Jornada organizada ayer por Aldarte

“Tenemos que seguir luchando por los derechos adquiridos del colectivo LGTBI”

Aldarte organiza una jornada para debatir sobre los delitos de odio
La asociación presenta las conclusiones de una investigación para combatirlos

08.02.2020 | 22:47
Udane HerFer, Eider Pérez, Cristina Rueda y Amparo Villa, durante la jornada celebrada en Bizkaia Aretoa.Foto: Oskar M. Bernal

Aldarte organiza una jornada para debatir sobre los delitos de odio

Bilbao - "Hace dos años estábamos en las calles protestando por un autobús naranja y ahora resulta que personas que defienden lo mismo podrían llegan al poder", aseguró ayer Udane HerFer, una de las autoras de la investigación llevada a cabo por la asociación Aldarte en relación a las estrategias para hacer frente a los delitos de odio por orientación sexual e identidad de género. El polémico mensaje tránsfobo de HazteOír, que incluso llegó a Bilbao, solo fue un avance de la paradoja a la que se expone el colectivo, que tras décadas de reivindicación para combatir la discriminación teme un posible retroceso: "Tenemos que seguir luchando por los derechos adquiridos del colectivo LGTBI porque no son permanentes. Igual que los hemos logrado nos los pueden quitar", añadió HerFer.

A su lado, Eider Pérez, Cristina Rueda y Amparo Villar, integrantes del equipo que ha llevado a cabo la investigación, asentían. "Había cosas que la gente pensaba pero no las decía. Eso estaba llevando a extinguir ciertas ideas que ahora los políticos, sin pensar en la responsabilidad que tienen, las ponen encima de la mesa. Tienen mucha prensa, se les recibe en todas partes y se está pactando con ellos", reveló, por su parte, Pérez. "Si los políticos encienden el discurso de odio y proporcionan impunidad, echando leña al fuego... esto va a arder", pronosticó Rueda, quien ve con temor la "efervescencia de la violencia". Sin embargo, ante esta situación, HerFer abogó por centrarse en el posicionamiento que se toma desde el colectivo, y no solo el LGTBI, sino también desde otras comunidades, como las que luchan contra el racismo, por ejemplo.

Las investigadoras expusieron estas reflexiones en el marco de la jornada Retos para afrontar los delitos de odio por diversidad sexual y de género organizado ayer por Aldarte en Bizkaia Aretoa, donde se constató que las vulneraciones que sufre el colectivo son más cotidianas de lo que parece. ¿Pero qué dicen los números al respecto? "Según el Ministerio de Interior, a nivel del porcentaje de la población, Euskadi está en el tercer puesto entre las comunidades donde más delitos de odio se dan. Por provincias, Bizkaia es la cuarta y Gipuzkoa, la séptima. Siendo territorios pequeños, que haya ese nivel de denuncia constata que es una problemática importante", expuso Cristina Rueda. Sin embargo, consideró que el hecho de que haya más denuncias -que también se recogen en la red Eraberean o en las propias asociaciones- prueba, asimismo, que "hay más sensibilización y herramientas que en otros sitios".

En ese sentido, Pérez mencionó que es importante que la sociedad sepa identificar lo que es un delito de odio, para "que no se normalice y se saque del plano de lo natural". A pesar de ello, las investigadoras son conscientes de que denunciar no siempre es fácil. "Implica visibilizarse y muchas veces no se hace por eso mismo", reveló HerFer, a lo que Rueda agregó: "Requiere de un empoderamiento. El colectivo LGTBI tiene esa violencia muy interiorizada. Cuando la abogada de la asociación pregunta ¿Es la primera vez que has sufrido una agresión?, es común que la respuesta empiece por un no". En cualquier caso, Villar defendió que "el foco de los delitos y las violencias no tendría que estar en los números, sino en visibilizar lo que está pasando".

Aunque haya habido casos a nivel mundial que han sido sobrecogedores por su brutalidad, reconocen que en Euskadi no ha habido sucesos que hayan trascendido tanto. Mencionan el asesinato Vicente Badillo, un travesti de Errenteria, ocurrido hace cuarenta años. "Hizo que todo el mundo saliera a la calle", evocó HerFer. Villar también rememoró el caso de Mikel, que fue agredido por las fuerzas de seguridad durante un congreso del PP: "Era una persona pública, fueron a por él". En relación a esto, Cristina Rueda señaló que "uno de los problemas del colectivo es que tiene muy poca memoria histórica. Si las agresiones son habituales, ¿por qué trascienden unas y no otras?".

Vulneraciones Como comunidad heterogénea que es, las vulneraciones que sufren son muy diferentes. "Cuanto más te alejes de la norma -hombre blanco, adulto joven, heterosexual-, más fácil es que padezcas violencia", declaró Udane HerFer. "En Latinoamérica se podría decir que las mujeres trans son las que más violencia sufren. Mientras tanto, los hombres trans son los más invisibilizados", explicó Rueda, quien remarcó que incluso "dentro del propio colectivo hay violencia derivada de cuestiones como el racismo o el machismo". En ese sentido, además de generar espacios seguros con redes afines, Eider Pérez mencionó la importancia de combatir "el capitalismo y el heteropatriarcado, diferentes constructos que cruzan estas violencias".

Y, además, no hay ningún ámbito social en el que no estén presentes. "El miedo atraviesa todos los contextos pero los espacios de mayor vulnerabilidad suelen ser la escuela, el trabajo y la familia", afirmó HerFer, quien recordó el caso de una persona que participó en el estudio: "Comentaba que hasta que no consiguió su plaza de funcionario, no se atrevió a nombrar el hecho de que era gay. Tenía miedo de que le pudieran echar". De esa forma, expuso que los delitos de odio no se limitan a "los casos más extremos presentes en el imaginario" y no solo se desarrollan estrategias de supervivencia "por un peligro de muerte sino por no ser aceptado".

¿Cómo abordar esta problemática? ¿La vía judicial es la única forma? "Esa es una de las preguntas que quedan abiertas en la investigación. Es una vía necesaria para no encontrarnos con los niveles de impunidad de otros países, pero la transformación social tiene que venir de otro lado", aseguró Eider Pérez durante la jornada en la que también se pudieron escuchar las experiencias de varios países latinoamericanos. "Los contextos que más abogan por la ley son aquellos que menos leyes tienen", añadió HerFer. Como ejemplo, Cristina Rueda citó el Día Internacional del Orgullo: "Aquí, cuando se ha avanzado a nivel de protección hasta un punto, salir a la calle a celebrarlo no se entiende tanto, o se critica, porque podemos vivir como personas del colectivo LGTBI a diario. Sin embargo, en un contexto donde no puedes movilizarte, como en Nicaragua o Guatemala, tener un día para reivindicarte es importante".