Carlos Romero Director del Departamento de historia del Sevilla

“La fecha fundacional muestra el arraigo de una entidad en un contexto geográfico y social; es un sello de autenticidad”

En 2015 el Sevilla F.C. cambió la fecha de su fundación de 1905 a 1890. Ese renacer fue gracias al trabajo de un grupo de diez investigadores liderado por Carlos Romero

09.02.2020 | 05:23
“La fecha fundacional muestra el arraigo de una entidad en un contexto geográfico y social; es un sello de autenticidad”

bilbao - El Sevilla F.C. fue pionero en la creación de un Departamento de Historia. Los frutos de este equipo de investigadores no solo han servido para arrojar luz sobre la fundación del propio club hispalense. También han encontrado datos sobre los primeros pasos del Athletic.

¿Cuándo se crea el Departamento de Historia del Sevilla?

-La historia es parte del todo que conforma un club. Fomenta entre sus aficionados el sentido de identidad y pertenencia y les hace sentir que su club es único. El Departamento de Historia del Sevilla F.C. se creó en octubre de 2011 con el objeto de potenciar estas cuestiones, además de responder a la necesidad de atender un patrimonio histórico muy amplio.

¿Cuáles son sus principales objetivos y funciones?

-Conservar el patrimonio histórico existente en sus múltiples formas, potenciar la difusión de la historia, e investigar el pasado de la entidad. El Sevilla F.C. cuenta con cerca de 5.000 objetos históricos, 500.000 documentos, y en torno a 600.000 fotografías. Asimismo, otra función ha sido poner en marcha el museo del Sevilla F.C. Se antojaba una necesidad, sobre todo en una ciudad con un turismo potente que conoce al club blanquirrojo por sus logros internacionales.

¿Cuáles son los principales frutos que ha obtenido el departamento?

-Sin duda, el descubrimiento de la verdadera fecha fundacional del Sevilla F.C. es una de las cuestiones más importantes, así como poner en marcha un exitoso museo que ha contado con cerca de 40.000 visitas en sus primeros meses. Igualmente, notamos cada vez más interés por la historia del club, posiblemente debido al sentimiento de pertenencia e identidad del que hablábamos.

¿Cuál era la fecha que se daba como buena para la fundación del Sevilla?

-La fecha fundacional oficial hasta 2015 era 1905, debido a que, aunque se sabía que era anterior, se toma como referencia el registro de la sociedad en el Gobierno Civil en ese año. Pero esto es algo que debieron hacer el Athletic Club en 1901, el F.C. Barcelona en 1902, el Real Club Recreativo de Huelva en 1903, y nosotros en 1905, todos decimonónicos, debido a una real orden circular que les obligaba a ello como complemento de la Ley de Asociaciones de 1887 en 1901. Pero el registro no tiene carácter constitutivo, sino informativo ante terceros, por lo que se antojaba necesario encontrar el acta de constitución, el verdadero documento fundacional de un club, como así fue. En diciembre de 2015, en Junta General de Accionistas, el Sevilla F.C. decide que su fecha fundacional es el 25 de enero de 1890, reconocido por FIFA, UEFA, RFEF, y todos los estamentos futbolísticos, aunque es un proceso lento.

¿Cómo se llega a la conclusión de que el club se fundó en 1890?

-Las nuevas tecnologías han jugado a nuestro favor, aunque eso sí, el proceso de investigación ha durado ocho años. Hemos encontrado información en bibliotecas internacionales, como la British Library, donde descubrimos el reflejo del acta fundacional, así como en la Biblioteca Nacional de Nueva Zelanda, donde gracias a un periódico de Dunedin localizamos quién fue nuestro primer presidente, Edward Farquharson Johnston.

¿Quedan lagunas por investigar en la historia del Sevilla F.C.?

-La historia se ha contado de forma muy parcial, y se ha investigado muy poco. Los errores cometidos en las primeras publicaciones realizadas durante el franquismo se han ido repitiendo en las posteriores, debido a que no ha habido investigación y se daban como ciertos. Nuestro trabajo consiste en dar una versión más fiable y científica de la historia para acercarnos a la realidad de los hechos acontecidos.

¿Por qué cree que es importante y útil investigar sobre la fundación de los clubes de fútbol?

-Es algo a preguntar no solo a los clubes de fútbol, sino a todas las corporaciones sea cual sea su índole. La fecha fundacional muestra el arraigo de una entidad en un contexto geográfico, social, etc. Es un sello de autenticidad.

¿Cuáles son las principales trabas que se encuentran al buscar información o documentación sobre la fundación de clubes a finales del Siglo XIX y principios del Siglo XX?

-Así, en general, no encontramos demasiadas. Quizá, en nuestro caso, la prensa local no prestaba demasiada importancia a unos locos que le daban patadas a una pelota en paños menores en la época de la que hablamos, y se escribía poco sobre esto. Curiosamente fuera sí se escribió bastante, y mediante estas fuentes nos hemos documentado.

En muchas referencias de la prensa de la época no se sabe si hablan sobre rugby o fútbol. ¿Cuál es la clave para distinguirlos?

-Sin duda la alusión a las Association rules, es decir, la mención explícita al uso de las reglas de la Football Association (actual Federación Inglesa de Fútbol). En algunos casos, también se puede discernir entre si estamos ante uno u otro tipo de fútbol por el contexto, ya sea por el uso de vocablos propios del football association, como goalkeeper, o ciertas pistas como el número de jugadores o el marcador.

¿Es costoso económicamente poner en marcha un equipo de investigación histórica desde un club de fútbol profesional?

-Vistos los resultados no es costoso, al menos en nuestro caso, entre otras cosas porque la historia hay que atenderla, está ahí, no es algo que se pueda borrar. A través del museo puede financiarse, pero el Sevilla F.C. entiende que se financie o no con medios propios, hay que atender la historia. Además, hay que medir los beneficios en resultados intangibles, porque en este apartado son enormes. Las entidades futbolísticas nacionales e internacionales cada vez le dan más importancia, son conscientes de sus virtudes. En Reino Unido y en Portugal, entre otros países, esto lo tienen muy claro. Benfica, por ejemplo, tiene un departamento histórico con cerca de treinta empleados en plantilla dedicados a este menester.

¿Cree que sería productivo e interesante que más clubes apostasen por crear sus respectivos departamentos de historia?

-Sin duda alguna, el modelo que hemos puesto en marcha es pionero en España, y otros clubes están muy interesados en seguir la senda. Han descubierto que es un buen modelo que aplicar, incluso se comienza a hablar de la creación de encuentros a nivel federativo para compartir experiencias y fórmulas de trabajo.