1.825 plazas

La OPE de Educación supera el bache y logra cubrir todas las plazas de Infantil y Primaria

Por primera vez Lakua reconoce con un año de docencia a 508 aspirantes que han aprobado y se han quedado sin plaza

09.02.2020 | 11:31
La oposición de Educación se celebró en junio en el Bilbao Exhibition Centre.

Lakua reconoce con un año de docencia a 508 docentes  que han aprobado y se han quedado sin plaza

Bilbao - El Gobierno vasco ha cubierto el 100% de las plazas que se ofertaban en las oposiciones de Educación Infantil y Primaria. A diferencia del año pasado, cuando quedaron desiertos el 26,8% de los puestos, este curso los opositores han hecho pleno. De las 1.825 plazas de Educación Infantil y Primaria se han cubierto las 1.825. Es más, 508 personas se han quedado sin plaza a pesar de haber aprobado la OPE. El Departamento de Educación ha decidido reconocer el esfuerzo de este grupo de aspirantes que, habiendo aprobado, se ha quedado a las puertas de hacerse con un puesto fijo. Por primera vez, el Gobierno vasco otorgará a esta gente seis puntos -el equivalente a un año de docencia en un centro público- que les servirán para avanzar puestos en las listas de sustituciones. La medida ha sido criticada por los sindicatos.

Las personas aspirantes a una de las diez plazas de docente en las Escuelas Oficiales de Idiomas (EOI) han rendido al mismo nivel que sus compañeros de Infantil y Primaria puesto que han aprobado trece para diez plazas: nueve de Inglés y una de Portugués. A esas tres personas sin plaza también se les dará seis puntos como mérito. Por tanto, en las EOI tampoco han quedado vacantes. Solo han quedado diez plazas libres en los conservatorios, ya que únicamente han aprobado 25 personas para 35 plazas. Piano, Trombón, Contrabajo, Lenguaje Musical y Fundamentos de la Composición son las especialidades en las que no se han cubierto todos los puestos.

6.567 personas probaron suerte el pasado junio en el Bilbao Exhibition Centre para hacerse con una de las 1.867 plazas de la mayor OPE de Educación realizada en el último cuarto de siglo, desde 1993. De ellas prácticamente ocho de cada diez eran mujeres, fundamentalmente de edades comprendidas entre los 25 y 35 años, y vizcainas. Los resultados obtenidos ponen el contrapunto a la OPE para docentes de Secundaria celebrada el año pasado, en la que quedaron desiertas 405 plazas, después de que solo el 37% de los aspirantes superaran el primer ejercicio. Euskadi fue la segunda comunidad autónoma, tras Madrid, con mayor porcentaje de vacantes en un año en el que se convocaron 20.689 plazas en todo el Estado. De ellas quedaron desiertas el 9,6% frente al 26,8% en Euskadi.

La consejera de Educación, Cristina Uriarte, mostró en público su sorpresa por los pésimos resultados obtenidos fundamentalmente en el examen de Matemáticas. Ese examen, dijo, "fue diseñado, planteado y corregido" por el profesorado funcionario y expresó su "total respeto" tanto a la prueba como a su corrección. No obstante, ante el aluvión de críticas recibidas por parte de los sindicatos, la consejera anunció cambios en el sistema de oposición. El Consejo Escolar de Euskadi (CEE) también se unió al reproche general. Durante una comparecencia en la Comisión de Educación en el Parlamento Vasco, la presidenta del CEE, Nélida Zaitegi, afirmó que el sistema de oposiciones actual "se hizo en la época del coche 600 y con él nos entran 600 cuando necesitamos coches eléctricos autodirigidos". Desde su punto de vista, no se está eligiendo bien al profesorado y defendió un cambio en la formación inicial y en los procesos de selección. Entre otros cambios, este año se ha dado más importancia al conocimiento práctico, que ha pasado de tener un valor del 60% al 70%.

Los aspirantes debían desarrollar un tema por escrito seleccionado al azar del temario de cada especialidad. Luego se enfrentaron a un caso práctico relacionado con su especialidad, para demostrar por escrito la formación científica y el dominio de las habilidades técnicas correspondientes a su especialidad. Esta primera prueba era de carácter eliminatorio. Después defendieron su unidad docente.

Dentro de la formación inicial, el Gobierno vasco ha dado pasos tímidos en el refuerzo de las destrezas en el aula del alumnado de Magisterio. Hace un par de cursos lanzó una experiencia piloto de MIR docente de dos años de duración entre el alumnado del máster de acceso a la docencia de la mano de las tres universidades vascas y de la fundación privada Empieza por Educar. Una veintena de estudiantes accedieron a este programa pionero en el Estado e hicieron prácticas en diez centros con bajo rendimiento académico con alumnado en riesgo de exclusión. Por el momento no se han hecho públicos los resultados de la evaluación realizada por la universidad alemana de Duisburgo-Essen y del Instituto Vasco de Evaluación Educativa.

OPE de Educación

noticias de deia