Athletic-Real Madrid: un clásico diferente

Exjugadores del Athletic analizan con DEIA el significado de recibir a un lanzado Real Madrid sin el apoyo del público en San Mamés, clave para los leones a lo largo de la historia

04.07.2020 | 00:20
Iñaki Williams controla el balón ante Militato en el último duelo entre el Athletic y el Real Madrid.

Con Europa en juego, pero sin el calor del público en las gradas. Así recibirá mañana el Athletic al líder de LaLiga, el Real Madrid, en un vacío San Mamés, despojado de su aura por unas insorteables condiciones sanitarias que darán un aire irreconocible al choque. La Catedral, convertida en una auténtica caldera cada vez que los blancos han visitado la capital vizcaina desde 1902, no tendrá alma, ni vida. No subirán los decibelios con cada ocasión local. Tampoco con las controvertidas decisiones arbitrales de turno, que a buen seguro las habrá, pero los pupilos de Gaizka Garitano están obligados a desafiar a los de Zinedine Zidane como si nada de lo que vean alrededor fuese real. El punto extra de motivación, unido de por sí a la trascendencia de una cita histórica donde las haya, deberán encontrarlo los leones en lo mucho que tienen en juego y en lo que supone siempre derrotar al cuadro madrileño, al que saben a la perfección lo que significa hacer frente, en condiciones normales, exjugadores como José Mari Argoitia (Galdakao, 1940), Ismael Urtubi (Barakaldo, 1961) y Juanjo Valencia (Donostia, 1971).

Los tres, pertenecientes a épocas distintas, coinciden en lamentar que el envite de mañana, con las espadas en todo lo alto de entrada, se celebre sin la presencia del jugador número doce en San Mamés, cuyo peso ha sido notorio en los 88 partidos que el Athletic ha disputado ante los blancos como local en Primera División. "La afición siempre ha estado muy metida en estos partidos y también nos metía aún más en el juego si cabe a nosotros", relata Argoitia retrocediendo en el tiempo hasta la década de los sesenta y primeros de los setenta. "Esa ayuda habría sido también muy importante mañana, pero no va a existir por las circunstancias actuales y los futbolistas tienen que encontrar la motivación en lo que está en juego. Son días en los que hay que ir a muerte", subraya asimismo Argoitia, que logró perforar las redes blancas en cinco ocasiones, pero nunca en San Mamés, donde el ambiente que se vivirá esta vez entiende que será "extraño" para ambos equipos. El exdelantero rojiblanco, con doce temporadas, 308 partidos oficiales y 70 goles a sus espaldas como león, además del título de Copa ganado en 1969, señala que la sensación de desconcierto, como ha sucedido en los últimos encuentros que ha albergado La Catedral sin que ello se haya visto reflejado en los resultados, "será mayor para el Athletic por estar en casa, pero con tanto partido en pocos días y con el desgaste físico que hay, a ver qué pasa".

"el verdadero clásico"
 

"Será difícil ganar, pero ni mucho menos imposible", finaliza Argoitia, a cuyo optimismo se abraza sin dudar Urtubi. El excentrocampista vizcaino, uno de los pesos pesados del último Athletic campeón, tiene muy claro que el choque entre bilbainos y madrileños es el "verdadero clásico de la liga". "Con el Madrid hay veces que juegas muy bien y, aun así, te ganan, por lo que tienes que hacer casi todo bien y estar muy concentrado durante los noventa minutos. Nos pasaba también en nuestra época", rememora el de Barakaldo, quien agrega que "el pero de cara al partido de mañana, viendo cómo está el Athletic, que va a más, es que no vaya a haber público en San Mamés, porque sería la bomba en un momento así, pero soy optimista". "Es verdad que ellos te van a exigir hacer un partido extraordinario, pero el Athletic lo va a hacer y la clave va a estar en acertar en las ocasiones que se tengan", apunta Urtubi.

El que fuera centrocampista de impacto en el conjunto rojiblanco, con once campañas, 278 partidos y 37 goles coleccionados entre 1980 y 1992, también fue capaz de ver portería en dos ocasiones frente al Madrid, aunque al igual que Argoitia, solo logró hacerlo a domicilio. "Se me resistieron aquí, pero les marcaron otros y para mí nunca fueron una obsesión los goles", admite entre risas Urtubi, quien se despidió del Athletic un año antes de que Juanjo Valencia promocionara desde el Bilbao Athletic para apropiarse de la portería de San Mamés.

El donostiarra, que sufrió y disfrutó bajo palos de tener enfrente a los madridistas en los noventa, no niega que la sensación de ver un Athletic-Real Madrid sin público "será extraña y más aún para los jugadores". "Es una pena que el partido se tenga que jugar sin público, porque este tipo de encuentros tienen una connotación diferente y la afición siempre ha sumado mucho por la atmósfera que genera, pero en esta ocasión no va a estar ahí", lamenta Valencia, quien destaca que los envites con los blancos conllevan "una motivación especial que te hacen vivir el encuentro de una manera diferente". Con siete temporadas y 195 partidos como león entre 1992 y 1999, el guipuzcoano, sin embargo, prefiere esperar hasta las 16.00 horas de mañana para valorar si la falta de ambiente perjudicará mucho más al Athletic que al Real Madrid, aunque no duda de que para los leones "hubiera sido mucho mejor poder jugar con el aliento de la afición, que siempre está respaldando y apoyando al equipo".

"Los futbolistas deben encontrar la motivación en lo que hay en juego; hay que ir a muerte"

JOSé MARI ARGOITIA

Jugador del Athletic entre 1960 y 1972

"Viendo cómo está el Athletic, que va a más, San Mamés hubiera sido la bomba con público"

ISMAEL URTUBI

Jugador del Athletic entre 1980 y 1992

"Este tipo de encuentros tienen una connotación diferente y la afición siempre ha sumado"

JUANJO VALENCIA

Exportero del Athletic entre 1992 y 1999