Desde el 20 de agosto

Bilbao ha impuesto 300 denuncias por el uso inadecuado de mascarillas

También ha tramitado 50 sanciones por 'botellón' y otras 10 a hostelería

24.08.2020 | 20:07
Las calles del Casco Viejo el pasado sábado.

La Policía Municipal de Bilbao ha impuesto, desde el pasado 20 de agosto, unas 300 denuncias por el uso inadecuado de mascarillas, 50 sanciones por 'botellón' y otras 10 por incumplimiento de horarios y protocolos en distintos establecimientos, según ha dado a conocer el alcalde, Juan Mari Aburto.

En una entrevista en Radio Bilbao, Aburto ha felicitado a la ciudadanía de Bilbao por su comportamiento de una "responsabilidad encomiable" durante este pasado fin de semana en el que, en circunstancias normales, se hubiera celebrado el txupinazo de Aste Nagusia.

El alcalde ha dado a conocer que, desde el pasado jueves, cuando entraron en vigor las nuevas restricciones tras la declaración de la emergencia sanitaria por el covid-19, se han registrado en la ciudad en torno a 300 denuncias por el uso inadecuado de mascarillas, 50 sanciones por 'botellón' y otras 10 por incumplimiento de horarios y protocolos en distintos establecimientos.

Tras indicar que éstas son "las cifras de la parte de irresponsabilidad que queda", ha destacado el comportamiento de la ciudadanía y ha pedido "responsabilidad" porque "lo que nos estamos jugando es muchísimo, y no podemos pensar que esto es una cosa de las administraciones, porque es una cosa de todos".

"Tenemos que ser cada uno de nosotros no parte del problema, sino de la solución, y sentirnos responsables y comprometidos porque solamente de esa manera vamos a poder ganar esta batalla ante el covid", ha afirmado.

Aburto, que ha destacado que el "liderazgo" del lehendakari, Iñigo Urkullu, en la adopción de decisiones está siendo ejercido "de manera notables y muy responsable", ha asegurado que "se han tomado las decisiones en el momento en que había que tomarlas" y ha considerado que "hay que ir adaptándose a la situación, ver como evoluciona la situación y en función de esa evolución, ir tomando nuevas decisiones si fuera necesario".

Así mismo, ha señalado la necesidad de transmitir "un mensaje de concienciación importantísimo a la ciudadanía" y que las medidas que en estos momentos están en vigor, "aun siendo duras para un sector como la hostelería, son necesarias para que podamos actuar con responsabilidad y que para, en el menor tiempo posible, podamos superar esta situación y volver a una situación de cada vez mayor normalidad".

Así mismo, ha asegurado que al Ayuntamiento "no le va a temblar el pulso" para tomar las decisiones que fueran necesarias, "tanto desde un punto de vista sancionador como desde otros puntos de vista". "Salud y economía es un binomio que va de la mano, y tenemos que preservar tanto la salud como la economía para que Bilbao vuelva a ser esa ciudad pujante".

En cuanto al papel de la justicia en una situación de emergencia como la actual, Aburto ha dicho que los jueces "buscan la verdad jurídica y, en este momento, debemos buscar la verdad social y la verdad sanitaria, porque lo que está en juego es la salud pública". "Está muriendo gente todos los días, aunque la letalidad del virus en esta segunda fase es mucho menor", ha advertido, para emplazar a la justicia a que ejerzan el derecho "en consonancia con la situación del entorno social y que tengan claro que las decisiones se están tomando en base a criterios meramente sanitarios y con datos objetivos en la mano".

Bilboko Konpartsak


Por último, el alcalde ha criticado la postura de Bilboko Konpartsak que, a su entender, "se han equivocado al presentar un auténtico programa alternativo de fiestas en un momento en que se ha suspendido la Aste Nagusia, una decisión difícil y triste, pero responsable".

"Todos los grupos municipales con representación en el Ayuntamiento hemos acordado que no queremos que haya ningún tipo de actuación en el espacio publico para evitar concentraciones que pudieran suponer el fomento de la propagación del virus", ha precisado.

Según ha insistido, las comparsas "se han equivocado y no han estado a la altura inicialmente", aunque, finalmente, tomaron la decisión de suspender las 24 actividades previstas para las fechas en que se iban a celebrar las fiestas de Bilbao, "además con un nombre que a mí me disgusta como es Aste Nahasia, yendo contra una marca que es tan importante y tan querida por los bilbaínos como es la "Aste Nagusia".