Lagarde: “El plan de recuperación ha de llegar al inicio de 2021”

La CE se marca como objetivo que se puedan abonar los fondos ya desde el año que viene

20.10.2020 | 02:54

París – La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, insistió ayer en que se tiene que cumplir el objetivo de que a comienzos de 2021 llegue el dinero del plan de recuperación europeo, que se encuentra bloqueado por la negociación entre países. "El objetivo de la Comisión es que se pueda pagar a comienzos de 2021 y debe cumplirse", afirmó.

La presidenta hizo notar que "la pelota está en el campo de los Estados", que deben presentar sus propios planes, que el Ejecutivo comunitario someterá a examen y que luego los parlamentos nacionales deberán adoptar.

El plan de recuperación de 750.000 millones de euros choca con la confrontación entre la voluntad de condicionar las ayudas al cumplimiento de los principios del Estado de Derecho y la oposición de algunos Estados.

Lagarde aseguró que en caso de un agravamiento de la situación económica el BCE no ha agotado todas sus posibilidades y "si hay que hacer más, haremos más".

Actualmente, el escenario central prevé una caída del 8% del PIB de media en la zona euro, incluyendo restricciones parciales y localizadas.

A su parecer, lo más grave del impacto de la crisis son las pérdidas de empleo, y por eso "parece esencial que las redes de seguridad puestas en marcha por los gobiernos durante la crisis no se retiren prematuramente".

Cambio climático La presidenta advirtió también que el cambio climático puede afectar el arsenal de la entidad para afrontar impactos macroeconómicos y hacer el análisis de "la política monetaria mucho más difícil".

Según Lagarde, el cambio climático puede "aumentar la incertidumbre", por la mayor volatilidad a corto plazo y los cambios estructurales que se producen.

"Los impactos relacionados con el clima, incluidos aquellos que están vinculados a la transición a una economía neutral en las emisiones de carbono, pueden afectar a nuestro objetivo de política monetaria de estabilidad de precios". "Al mismo tiempo, nuestro arsenal político monetario para afrontar los impactos macroeconómicos puede verse afectado por los cambios estructurales relacionados con el clima", añadió.