El juez ratifica prisión para la madre de la niña muerta en un hotel en Logroño

La madre, de 35 años, acusada de un presunto delito de homicidio, ha comparecido este jueves ante el juzgado

06.02.2020 | 14:21
La abuela materna de la menor apareció ahogada en el río Ebro.

LOGROÑO. El titular del Juzgado de Instrucción de Logroño número 3 ha ratificado la prisión incondicional comunicada sin fianza para la madre de la niña de 5 años que fue hallada muerta el pasado 27 de enero en un hotel del centro de la capital riojana.

La madre, de 35 años, acusada de un presunto delito de homicidio, ha comparecido este jueves ante el Juzgado competente de la investigación de los hechos y solo ha accedido a responder a las preguntas de su abogado, ha detallado, en una nota, el Tribunal Superior de Justicia de La Rioja.

El auto de prisión ratifica los mismos fundamentos esgrimidos por el juez de guardia, que ordenó la prisión el pasado 30 de enero, después de que la mujer se negara a declarar en la Jefatura Superior de Policía de La Rioja, donde fue trasladada desde la Unidad de Psiquiatría del Hospital San Pedro de Logroño.

Se encontraba ingresada en ese centro en calidad de detenida, desde que se encontró el cadáver de su hija.

La Policía Nacional, tras recibir un aviso, encontró, a las 9:30 horas del 27 de enero, a la niña muerta sobre la cama, sin signos externos de violencia; y a su madre sentada en el alféizar de la ventana de la habitación del hotel con algunos cortes.

La abuela materna de la menor apareció ahogada en el río Ebro a su paso por Logroño al día siguiente.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Logroño, que era el que estaba de guardia el día 28, instruyó las diligencias practicadas tras el hallazgo del cuerpo de la abuela de la niña y la toma de declaración de la madre, lo que ha sido todo trasladado al Juzgado número 3, que se encargó de las diligencias efectuadas el día 27.

El juez encargado de instruir esta causa seguirá practicando diligencias para el esclarecimiento de los hechos.

La abuela materna, de 56 años, y la madre de la menor dejaron escritas varias cartas de despedida, que sus familiares encontraron en el domicilio y entregaron en el cuartel de la Guardia Civil de la ciudad riojana de Haro, donde residían, al igual que la niña, quien vivía con su padre al tener este la custodia.

noticias de deia