La contracrónica: Solo queda un milagro

La derrota ante el Sevilla en San Mamés deja a los leones con pie y medio fuera de Europa a falta de tres jornadas en las que ni siquiera un pleno de victorias podría valer

10.07.2020 | 01:15
Iker Muniain dispara a puerta ante la oposición de los defensas del Sevilla Diego Carlos y Koundé.

Sin apenas margen para el error en la búsqueda de Europa, el doble tropiezo en San Mamés ante Real Madrid (0-1) y Sevilla (1-2) apunta a ser determinante en las aspiraciones continentales del Athletic, obligado a obrar un milagro para ser uno de los equipos que participen en la próxima edición de la Europa League. Lo tienen, desde anoche, más que difícil los hombres de Gaizka Garitano, quien no acertó en el plan de partido diseñado para hacer frente a un rival que acabó sacando tajada de la superioridad exhibida sobre el verde. Cierto es que con el 1-0 en el marcador tras el gol de Ander Capa tanto Iker Muniain como Iñigo Córdoba perdonaron el segundo. Y ya se sabe, quien perdona lo paga.

Eso hizo el Athletic, apuntar mal en las dos opciones que tuvo para matar un partido en el que no se sintió cómodo en ningún momento y ver después cómo el Sevilla, en un alarde de poderío al que no supieron dar réplica los bilbainos, ponía tierra de por medio con dos goles en apenas cinco minutos. A partir de ahí, en los veinte últimos minutos del choque, apenas hubo capacidad de reacción en el bando rojiblanco a fin de sumar, al menos, un punto que hubiera dejado la desventaja actual con la Real en solo dos, si bien los donostiarras deben recibir esta tarde a un Granada que, en caso de victoria, superará en la tabla a los rojiblancos, novenos provisionalmente con 48 puntos. Entre medias, octavo con dos puntos más que el Athletic, asoma ya el Valencia, rival al que los de Garitano parecieron enterrar en Mestalla una semana atrás pero que se ha repuesto con un empate y una victoria en las dos últimas jornadas para superar a los rojiblancos en la tabla.

En caso de que la Real gane hoy al Granada, el peor escenario posible, los leones terminarían esta jornada a cinco puntos del séptimo lugar que pasaría a ocupar el Getafe, mientras que, si el choque de Anoeta concluye en tablas, los puntos de desventaja respecto a la ansiada séptima plaza serán cuatro a falta de nueve por disputarse. Si el Granada, por el contrario, es capaz de vencer a domicilio a la Real, el lío por Europa adquiriría una renovada dimensión y el Athletic continuaría a tres puntos de la Europa League, aunque con los nazaríes con dos puntos más en una clasificación en la que los bilbainos pasarían a ser décimos.

SIN MARGEN DE ERROR De uno u otro modo, los rojiblancos estarán obligados, después de sufrir dos derrotas consecutivas, a no volver a fallar en sus tres últimos compromisos ligueros del curso, con visitas a Levante y Granada y un último envite en San Mamés, en la penúltima jornada, frente al Leganés. No parece, a priori, un calendario demasiado complicado para los leones, pero el margen de error ha desaparecido definitivamente e incluso sumar los nueve puntos podría no ser suficiente al quedar ya Europa en manos de terceros.