pide un sitio entre los grandes

Asier Villalibre, un valor muy activo

El gernikarra, a sus 22 años, aprovecha su segunda etapa en el Bilbao Athletic con cifras de récord

08.02.2020 | 21:33
Asier Villalibre. Foto: Borja Guerrero

El gernikarra, a sus 22 años, aprovecha su segunda etapa en el Bilbao Athletic con cifras de récord

bilbao - Asier Villalibre sigue su camino. El camino del goleador que pide un sitio entre los grandes. Esta temporada el delantero de Gernika se ha destapado en sus números y, hasta el momento, cuando restan nueve jornadas para el final de liga, ha logrado ya 17 dianas. Números con los que lidera el ranking de goleadores del Grupo 2 de la Segunda División B y, teniendo en cuenta los cuatro grupos de la división de bronce tan solo el brasileño Yuri, de 36 años y de la Ponferradina entrenada por Bolo, lleva un gol más que el rojiblanco.

El cachorro arroja números de verdadero killer histórico como canterano, con los que iguala las dianas conseguidas por Sabin Merino y Azkorra en el filial rojiblanco. El técnico del filial, Aritz Solabarrieta, hablaba de él en rueda de prensa tras el partido del domingo ante el Arenas en los siguientes términos: "Asier siempre está, cuando mete gol y cuando no. Es un valor muy activo del club, es un chico estupendo y es un placer tenerle como jugador".

Su trayectoria da a entender que Villalibre lleva jugando muchos años pero es porque a sus tan solo 22 primaveras ya ha pertenecido en dos temporadas a la plantilla del primer equipo -con el que ha jugado seis partidos de liga y dos de Europa League- y ha sufrido tres infructuosas cesiones en dos años. La temporada pasada militó hasta enero en el Valladolid, con el que jugó catorce partidos de liga y cuatro de Copa, competición en la que marcó dos tantos. En enero cambió de aires para jugar en el descendido Lorca, donde tampoco llegó a marcar en sus doce participaciones ligueras.

El gernikarra debutó con el primer equipo del Athletic frente al Eibar en diciembre de 2016 y en mayo de 2017 vivió su primera cesión al Numancia, donde sustituyó a un lesionado de larga duración. Jugó seis partidos con los de Los Pajaritos y tampoco logró marcar.

Sin embargo, su vuelta a Lezama para buscar un sitio en el primer equipo le proporcionó una nueva oportunidad en el filial que esta vez la está aprovechando con creces. Su segunda etapa en el filial le ha supuesto un lugar entre los elegidos de los cachorros, con los que suma 31 goles, al igual que Undabarrena, y tan solo por detrás de Moska, con 32, y de Julio Salinas, que selló 44 dianas con el Bilbao Athletic. Hay que tener en cuenta que aún le resta el final de liga al de Gernika.