Un invierno muy caliente

El Athletic es el equipo de primera que más minutos, 600, ha disputado en el mes de enero y emprende ante el Getafe un febrero igual de intenso con un mínimo de seis compromisos

30.01.2020 | 08:51
Ezkieta, Raúl García, Unai López, Lekue, Williams e Iñigo Martínez corren durante la sesión de ayer en Lezama.

Bilbao - El mes de enero se cierra mañana, viernes, y lo hace después de dejar su huella en la plantilla del Athletic. No obstante, el inicio del nuevo año ha resultado agotador para el colectivo rojiblanco, que ha consumado seis partidos en este periodo, aliñados con el esfuerzo extraordinario que le han supuesto las dos últimas eliminatorias de Copa, que las ha tenido que resolver en la tanda de penaltis en ambos casos. Los enfrentamientos frente al Elche y el Tenerife, que militan en LaLiga SmartBank y que han afrontados estos duelos sin varios de sus titulares, han generado un estrés inesperado al equipo de Gaizka Garitano, el de Primera División que más minutos (600) ha recorrido en este tramo de locura, que pueden hacer mella en algunos de sus futbolistas. El propio Garitano lo desveló en su comparecencia tras el incontrolable compromiso en el Heliodoro Rodríguez López. Dio nombres propios y apuntó a Iñaki Wiliams, Iker Muniain e Iñigo Lekue como los pupilos más castigados en la última semana, en la que el Athletic ha completado tres partidos en menos de siete días.

Es el momento de valorar el trabajo del equipo de preparadores físicos liderado por Juan Iribarren, parapetado en la sombra, lejos de los focos, pero que se entiende da sus frutos a tenor del trayecto que están completando muchos de los futbolistas franquicia para Garitano, que no ha dudado en efectuar el mínimo de rotaciones, decidido a luchar por la Copa en un formato del que ha se ha reafirmado enamorado en numerosos ocasiones. Le gusta la nueva fórmula en el torneo del K.O. y se lo toma sin apenas concesiones. Bien es verdad que los imprevistos que se dan en una eliminatoria a partido único y en terreno contrario pueden causar desenlaces como los conocidos en el Martínez Valero y en Santa Cruz de Tenerife, más inhabitual en este último caso, ya que el Athletic jugó 118 de los 120 minutos totales en inferioridad numérica, un desgaste que puede tener sus evidentes consecuencias a corto plazo.

Iñigo Martínez es el único león que ha hecho pleno en este mes de enero. Ha jugado los 600 minutos, lo que acentúa el rol preferencial que tiene otorgado, lo mismo que sucede con Williams, que se tuvo que retirar en el Heliodoro Rodríguez López con leves molestias, que no se ha perdido ninguno de estos seis paridos, como Yuri Berchiche, que solo tuvo un pequeño respiro en Elche. El lateral izquierdo se gusta en esta Copa, hasta el punto de que suma tres goles anotados, la misma cifra que presenta Williams, autor de un decisivo doblete ante el Tenerife. Son ejemplos de la tunda que llevan encima, como también afecta a Muniain, que sufrió el martes calambres de los que se recuperó a tiempo para llegar a la tannda de penaltis, donde acertó en su lanzamientos; o a Dani García, que lo ha jugado todo en liga. Y así se puede aplicar a varios de sus compañeros igualmente importantes para el técnico derioztarra.

más madera A Garitano, que hoy ha dado jornada de descanso a la plantilla, le toca hacer una nueva gestión cortoplacista, porque el calendario no da tregua alguna. No en vano, los rojiblancos deben afrontar una nueva tacada de tres partidos en un intervalo de solo siete días, a la espera de conocer rival y fecha para su compromiso de los cuartos de final de la Copa, que probablemente tendrá lugar el próximo. El técnico está convencido de que sus habituales recuperarán a tiempom, aunque al cansancio en el verde se suman lo tres desplazamientos seguidos a Elche, Barcelona y Tenerife, viajes que también se acusan. Con todo, en la mente del colectivo rojiblanco asoma el Getafe, que llega el domingo a San Mamés situado en zona Champions y evidentemente mucho más descansado que el Athletic merced a su temprana eliminación de la Copa a manos del Badalona en la segunda ronda. Es un matiz que puede tener su incidencia en un partido que se intuye sumamente exigente para los leones, que necesitan del aliento de las gradas en su objetivo de vencer al cuadro azulón y acercarse a los puestos europeos.

La Copa pasa a un segundo plano durante un puñado de días, si bien mañana mismo el Athletic conocerá a su rival en los cuartos de final, donde le esperará un equipo supuestamente de la máxima categoría. Un duelo que deberá competir tres días después de medirse al Getafe y tres días antes de rendir visita a la Real Sociedad en el derbi de Anoeta del próximo 9 de febrero y que puede marcar mucho las opciones del equipo de Garitano ante un rival directo y al que ya venció en Bilbao en el choque de la primera vuelta (2-0). Es decir, una nueva semana de alto voltaje para los leones.