Operación Erasoak

Operación contra la pornografía online: La Ertzaintza espera localizar "sobre todo más víctimas" menores

Recomienda a los padres el uso de programas parentales para controlar el uso del móvil por sus hijos

30.11.2020 | 12:53
Un agente de la Ertzaintza revisa el material pedófilo.

La Ertzaintza espera que se localicen, "sobre todo más víctimas" menores, tras el análisis de "las evidencias" obtenidas en la última operación contra la pornografía online, denominada 'Erasoak', que permitió identificar a tres varones que captaban a mujeres menores de edad de Araba y Gipuzkoa para realizar sesiones de pornografía online.

A los presuntos autores, residentes en Madrid, Málaga y A Coruña, se les han abierto diligencias como investigadas por delitos contra la libertad sexual. Hasta el momento, han sido localizadas cuatro víctimas, de entre 12 y 15 años, a las que ofrecían seguidores, ropas de marca o dinero a cambio de realizar conexiones pornográficas por Internet ante usuarios desconocidos.

En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, el miembro de la sección de Delitos Informáticos de la Ertzaintza, Javier Martínez, ha señalado que los tres identificados (dos de ellos menores) están en libertad con cargos, al haberles impuesto la autoridad judicial medidas cautelares. "Estamos analizando toda la información recogida para intentar culminar el operativo y no dejar flecos", ha afirmado.

Martínez ha recordado que la operación sigue abierta y se espera localizar, "sobre todo, más víctimas, a raíz del estudio de las evidencias que se ha incautado a los autores, e incluso podría salir algún autor más en todo el Estado".

Según ha indicado, se ha producido un aumento en la detección de este tipo de delitos y ha explicado que, en lo que va de año, se han incrementado respecto al año pasado un 30% aproximadamente. La media de casos es de doce al mes, y se ha avanzado en detección porque siempre han sido numerosos los casos, y "muchos" no se llegan a conocer.

Javier Martínez ha advertido de las víctimas cada vez de más baja edad, porque son niños de diez e incluso de seis años, aunque suele ser más habitual a partir de los 12 años. "Cuanto más aumenta el uso por parte de los menores y cuanto menor es su edad, menos preparados están para afrontar estas situaciones", ha afirmado.

El agente ha advertido de que, cuanto menos edad tienen los niños, más susceptibles de ser víctimas de personas que les llevan a realizar "actitudes erótico sexuales" ofreciéndoles "alicientes". "Cuanto menor es la persona, más fácil es convencerla para que haga estos actos porque está menos preparada", ha añadido.


CÓMO CONTACTAN

Los pedófilos contactan a partir de redes sociales o juegos que tengan chat o cualquier aplicación similar. Tampoco hace falta que el delincuente tenga especial "especiales conocimientos", sino solo saber manejar las aplicaciones a nivel de usuario.

La prevención por parte de los padres "siempre es difícil" porque los hijos saben utilizar mejor la tecnología. "Muchos de los padres piensan que su hijo tiene un perfil en una red social, cuando realmente tiene multitud de perfiles en esa misma red o en otras. Desconocen el problema que hay", ha apuntado.

La Ertzaintza recomienda a los padres que se estén atentos al comportamiento de los hijos porque, cuando son víctimas de estos delitos, varían, se notan cambios. Se encierran en la habitación cuando antes no lo hacían, se llevan al baño la tablet o el móvil.

PROGRAMAS PARENTALES


Martínez ha considerado que siempre habría que utilizar los programas parentales para controlar "un poco el uso del móvil". "Desgraciadamente, en pocos casos detectamos que eso suceda", ha afirmado, para señalar que para ellos "suele ser complejo o no les dan importancia", y no activan estos programas parentales.

Generalmente, las investigaciones se emprenden, "fundamentalmente, por información aportada por alguna víctima, que ha llegado a un momento determinado, que bien no soporta la presión o que es descubierta por los padres o en el colegio, y eso le lleva a denunciar". "Detectarlo haciendo un rastreo de las redes sería bastante difícil porque los contactos se inician por mensajes privados, a los que solo tienen acceso el menor y el autor", ha manifestado.

En el último caso de operación contra la pornografía online, lo que más les importaba a los menores era que se les ofreciera más seguidores, aparte de las prendas de ropa de marca o dinero. "Estamos en una época en la que ser famoso o popular y tener un montón de seguidores, vale más que cualquier otra cosa", ha asegurado.

Aunque antes era "más peligrosa la adolescencia", ahora lo es la preadolescencia, es decir, las víctimas con edades comprendidas entre los diez, 12 o 13 años, que son" más vulnerables y más fáciles para este tipo de personas".

Otro de los problemas es "cultural" porque los menores, "en principio, no se ven como víctimas". "Otra cosa es que, cuando deciden dejar de hacerlo, les empiezan a presionar y ahí es cuando empiezan a sentirse víctima", ha dicho el miembro de la sección de Delitos Informáticos de la Ertzaintza.

Además, ha afirmado que no hay un perfil de pedófilo y se encuentra "de todo". "Siempre tenemos la imagen de un varón de edad avanzada, que se conecta a través de Internet y queda con niños, y en este último caso, dos de los autores eran menores, uno de ellos tenía 15 años", ha avisado.