Exigencia y ambición ante la adversidad en el Athletic femenino

Ángel Villacampa y Joseba Agirre lamentan las fugas de Maite Oroz y Damaris Egurrola de un renovado Athletic que pretende apuntar alto un año más

31.07.2020 | 00:12
El entrenador del Athletic femenino, Ángel Villacampa, y el director deportivo, Joseba Agirre, durante la rueda de prensa celebrada ayer en San Mamés.

La exigencia que rodea al fútbol femenino continúa en aumento y el Athletic no quiere alejarse de las mejores. Se niega a ello, pese a sufrir dos severos golpes en su línea de flotación con las salidas voluntarias del club de dos pilares como Maite Oroz y Damaris Egurrola, la primera reclutada por el Real Madrid y la segunda con una oferta del Barcelona a la espera de la resolución definitiva de lo concerniente a las cláusulas de formación de ambas. No renuncia a ellas todavía el club rojiblanco, a pesar de la adversa sentencia de la Audiencia Nacional en primera instancia, tal como advirtió ayer en rueda de prensa Joseba Agirre, quien compartió comparecencia ante los medios de comunicación en San Mamés en calidad de director deportivo con Ángel Villacampa, técnico de las leonas.



 

Cuestionado por dicha problemática, Agirre manifestó que "no soy experto en Derecho, pero tengo claro que se ha validado la lista de compensación y estamos esperando a que el BOE publique el convenio colectivo de las jugadoras para ver si de manera retroactiva podemos hacer algo. Sé que el club está trabajando y no damos por cerrado nada. Tenemos una oportunidad de defender los derechos de formación del club y vamos a ir hasta el final con ello". Las fugas de Oroz y Damaris, con todo, suponen un hándicap importante para un equipo que vio suspendida la temporada 2019-20 por efectos del coronavirus cuando asomaba en quinta posición en la clasificación a falta de nueve jornadas y con la semifinal de Copa ante el Logroño pendiente de disputarse. De cara al nuevo ejercicio, que arrancará el próximo 5 de septiembre, las jugadoras de Villacampa, pese a la adversidad, aspiran a mantenerse en la zona noble de la tabla y renovar el ya tradicional sueño copero.

Deberán hacerlo, eso sí, en medio de una trascendental reestructuración interna a fin de consumar un relevo generacional que sigue su curso y que deberá acortar sus plazos con motivo de las citadas bajas, a las que se une la grave lesión de Ane Azkona y la también sentida marcha del club de Amaiur Sarriegi, máxima goleadora del filial, rumbo a la Real Sociedad. Cuestionado por el impacto de las salidas de hasta tres futbolistas que el Athletic pretendía mantener en sus filas, Agirre confesó que se trata de una nota negativa que "nos hace reflexionar y estar atentos, porque no hemos podido convencerlas para que sigan en nuestro proyecto".

"Hemos hecho todo lo posible para conseguirlo, pero Oroz y Damaris nos dijeron que era un tema deportivo y esto nos tiene que servir para intentar convencer a todas las jugadoras desde edades muy tempranas de que el Athletic es el mejor proyecto y el mejor equipo donde pueden estar, incluso, para competir", añadió el director deportivo, que quiso poner en valor la renovación de Lucía García el pasado octubre hasta el 30 de junio de 2022.

Villacampa, por su parte, se niega a "pensar en pequeño". "Tenemos que buscar el equilibrio con las jugadoras que ya teníamos y las nueve del filial que están entrenando con nosotras, pero me veo capaz de competir y de estar en los puestos de arriba. Puede ser tirar piedras sobre mi propio tejado, pero la ambición tiene que ser máxima en un club como el Athletic", lanzó el entrenador de las leonas, quien amplió su contrato en mayo por una temporada más, dado que "me siento muy identificado con todos los valores de este club y es un reto más, algo que sé que va a sacar mi mejor versión".

"Quedan muchas cosas por hacer y siento que tenemos trabajo por hacer, por lo que espero que consigamos cumplir los objetivos que nos marcamos", incidió el preparador rojiblanco, consciente de la creciente exigencia de una Primera Iberdrola a la que "cada vez están llegando más jugadoras internacionales con el sello de un condicionante físico muy alto que nos lleva a ponernos en alerta para saber que, si no lo igualamos, no vamos a ser capaces de competir de tú a tú, porque la liga se está poniendo cada vez más compleja y la llegada del Real Madrid nos va a dar más visibilidad y cosas positivas al fútbol femenino siendo un rival más a batir".

"Las salidas del club de Damaris, Oroz y Amaiur nos hacen reflexionar y estar atentos"

"Está la oportunidad de defender los derechos de formación y vamos a ir hasta el final"

joseba agirre

Director deportivo del Athletic

"Me niego a pensar en pequeño; me veo capaz de competir y estar en los puestos de arriba"

"La liga se está poniendo cada vez más compleja y el Real Madrid será un rival más a batir"

Ángel Villacampa

Entrenador del Athletic


Noticias relacionadas