ibiza, Alcoyano, Betis y Levante); sucedió lo mismo frente al Getafe, al que después goleó de una forma espectacular; igual en el Camp Nou, que provocó la derrota; y anoche emergió el mismo déficit, cuando Gerard Moreno, del que se conoce el peligro que entraña, adelantó al Villarreal en su primer remate sobre la meta defendida por Unai Simón. Cierto es que este Athletic no se derrumba cuando tiene el encuentro cuesta arriba, y solo hay que remitirse a su recorrido en el torneo del K.O., lo que se entiende como un mérito que se adjudica de principio al entrenador, pero también ofrece su alta cuota de riesgo tener que cargar con ese lastre el resto de los minutos.

Las mejores imágenes del partido. Fotos: Borja Guerrero

La virtud nace de la necesidad. El tanto de Gerard hizo daño, pero los leones se saben como un equipo creíble porque así se lo han ganado en lo que se lleva recorrido de este 2021. Quizá ese querer le recompense en los llamados instantes psicológicos, o sea en los minutos finales de cada periodo. Así fue por ejemplo en la final de la Supercopa cuando De Marcos hizo el 1-1 al filo del descanso y Villalibre forzó la prórroga en el 90. Como sucedió también en la eliminatoria copera en el Benito Villamarín, cuando Raúl García empató en el 94. En estos casos, el desenlace sonrió al conjunto rojiblanco. El domingo, Berenguer, tocado por la varita de la inspiración, hizo el 1-1 cuando solo restaba un minuto para sellar el primer periodo y con su equipo un tanto atascado. El de Barañain, flojo hasta esa acción, eleva su cuenta a seis dianas, por lo que se convierte en el pichichi de su equipo por delante de Williams, que tuvo en un remate de cabeza una gran ocasión para firmar el 2-1.

Sea como fuere, el Athletic careció de frescura para encarar el tramo final del partido, cuestión que ocasionó un pequeño debate sobre la decisión de Marcelino de solo efectuar dos sustituciones, la primera cuando únicamente restaban doce minutos para la conclusión. El asturiano exprimió a sus hombres al máximo quizá convencido de que le gustaba lo que veía. Una decisión que lleva su riesgo y cuando Europa continúa lejana en el horizonte.

la cifra

28

Son las jornadas que encadena el Athletic, seis de ellas correspondientes al curso pasado, sin enlazar dos victorias, lo que se convierte en una asignatura que tiene pendiente Marcelino para el resto de la liga.

noticias de deia