Pretemporada del Athletic: Unai López se queda

Reconoce que por su mente “no pasa salir” y admite que la situación del año pasado no fue fácil para él

09.02.2020 | 10:30
Garitano da órdenes al grupo en el entrenamiento de ayer

Reconoce que por su mente “no pasa salir” y admite que la situación del año pasado no fue fácil para él

Marienfeld - Conocer el nombre de los portadores de las 23 fichas que en principio quiere tener a su disposición Gaizka Garitano de cara al curso que arrancará el próximo 16 de agosto con el encuentro ante el Barcelona es uno de los secretos mejor guardados por el técnico. Este ya ha comunicado a algunos jugadores que lo mejor es que busquen una salida en forma de cesión para contar con los minutos que no tendrán en el Athletic, como son los casos de Hodei Oleaga, que ha regresado al filial, Andoni López, que ni siquiera fue incluido en la convocatoria para el stage de pretemporada, así como Cristian Ganea y Peru Nolaskoain, quienes sí están entrenando en Marienfeld junto al resto de sus compañeros. Si el martes desde el hotel de concentración del equipo en tierras alemanas fue Mikel Balenziaga quien afirmó que no se planteaba salir, en una línea similar se manifestó ayer Unai López, quien se quedará para pelear por un puesto y tratar de disputar bastantes más minutos que los que dispuso el curso pasado.

"No pasa por mi cabeza salir", aseguró el centrocampista ante los medios de comunicación desplazados a Alemania. "Creo que puedo ganarme un puesto aquí y creo que puedo tener minutos. El objetivo es quedarme aquí e intentar hacerlo bien para ayudar al equipo", sentenció. De cara a la consecución de su objetivo, trabaja para alcanzar el mejor tono físico con la vista puesta en el estreno ante el Barça. "Estamos trabajando bien, acumulando muchas sesiones, pero creo que es bueno para todos porque estamos en una momento del año en el que se trata de coger la mejor forma".

Tras desconectar en vacaciones, el curso pasado parece lejano, aunque Unai López no puede ocultar que no fue sencillo para él vivir una situación como la que le tocó: "El año pasado no fue fácil para mí. Los jugadores cuando no tenemos minutos es evidente que no estamos contentos". Eso sí, quiso quedarse con el lado positivo de todo ello. Así, reconoció que también aprendió "muchísimas cosas" el año pasado. "El año pasado entrené por si llegaba el momento de jugar para intentar ayudar al equipo. Ahora afronto la temporada con toda la ilusión del mundo, con muchas ganas de hacerme un hueco aquí y triunfar en el Athletic", agregó.

Asumió que su rol fue otro bien distinto al que le tocó vivir en el Rayo Vallecano la temporada 2017-18, en la que fue uno de los pilares en el esquema de Míchel, el técnico que devolvió al conjunto madrileño a Primera. "Fue el rol que me tocó e intenté asumirlo lo mejor posible", sentenció antes de admitir que pudo haber salido en el mercado invernal en busca de un mayor protagonismo: "Hubo opciones de salir y claro que me lo planteé. No es fácil estar sin jugar, pero creo que aprendí mucho. De haber salido hubiese habido muchas cosas que sé hoy en día que no las hubiese aprendido". Entre ellas, se refirió a las distintas conversaciones que mantuvo con algunos de sus compañeros y que por lo visto, le vinieron bien para "asimilar de otra manera" esos duros momentos.

Hereda el dorsal 8 Por último, el Unai López explicó los motivos que le llevaron a cambiar el dorsal 23 que lució el año pasado por el 8 que llevará en su espalda en la presente campaña: "El 8 es un número que siempre me ha gustado, sé que lo han llevado jugadores muy importantes en la historia del Athletic. La decisión viene sobre todo porque es un número que desde pequeño me ha gustado mucho y cuando se dio la oportunidad decidí cambiarlo". Ahora, trabaja para lucirlo muchos minutos sobre el verde.

noticias de deia