Cuarentena con...

Ibon Areso: "Solo bajo a la calle para ir al supermercado, llevo el confinamiento a rajatabla"

Al que fuera alcalde de Bilbao, entre 2014 y 2015, el encierro se le va haciendo más pesado y echa mucho de menos su hora de ejercicio diaria. "Me ha hecho engordar un poco", dice

26.04.2020 | 00:22
Ibon Areso cuenta cómo lleva el confinamiento por coronavirus

 ¿Cómo asume casi mes y medio de confinamiento en casa?

—Los primeros días se me pasaban más rápido, ahora poco a poco se van alargando y es más pesado.

¿Ha cambiado mucho sus rutinas?

—Bueno, ya estoy jubilado y entonces no tienes tanto la rutina del trabajo. Aquel que trabajaba todos los días, excepto los que lo hacen a distancia, como la gente del comercio o de empresas supone un cambio radical en su vida. Para mi, no.

Pero echará algo en falta...

—Sí, una de mis obligaciones, que no afición, que es salir a andar un rato todos los días, aproximadamente una hora a paso rápido, porque es bueno para la cabeza, para el corazón, para estar más sano, eso es lo que más ha cambiado en mi rutina diaria. Y no hacerlo, confieso, me ha hecho engordar un poco. Hay que tener cuidado con la comida, pero no hacer ejercicio se nota.

¿Se hacen largas las horas en casa?

—No tengo afición a ordenar armarios, que mucha gente está aprovechando para hacerlo, pero si me estoy dedicando a ordenar el ordenador, todos esos archivos que vas acumulando, cosas que no sabes donde están y otras que son muchas basura. Me entretiene y me distrae.

¿Ha hallado algún tesoro oculto?

—Eso es mucho decir, pero sí he encontrado alguna sorpresa, archivos interesantes que tenía despistados.

¿Cómo lleva la manutención?

—Pues antes bajaba a hacer la compra a menudo. Ahora, como mucho, una vez a la semana, y también ha cambiado mi costumbre de cocinar.

¿Y eso? Explíquese.

—Con anterioridad hacía platos más para diario, ahora cocino menos veces pero más cantidad, que la preparo para comer varios días.

¿Entonces solo baja a la calle cuando va al supermercado?

—Exclusivamente, llevo el confinamiento a rajatabla. Y espero que lo próximo, tras dejar salir a los niños, sea que podamos salir a hacer ese ejercicio que tanto necesito. Pero mientras no se autorice, aguanto.

¿Y se protege mucho cuando sale?

—No uso guantes, los cojo en el supermercado, lo que si he comprado es alguna mascarilla. Me las pondré, más que por no contagiarme, si tengo algo, por no contagiar a los demás.

Por la edad, usted se encuentra en grupo de riesgo de infectarse.

—Sí, tengo ya 75 añitos y hay que tener cuidado.

Aunque jubilado, aún tiene algunas responsabilidades públicas.

—Sí, estoy en la asociación Bilbao Metropoli 30, en la Comisión de Patrimonio en el Ayuntamiento y participo de forma más ocasional en el Consejo Cívico de la villa.

¿Y le han hecho trabajar, aunque sea telemáticamente?

—Bueno, tan solo un informe para la comisión de patrimonio que hemos enviado con el ordenador.

¿Cómo ve Bilbao en pandemia?

—Con ilusión, aunque estamos sufriendo una situación muy dura sobre todo en el empleo. El aumento del paro es lo que más me preocupa de Bilbao, sobre todo en los sectores de hostelería y turismo.

¿Cómo saldremos de esta crisis?

—Poquito a poco y sin bola de cristal, no sé que va pasar, aunque sí creo que volveremos a la normalidad. Aquellos que dicen que nada va a ser igual tras la pandemia, se equivocan. En unos años todo volverá a ser lo de antes.

"De esta crisis vamos a salir poquito a poco y sin bola de cristal, aunque sí creo que volveremos a la normalidad"

"El aumento del paro es lo que más me puede preocupar de Bilbao en este estado de pandemia"