El servicio de grúas de la A-8 evitó 1.560 kilómetros de atascos en 2019

Ayudó en 631 incidentes, la mayoría averías, con un tiempo medio de respuesta de 12 minutos

26.05.2020 | 08:15
Operario de la grúa, durante la maniobra de retirada de un vehículo siniestrado de gravedad.

Bilbao – Las cifras de este servicio hablan por sí mismas. Año a año desde su puesta en marcha –y ya van nueve– la asistencia de grúas ligeras para la retirada urgente de vehículos de la A-8 y accesos en el entorno metropolitano de Bilbao consolida su utilidad social. En 2019, sin ir más lejos, intervino en 631 incidentes; lo que significa que evitó la generación de 1.560 kilómetros de retenciones, aproximadamente, según los cálculos de la Dirección de Tráfico del Gobierno vasco.

"El servicio de grúas ligeras está dando excelentes resultados, tal y como se refleja en los datos", resumía Sonia Díaz de Corcuera. Desde que arrancó, allá por 2011, las grúas han tenido 4.849 actuaciones. En 2018, por ejemplo, fueron 1.371; y algunas menos en 2017 (1.356) y en 2016 (1.368). Del total de 631 incidentes en la vía durante el pasado curso (376 por averías) en 240 casos los conductores no tuvieron posibilidad de apartar su vehículo al arcén. Y un incidente de este tipo ocasiona una retención de unos 6,5 kilómetros de media, ilustraba la directora de Tráfico.

Las movilizaciones por accidentes durante 2019 supusieron un 40,4% del total de las actuaciones, frente a un 41,8% en 2018 y un 43,6% en 2017, lo que constata una tendencia descendente en los rescates originados por esta causa durante los últimos años, frente al aumento gradual de los rescates ocasionados por las averías, apuntaban desde la Dirección de Tráfico. Las grúas, hasta un máximo de cuatro, se posicionan en la A-8, entre el punto kilométrico 110 (Basauri) y el 139 (límite territorial con Cantabria), para la realización de las tareas de rescate de los turismos accidentados en el citado tramo, así como en los accesos comprendidos en el mismo, en ambos sentidos de circulación.

Las ubicaciones de las grúas son las determinadas previamente por la Dirección de Tráfico de acuerdo con la Ertzaintza. Se trata de puntos estratégicos que abarcan amplios tramos de vía en ambos sentidos, ilustraban desde el Departamento de Seguridad. El tiempo medio que transcurre desde que una grúa de rescate recibe el aviso de movilización desde el Centro de Gestión de Tráfico de Euskadi hasta la llegada al punto exacto en que se requiere la prestación de su servicio es de unos 12 minutos.

El horario habitual del servicio es de 07.30 a 09.30 horas por las mañanas y de 17.30 a 19.30 horas por las tardes, de lunes a viernes, "si bien es flexible y puede variar estacionalmente en función de los datos estadísticos de accidentalidad". Los vehículos siniestrados se retiran a un lugar seguro, el que determine la patrulla de la Ertzaintza que atiende la incidencia o bien, en caso de imposibilidad, a las instalaciones de la empresa adjudicataria del servicio a donde, posteriormente, acude la grúa de asistencia particular del vehículo.

El apunte

Balance. Desde la puesta en marcha del servicio hace ya 9 años, las grúas han tenido 4.849 actuaciones. Las movilizaciones por accidentes durante 2019 supusieron un 40,4% del total de las actuaciones, frente a un 41,8% en 2018 y un 43,6% en 2017, lo que constata una tendencia descendente en los rescates originados por esta causa.